Así pasó: 1974 Brasil, Guatemala y Chile, después de los gobiernos «anticomunistas»

Por Jairo Ruiz Clavijo

En Brasil, 10 años después del golpe de Estado a Goulart a la economía le va muy bien pero a la gente le va muy mal: Las estadísticas dicen que Brasil es una potencia económica con un alto índice de crecimiento del PIB. También dicen que la cantidad de brasileños desnutridos pasó de 27 a 72 millones, de los cuales 13 millones están en la pobreza absoluta.

Las protestas contra las dictaduras en Brasil. Foto La Diaria

Chico Buarque sufre porque de cada tres canciones, dos le mutila la dictadura que lo somete a largos interrogatorios revisándolo cada vez que entra o sale de alguna parte. Después, Chico revisa sus adentros para ver si la policía ha logrado meterle un censor en el alma para robarle su alegría.

En Guatemala, veinte años después de Jacobo Arbenz, quien se atrevió a ponerle impuestos a la United Fruit, en pueblos y ciudades hay puertas marcadas con cruces de alquitrán y en los caminos cabeza clavadas en lo alto de las picas para escarmiento y advertencia.

El general Kjell Laugerud, recién llegado a la presidencia por falsificación de elecciones, se compromete a seguir aplicando en Guatemala las técnicas que el Pentágono había ensayado en Vietnam. Las víctimas son despojadas de su identidad y de su historia: se les arroja a la boca de un volcán o al fondo del mar, o en fosas comunes bajo la inscripción NN, que significa Non Nato.

Con el libre comercio, la fórmula neoliberal, se importa todo en beneficio de pocos y el hambre de muchos. Foto América Economía

En Chile, diez años después de Allende, hasta un camello se puede importar, según el ministro de economía:  La democracia consiste en elegir entre un Chivas Regal o un Johnnie Walker: Todo es importado, desde las escobas de barrer hasta el mínimo electrodoméstico. Los chilenos no pueden fabricar ni un alfiler porque resulta mas barato traerlo.

De Los Estados Unidos llegan también los programas de Televisión, los automóviles, las ametralladoras y las flores de plástico No se puede caminar sin tropezar con computadoras chinas, japonesas o norteamericanas. Quien no consume, no existe. Los obreros no encuentran trabajo y se multiplica por seis la deuda externa y la tasa de suicidios.

De La Escuela de Panamá llegaron también los generales que organizaron el cuartelazo en esos países. Y también de los demás del continente.

A Ñ A D I D O :

Anoche informó el Noticiero del Canal Uno que según el Ministro de Hacienda que Colombia está a la vanguardia del continente en crecimiento económico tanto el año pasado como este con un incremento del PIB por encima del 4.5 por ciento; el Director del Dane informo que de cada cien cabezas de familia (y recuerden que hay mujeres cabeza de familia) 46 se declaran en la pobreza en las ciudades, y siete de cada diez jefes de hogar en el campo. Aquí también se importan hasta las escobas con los petrodólares.

La Directora de Planeación, por su parte, declaró que como resultado de la pandemia el número de pobres absolutos dio un salto de mas de tres millonesJairo Ruiz Clavijo

Sobre Revista Corrientes 3616 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]