Si hay autoridad cafetera

Germán Bahamón, aquí está y es el nuevo gerente de la Federación Nacional de Cafeteros. Foto El Tiempo

Por William Giraldo Ceballos

La elección del nuevo gerente de la Federación Nacional de Cafeteros por los comités departamentales del gremio ratificó la importancia y autoridad de una organización que es parte fundamental de la economía nacional y soporte para el desarrollo campesino.

«La interferencia del gobierno, de los gobiernos, en los asuntos cafeteros nació de una imprudencia: En 1940 y pensando en tener dinero con qué sostener la producción y los precios del café en tiempos de vacas flacas, el Congreso Nacional Cafetero aprobó la creación de impuestos que alimentaran el que desde un comienzo se llamó Fondo Nacional del Café, administrado por la Federación.

«Por esa rendija se metió el poder ejecutivo a cogobernar el gremio porque solo el gobierno podía crear impuestos y expidió un decreto que estableció que el Fondo era y es una cuenta en el Banco de la República. Por esa razón el gobierno dijo tener derecho a hacer parte del Comité Nacional de Cafeteros que junto con el gerente, ejecuta planes y programas para la sustentación, desarrollo del cultivo así como los programas para el progreso social de los productores de café.» según comentó a finales de los años 70 del pasado siglo el exministro y dirigente cafetero Fernando Londoño Londoño.

La dirigencia cafetera, hasta hace pocos años, mantuvo una relativa independencia frente al gobierno y en numerosas ocasiones presionó la salida de ministros y altos funcionarios del Estado por sus equivocadas políticas agrarias.

A pesar de que los gobiernos financiaron con recursos del Fondo ambiciosos proyectos y responsabilidades burocráticas costosas como la Flota Mercante Grancolombiana, Artesanías de Colombia, el Banco Cafetero, Proexpo y la Corporación Nacional de Turismo, entre otras, la dirigencia cafetera supo salir adelante y mantener su espíritu gremial.

Con la desaparición de la dirigencia de cuna, la de los hijos de la tradición cafetera, todo venía cambiando.

A finales del siglo XX, la voracidad política y burocrática comenzó a «hacerle el guiño» a la «elección» de gerentes dedicados a los negocios y poco, casi nada a estimular la producción, buscar alternativas para devolverle el valor tradicional en sabor y calidad al café de Colombia, la formación de nuevos y hasta mejores cultivadores y a proseguir con el desarrollo social del campesino cafetero.

Buena noticia la llegada de Germán Bahamón a la gerencia de la Federación porque no solo representa a los cafeteros del Huila, la hora más grande de las provincias productoras, sino que su juventud promete reencausar los ideales del gremio.

Las diferencias con el Presidente Gustavo Petro no significan un obstáculo más sino el restablecimiento de una alianza para el desarrollo económico y social del país.

Sobre Revista Corrientes 3453 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]