Obras y elecciones

Bombos y platillos para cien metros de "placa huella" en Girardot. Foto R Corrientes

Por William Giraldo Ceballos

Cada vez que se inicia una campaña electoral aparecen los políticos disfrazados de funcionarios públicos para ofrecer las obras prometidas en las anteriores elecciones.

El objetivo preferido es llegar a las comunidades campesinas que no fueron atendidas ni por gobernadores ni alcaldes municipales en los tres años anteriores y consideran necesario abonar el camino para los candidatos de sus partidos que los sucederán en la administración pública y en los cuerpos colegiados de concejos municipales y asambleas departamentales.

En esta vereda del área rural de Girardot, en Cundinamarca se han «invertido» más de doce años para la construcción de un kilómetro de «placa huella» a razón de 100 o de 150 metros por cada campaña electoral. Unas veces el aporte lo hace el municipio y en otras se juntan alcaldía y gobernación para acercarse a la junta de acción comunal para hacerse ver como benefactores de los centros poblados de los campos. Van con nombre propio y el de su partido.

En la vereda Zumbamicos está ubicado un relleno sanitario que recibe las basuras de más de 40 municipios de Cundinamarca y Tolima que le pagan a Girardot por el servicio y, sin embargo, ni un solo peso de esos ingresos ha sido invertido en el mejoramiento social y de otros servicios indispensables como el saneamiento ambiental.

A esta vereda le faltan unas 20 campañas electorales para lograr que la «placa huella» cubra sus carreteares y que los camiones y las motos no queden enterrados durante las épocas lluviosas.

Sobre Revista Corrientes 6528 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*