Martes de la luenga lengua: Trémulo-a, dequeísmo, revistar, entre, tratarse de, comas

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA 

por  Efraim Osorio López

[email protected]

Y los poetas hablan de las ‘manos trémulas’ de los amanuenses viejos.  

“Tremulae manus effundentes plena vasa” (‘manos temblorosas que dejan escapar las copas llenas’), escribió Plinio. El adjetivo latino ‘tremulus-a-um’ (del verbo ‘tremere’-temblar, estar agitado’) significa ‘tembloroso, agitado’. De él viene nuestro adjetivo ‘trémulo-a’, al que El Diccionario le asigna dos acepciones: “Que tiembla. // 2. Dicho de una cosa: Que tiene un movimiento o agitación semejante al temblor, como el de una vela”. Y los poetas hablan de las ‘manos trémulas’ de los amanuenses viejos. Uno de sus sinónimos es ‘tremente’, usado por Cervantes en uno de los capítulos de las Bodas de Camacho en su obra cumbre:“…mudada la color, puestos los ojos en Quiteria, con voz tremente y ronca, estas razones dijo…” (II, XXI). Sobra explicar lo apropiado de su empleo en ese contexto. Lo que no se puede afirmar del de ‘trémulos’ en la siguiente oración: “…siguen pensando (ciertos espectadores) que los medios no son salas de redacción de buena fe, sino sótanos trémulos desde donde se mueven los hilos” (El Tiempo, 19/5/2023). Sabrá Vargas en qué estaba pensando su autor, Ricardo Silva Romero (que todavía cree en este ‘desgobierno’), cuando lo tecleó, pues ahí está completamente fuera de lugar. ¿Quiso escribir ‘tétrico, tenebroso, sórdido’? Nunca lo sabré, aunque su estilo es a veces enigmático. ***

Muy de tarde en tarde encuentro en los columnistas ejemplos de ‘dequeísmo’: son más frecuentes los del ‘queísmo’ (‘miedo al dequeísmo’), por ejemplo, “Nuestro personaje no necesitó más para cambiar y darse cuenta que lo suyo era serio” (LA PATRIA, Oasis, 24/5/2023), frase en la que hace falta la preposición: “…darse cuenta de que lo  suyo…” (‘darse cuenta de esto’). Y hallé en un editorial de LA PATRIA una muestra de ‘dequeísmo’ en la siguiente oración: “A finales de marzo pasado advertíamos en este mismo espacio de que la Alcaldía y Aguas de Manizales…” (LA PATRIA, editorial, 16/5/2023). Como el verbo ‘advertir’ es ‘enunciativo’, sobra la preposición ‘de’: “…advertíamos que…” (‘advertíamos esto’). Los verbos ‘enunciativos’ son los que sirven para ‘afirmar, decir, jurar, proponer, anunciar, manifestar, declarar, exponer’, etc. Todos ellos excluyen la preposición en esa construcción gramatical. ***

Del verbo latino ‘revisitare’ (‘volver a visitar’), el castellano ‘revistar’ significa únicamente ‘pasar una autoridad revista a las tropas o inspeccionarlas’ y ‘ejercer un jefe las funciones de inspección’. No obstante esto, el editorialista de El Tiempo, en su artículo sobre el ministerio de Cultura, escribió: “Baste revistar la lista de las ministras y los ministros que han pasado por allí” (20/5/2023). Los verbos apropiados para expresar la idea del redactor pueden ser ‘revisar, repasar, examinar’, etc. Y no menciono el fastidioso ‘lenguaje incluyente’. ¿Para qué? ***

‘Entre’, además de inflexión verbal, es preposición. No hace las veces de adverbio*, por lo que no puede emplearse en lugar de ‘mientras’, como en el siguiente ejemplo: “Y no sorprende, pues entre más se complica la seguridad menos turistas llegan” (LA ATRIA, Paloma Valencia, 21/5/2023). Castizamente, “mientras más” o “cuanto más”. Es mucho lo que hay que decir sobre esto, pero ya lo he tratado en otras oportunidades. *Aunque en muchas partes donde se habla castellano es común ese solecismo, hay que evitarlo en el lenguaje culto. ***

Cada vez encuentro más ejemplos del uso errado de la expresión verbal ‘tratarse de’. Parece que se está volviendo ‘tendencia’, especialmente entre escritores que, se supone, deben tener alguna educación en estas disciplinas. Dos botones: “La institución del Día de la Madre no solo se trata de felicitar a quien nos trajo al mundo” (El Tiempo, Melba Escobar, 22/5/2023). “De esto, de todo esto, se trata, de verdad, la economía popular” (Ibídem, José Manuel Acevedo, 23/5/2023). Olvidaron estos columnistas que ‘tratarse de’ es impersonal, por lo cual no tiene sujeto. ***

Sentencia que acompaña el crucigrama diario de LA PATRIA: “Las pequeñas impaciencias, arruinan los grandes planes” (25/5/2023). Sobra la coma, porque el sujeto no debe ir separado de su verbo. Son tantas las comas que emplea su autor inútilmente, que algún día tendrán que agotársele. 

ESCRITURA DE LOS NUMERALES

Por Fundación para el español urgente/RAE

En la escritura de los numerales compuestos, lo adecuado es 74 000 espectadores, no 74 mil ni 74 000 mil espectadores.

Sin embargo, en la prensa se encuentran frases como «Los presuntos responsables dieron 28 mil pesos y el municipio de Tepeji les otorgó el perdón», «Más de 7000 mil estudiantes de la Unach se capacitarán ante sismos» o «Más de 5000 mil visitantes, talleres y conferencias y todo en 7000 metros cuadrados de exposición».

Como se indica en la ortografía académica, en la escritura de los numerales compuestos de dos o más palabras, no es apropiado mezclar cifras y letras. Cuando se trata de cantidades expresadas en más de dos palabrasmil no funciona como sustantivo, sino que forma parte de un adjetivo numeral que no resulta apropiado escribir combinando cifras y letrasTampoco es adecuado escribir la cantidad numérica completa y añadir después mil.

Por lo tanto, en los ejemplos anteriores lo indicado habría sido «Los presuntos responsables dieron 28 000 pesos y el municipio de Tepeji les otorgó el perdón», «Más de 7000 estudiantes de la Unach se capacitarán ante sismos» y «Más de 5000 visitantes, talleres y conferencias y todo en 7000 metros cuadrados de exposición».

Es diferente el caso de millónbillóntrillón y cuatrillón, ya que, al ser sustantivos, sí pueden aparecer junto a cifras: «14 millones de personas». Por otro lado, su condición de sustantivos hace que el elemento al que cuantifican deba ir precedido por la preposición de: «un millón de personas», «2 billones de euros», y no «un millón personas», «2 billones euros».

VER TAMBIÉN

➤ miles y millones, claves de escritura

EL SONETO DE POMPILIO IRIARTE

La Summa de mi obra 

Querido amor, mi silenciosa amada, 

no ofende tu silencio, me enamora. 

Después de mucho errar, entiendo ahora 

que tu hermosura siempre está callada. 

No soy juez, no soy héroe, no soy nada, 

Digo palabras vanas, las escribo, 

te las hago llegar cuando recibo 

cada vez el silencio de mi amada. 

El mejor homenaje a quien adoro 

–si es cierto mi sentido del decoro– 

es no volver a enviarte lo que sobra 

a tu hermosa hermosura, pero, mira, 

estás leyendo ahora lo que aspira 

–por vano– a ser la Summa de mi obra. 

Pompilio Iriarte  

26/05/23. 

Sobre Revista Corrientes 3577 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]