Los Danieles. Esperando la bala

Daniel Coronell

Daniel Coronell

Jaime Vásquez, el periodista y veedor ciudadano asesinado en Cúcuta, sabía que sus investigaciones le iban a costar la vida. Tal vez por eso dejó en manos de allegados la copia de sus últimas pesquisas. También tenía claro que, durante la administración de Francisco Barbosa y Martha Mancera, varios cargos de la Fiscalía en Norte de Santander fueron entregados a personas cercanas a los mismos políticos y contratistas que él denunciaba.

Vásquez, hombre de carácter recio y lenguaje franco, lo dejó grabado en su Facebook con una mención directa al gobernador William Villamizar: “Esto no va parar sino cuando se termine, paisano. ¿Y sabe cuándo se termina, William Villamizar? O cuando a mí me maten que es la vaca que están pretendiendo hacer. No para recoger plata pa terminar las vías que se han robado en este departamento si no para mandarme a joder. Háganle, pedazo de malparidos”. 

Él había advertido que las investigaciones judiciales sobre sus denuncias por corrupción, o por las amenazas contra su vida, no avanzaban porque el poder de los dueños del departamento también se siente en la rama judicial y especialmente en la Fiscalía.

Así lo dice, mencionando nombres propios, en otro de sus videos: “En Cúcuta y en Norte de Santander que esta Fiscalía, en manos del que está hoy de director, funcione…cuando el señor Wilmer Carrillo con William Villamizar tienen el manejo de la Fiscalía del departamento: la fiscalía seccional de Norte de Santander. Yo conocí una lista de todos los funcionarios que ustedes han nombrado, tranquilos. Vendrán sorpresas, no se preocupen. Pero por ejemplo, me aterró lo siguiente, escuchen cucuteños: ¿Quién va a meter preso a quién en la Fiscalía de Cúcuta? Traen a una señora Silvia Inés Guerrero Blanco de fiscal delegada ante jueces del circuito ¿Ustedes saben quién es esa señora? Es la esposa del mayor contratista del Faro del Catatumbo de Norte de Santander llamado Félix Trujillo, socio, compadre, amigo del ronaldiño de la Salud, Ronaldo Duarte”.

Félix Andrés Trujillo Amaya ha sido uno de los contratistas más favorecidos en las administraciones de William Villamizar. A través de las empresas Constructora Malltru y Obras Civiles de Occidente ha recibido más de 7.000 millones de pesos. Su nombre aparece en el número 69 de la lista de investigables dentro del proceso de extinción de dominio que se durmió en la Fiscalía de Francisco Barbosa, mientras el representante a la Cámara Wilmer Carrillo –también miembro de la lista con el número 39– archivaba presurosamente una denuncia contra el entonces fiscal Barbosa en la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes. La misma información por la que Vásquez creía que lo iban a matar. 

Imagen columna Daniel Coronell

De Duarte, el otro mencionado por el periodista asesinado, ya hemos hablado. En realidad se llama Ronal Geovany Duarte Contreras, es el hermano del alcalde de Chinácota, donde funciona el Hotel Resort La Montaña, que en papeles pertenece a Juan Guillermo Rojas Matamoros, el yerno del gobernador. La segunda al mando de la próspera empresa hotelera es la esposa de Ronal Duarte, Lusana Margarita Serrano Gaitán. El yerno, Juan Guillermo, es 4 en la lista de investigables, Luisana es la número 8 de acuerdo con la orden de Policía Judicial. 

Ronal Duarte, mencionado hace años como partícipe en una operación de narcotráfico, es además miembro de la Unidad de Trabajo Legislativo del representante a la Cámara Diógenes Quintero, otro de los alfiles parlamentarios del gobernador Villamizar.

La estremecedora grabación de Jaime Vásquez continúa mencionando a una exfuncionaria de la gobernación que pasó sin escalas a la Fiscalía de Barbosa y Martha Mancera: “María Fernanda Ovalle Carrillo, fiscal delegada ante jueces municipales ¿Saben quién era ella? Puede ser una mujer muy decente. No se trata de eso, se trata del irrespeto a la gente de la Fiscalía que viene haciendo carrera, curso, 10, 11, 12, 15 años esperando un ascenso. Y esta señora termina en diciembre su cargo como secretaria de Equidad y Género de la Gobernación de Norte de Santander y al mes ya estaba nombrada fiscal en el cargo que acabo de decir ¿De quién? Pues de la clase política que se mama la salud, pero ahí no termina. Nombran a Paola Estefanía Capacho Monterrey”.

A ninguno de ellos le correspondió investigar el homicidio de Vásquez. El caso le cayó al fiscal delegado ante los jueces del circuito Edwin Leandro Carvajal. Él logró encontrar al presunto autor material y enviarlo a La Picota. Sin embargo, el diligente fiscal fue trasladado porque venía recibiendo amenazas hace meses. El expediente fue reasignado antes de tener pistas claras sobre los determinadores.

Imagen columna Daniel Coronell

El tiempo que pasa es la verdad que huye, dice un viejo adagio de la investigación criminal. Es triste, pero también es casi seguro, que jamás se sabrá quién dio la orden de matar a Jaime Vásquez.

Sobre Revista Corrientes 3784 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*