La Guajira: Regalias, pobreza, sed y corrupción

Cargue de carbón en la mina de El Cerrejón, Guajira. Foto El Cerrejón

Por William Giraldo

La Guajira puede considerarse hoy el departamento rico de Colombia con base en el monto de regalías e impuestos que por la sola explotación de carbón recibe desde hace cerca de 40 años.

Las noticias sobre la muerte de niños por desnutrición y la sed en la mayoría de los municipios que no cuentan con el servicio de agua, han ocultado el destino dado a las regalías que anualmente se giran al departamento y la falta de acción que durante todos estos años han mostrado la Contraloría General de la República y la Fiscalía General de la Nación.

No se puede esperar mucho del “control político” del Congreso de la República, por razones obvias.

¿Qué se hace la plata?

¿Cuánto han recibido la Guajira y sus municipios por regalías e impuestos en estos últimos 24 años?

Lo que ha visto el país en los informes de la televisión en los últimos años es la pobreza en la que viven las familias, la desnutrición y muerte de los niños, la sed y el abandono al que han sido condenados la mayoría de los pobladores de ese departamento.

En el año 2022, la explotación del carbón de El Cerrejón, operada por la multinacional Glencore pagó $3 billones 700 mil millones por concepto de regalías e impuestos.

Según la misma compañía, en ese mismo año también se aportaron $213 mil millones por otros conceptos impositivos parafiscales y aranceles.

El Cerrejón le pagó a los seis municipios de su área de influencia (Albania, Barrancas, Hatonuevo, Maicao, Manaure y Uribia) $53 mil 300 millones, los cuales se suman a los $22 mil 300 millones girados  por impuesto predial y contraprestación portuaria.

La explotación carbonífera a cielo abierto más grande del mundo emplea actualmente a 12 mil personas, de las cuales el 60 por ciento son guajiros.

Para el presente año el Sistema General de Regalías hizo una asignación directa del 20 por ciento  para el desarrollo socioeconómico de la Guajira por valor de $331 mil millones.

La gobernación, por su parte, anunció que este año invertirá $18 mil 368 millones en programas de servicios de agua potable y saneamiento básico para las comunidades indígenas, en optimización y la transformación de la prestación del servicio de agua potable, el manejo de agua residuales y mejoramiento del servicio de alcantarillado. Esas inversiones provienen de las regalías.

A todas luces a la Guajira le ha sobrado plata para eliminar la pobreza, contar con los mejores servicios médicos, construir carreteras, infraestructura educativa y para calmar la sed de sus habitantes.  

Sumadas todas esas cifras, cabe preguntar qué están haciendo los organismos de control fiscal y la Fiscalía General de la Nación porque ni los gobernadores, los alcaldes, los congresistas, diputados y concejales han dado razón de la inversión de las regalías y de los impuestos pagados a la Guajira en todos estos años.

Sobre Revista Corrientes 3551 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]