La corrupción elige

Elecciones territoriales en Colombia 2023. Foto Canal Institucional

Por Jaime Burgos Martínez*

El próximo 29 de octubre se realizarán en el país las elecciones regionales​, con el fin de elegir gobernadores, diputados, alcaldes, concejales y ediles de las juntas administradoras locales, en el marco del teórico ejercicio «libre y espontáneo» de la democracia representativa. 

El doctor Álvaro Gómez Hurtado, en su loable propósito de descentralizar el poder presidencial e impulsar la expedición del Acto Legislativo 01 de 9 de enero de 1986, que ordenó: «Todos los ciudadanos eligen directamente Presidente de la República, Senadores, Representantes, Diputados, Consejeros Intendenciales y Comisariales, Alcaldes y Concejales Municipales y del Distrito Especial», porque, decía, «hacía falta de ponerle pueblo a la democracia», nunca se imaginó que las alcaldías y las gobernaciones, tiempo después (1991), se convertirían en surtidoras de financiación ilícita de campañas políticas.

Pero, lógicamente, que estos entes territoriales no son los únicos fabricantes de cuestionados futuros «conductores políticos», pues también se suman las instituciones del orden nacional, en que, con la cómplice ceguera de los organismos de control y del sistema judicial, les otorga patente de corso para saciar sus deseos vehementes de  conseguir riqueza. Y lo logran, con la contratación indebida y el cobro de gestiones oficiales, entre otros. Y con los bolsillos llenos, en una clara posición dominante aspiran a los distintos cargos de elección popular, en que se desvanecen los rivales que pretenden manejar sus aspiraciones con dineros bien habidos. No hay derecho que, en la actualidad, en una población de 95.000 habitantes se calcule el costo de una campaña de alcalde en un monto superior a los diez mil millones de pesos, incluida la parte logística y…otras cosas. ¡Qué barbaridad!

Todo ello me recuerda y con mucha tristeza el hermoso poema de don Francisco de Quevedo y Villegas, Poderoso caballero es don dinero, en que retrata, en el siglo XVII, la influencia del dinero en lo político, social y cultural y su relación con el poder. Dice la primera estrofa: «Madre, yo al oro me humillo, /él es mi amante y mi amado, /pues de puro enamorado, /anda continuo amarillo. /Que pues doblón o sencillo, /hace todo cuanto quiero/Poderoso caballero/es don dinero». Esto de ayer que parece si fuera hoy, dista de lo que enseña la ética de José Ortega y Gasset, en sus reflexiones sobre la moralidad o «conjunto de normas ideales», al afirmar que es una «actitud vital, profundamente arraigada en nuestra propia vida, como parte constitutiva de la misma, cuya misión fundamental es iluminarnos y guiarnos en nuestro cotidiano quehacer para saber, en todo tiempo a qué atenernos». Pero con el Poderoso caballero don dinero qué ética puede existir y ni mucho menos democracia.

Las futuras elecciones no van a cambiar nada, puesto que la democracia es mucho más que elegir, que legitimar el ejercicio del poder: ampliar la participación en la distribución de los bienes y servicios económicos. Sin embargo, eso no será posible porque lo prioritario para los nuevos elegidos ―y su rosca o entorno― será la recuperación, como sea, de los dineros gastados, producto de actos non sancto del pasado, que fueron ignorados en el campo judicial y validados en el ámbito social, por el equivocado laissez-faire y la falta de valor civil, a pesar de las condenas en silencio: convivencia con hombres «honestos» por falta de pruebas, pero carentes de principios y valores. La corrupción manda y es la que elige. Por ello, para terminar, no es descabellado afirmar que no hay líderes que proyecten una imagen de seguridad que le den tranquilidad al país y que muestren sinceridad y altura moral; se necesita acción y pensamiento para salir adelante. 

.

*Jaime Burgos Martínez 

Abogado, especialista en derechos administrativo y disciplinario.

Bogotá, D. C., agosto de 2023

Sobre Revista Corrientes 3453 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]

3 comentarios

    • Álvaro Gómez a quien respeto y sigo admirando,pensó que todos gobernarían como él lo haría,ayer,leyendo lo de S.Gaviria escribí un Twitter»pobre Colombia dónde están los honestos?,las elecciones de octubre,con Vega como registrador,nuevo Fraude en favor de la banda petrista,no pasará nada,nada

  1. Excelente artículo pero creo que aún quedan líderes sinceros y con altura moral, escasos pero los hay, nuestro presidente Petro es prueba de ello. Lo que pasa es que no lo han dejado gobernar.

Los comentarios están cerrados.