Falta información del destino de los préstamos internacionales. La deuda pública no es inmune a la corrupción

Instalación de la Asamblea Anual del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial en Marruecos. Foto FMI

Esta semana se celebran en Marrakech, Marruecos, las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

Los eventos reúnen a líderes mundiales de más de 190 países, y este año es la primera vez que la reunión se lleva a cabo fuera de los Estados Unidos.

Esta es una oportunidad para reequilibrar el poder mundial, ampliar los esfuerzos internacionales y acercarse a una economía mundial más estable y próspera.

La reestructuración de la deuda es un tema candente este año tras los efectos duraderos de la pandemia de COVID-19, entre otras cosas.

Durante el discurso de apertura, la Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva, señaló que la deuda en más de la mitad de los países de bajo ingreso ha aumentado significativamente, especialmente entre los países de ingreso bajo y mediano, muchos de los cuales siguen en situación de sobreendeudamiento o de alto riesgo de sobreendeudamiento .  

En la práctica, esto significa que estos países gastan más en el pago del servicio de la deuda que en salud, educación y lucha contra el cambio climático.
Foto: Ruth Enyedi/Unsplash
Al igual que con cualquier distribución de grandes sumas de dinero público, los programas de gestión de la deuda no son inmunes a la corrupción.

Y aunque existen algunas iniciativas para mejorar la transparencia de la deuda, siguen existiendo muchas dificultades que obstaculizan la transparencia y la rendición de cuentas.

Por ejemplo, en muchos casos, la información sobre la toma de decisiones, los acuerdos, las asignaciones y las condiciones de los préstamos no se divulga ni se supervisa.

La actual falta de datos relacionados con la gestión de la deuda es motivo de preocupación, ya que el 40% de los países no han divulgado información sobre la deuda en los últimos dos años.

Además de los mecanismos ya inadecuados para publicar datos, los acreedores y los gobiernos prestatarios pueden introducir cláusulas de confidencialidad en los acuerdos de préstamo para mantener la información esencial oculta del escrutinio público.

En el clima económico mundial actual, se está pasando de los prestamistas tradicionales a los acreedores bilaterales y comerciales, lo que ha aumentado el riesgo de prácticas crediticias poco conocidas, lo que es motivo de gran preocupación.

La falta de información, transparencia y mecanismos de supervisión en la gestión de los préstamos también obstaculiza la capacidad de las Entidades Fiscalizadoras Superiores, el Parlamento y los actores de la sociedad civil para examinar y supervisar los préstamos, y hacer un seguimiento de cómo se gasta el dinero.

Esto, junto con la mala gestión, deja a los países en riesgo de sobreendeudamiento y crisis económicas, lo que aumenta las tasas de pobreza y desempleo, afectando de manera desproporcionada a los grupos que experimentan marginación. Esto se ve especialmente en países como Sri Lanka.
Foto: Color Collective/Shutterstock
En 2022, Sri Lanka obtuvo préstamos internacionales masivos para financiar el crecimiento económico durante su peor crisis financiera desde su independencia. El país pronto dejó de pagar sus deudas, lo que provocó levantamientos cívicos a gran escala, en los que la gente exigió la dimisión del entonces presidente y un cambio sistémico para garantizar la buena gobernanza y hacer frente a la corrupción. Esto finalmente condujo a un proceso de reestructuración de la deuda de 2.900 millones de dólares por parte del FMI. Este programa único incluye la lucha contra la corrupción y la gobernanza como pilares clave, incluido un diagnóstico de gobernanza , el primero de su tipo en Asia.Si bien aplaudimos esta iniciativa, los fondos para el desarrollo siguen siendo mal administrados y se necesita más para garantizar la transparencia y la rendición de cuentas en Sri Lanka y más allá. Es imperativo fomentar el monitoreo y la participación cívica, un sentimiento compartido por la propia Georgieva, y proporcionar acceso público y escrutinio de la información relacionada con la deuda. El cambio sistémico puede lograrse mediante la implementación de políticas y marcos regulatorios para priorizar la transparencia y la rendición de cuentas en las negociaciones de la deuda, y la (re)estructuración y gestión para garantizar que la corrupción no pueda pasar desapercibida.En el complejo panorama global, nos enfrentamos a una simple verdad: tirar dinero a un problema estructural no lo hará desaparecer. El cambio real requiere una gobernanza sólida, un compromiso cívico y una supervisión generalizada para garantizar que los programas de sostenibilidad de la deuda alivien la carga en lugar de mejorarla. A medida que allanamos el camino a seguir, es esencial reconocer que nosotros, como comunidad global, no solo estamos manejando las finanzas; Estamos dando forma a los destinos de las naciones y a las personas que las componen.
Sobre Revista Corrientes 3616 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]