Empieza el juicio penal contra Álvaro Hernán Prada, el magistrado uribista del CNE que pidió formular cargos contra Petro

Álvaro Prada en una foto de sus redes sociales. ALVARO.H.PRADA.

JULES OWNBY

Bogotá – 

Este miércoles inicia el juicio penal contra una figura clave en investigaciones distintas a dos presidentes colombianos, Álvaro Uribe y Gustavo Petro. El magistrado del Consejo Nacional Electoral (CNE) y excongresista por el uribista Centro Democrático, Álvaro Hernán Prada, está citado a las dos de la tarde en la Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema, para dar su versión en la primera audiencia del juicio. El tribunal lo acusa del delito de soborno en actuación penal, como cómplice. Es señalado de intentar torcer el testimonio del testigo estrella del caso por el que fue llamado a juicio su exjefe, el expresidente Uribe, por fraude procesal y soborno a testigos.

Han sido días movidos para Prada, que concentra la atención de la política colombiana. El pasado miércoles, junto con su colega Bejamín Ortiz, presentó una ponencia a la sala penal del CNE, recomendando formular cargos en contra del presidente Petro por irregularidades en la financiación de su campaña presidencial de 2022. El jefe de Estado ha respondido elevando la tensión. “Ha comenzado el golpe blando”, declaró tan pronto se reveló la noticia. A continuación, calificó la ponencia de una “arbitrariedad” y una “abierta ruptura constitucional”. Fue la noticia de la semana. Apenas ocho días después, los titulares se enfocarán este miércoles en Prada.

La investigación contra Prada

La investigación contra Prada empezó en 2018. La Corte Suprema señala que en febrero de ese año, Prada intentó que Juan Guillermo Monsalve, un exparamilitar condenado a 40 años de prisión por secuestro extorsivo, concierto para delinquir y porte ilegal de armas, se retractara de los señalamientos que había hecho contra el exmandatario Uribe, en los que lo acusaba de tener nexos con grupos paramilitares. Según la acusación de la Corte Suprema, por instrucciones de Uribe, el entonces congresista se puso en contacto con Carlos López Callejas, alias Caliche, y le pidió que presionara a Monsalve para que cambiara sus declaraciones, algo que el exparamilitar se negó a hacer.

De acuerdo con la Corte, Prada lo hizo en un intento por quedar bien con Uribe, que en ese entonces era senador y su jefe, y por consolidar su poder en el Centro Democrático, el partido creado y capitaneado por el expresidente. “Su intervención como delegado del para ese entonces senador Álvaro Uribe Vélez, consistió en una cooperación o ayuda puntual a la conducta delictual de este”, se lee en la acusación.

Prada se encontraba en ese momento en campaña para ser reelegido representante a la Cámara por su natal departamento del Huila, puja en la que salió adelante. Dos años después, con el proceso penal andando en la Corte, renunció a su curul en búsqueda de que, al perder su fuero, el expediente pasara a la Fiscalía, algo que ya había logrado Uribe. Fracasó, pues la Corte lo mantuvo. Nada de eso obstó para que, en 2022, el Centro Democrático lo eligiera como su magistrado del CNE, una entidad administrativa que está integrada por nueve abogados elegidos por las bancadas en el Congreso y que es cuestionada por ese origen partidista de sus magistrados.

El llamado a juicio a Uribe

Las presuntas actuaciones del político huilense terminaron siendo clave en uno de los mayores acontecimientos políticos en los últimos años en Colombia: el llamado a juicio a Alvaro Uribe. Para el momento de 2018 en el que, según la Corte, Prada buscó al exparamilitar Monsalve, la Corte Suprema había desechado una denuncia de Uribe contra Iván Cepeda, en la que señalaba al senador de izquierda de torcer testigos para señalarlo de tener alianzas con el paramilitarismo. Uribe tenía pocos días para sustentar un recurso y mantener abierto el proceso contra Cepeda, y fue en ese corto plazo en el que Prada habría actuado. Tras ser contactado por alias Caliche, Monsalve alertó a Cepeda que alguien estaba intentando que cambiara sus declaraciones, Cepeda informó a la Corte y esta abrió una investigación a Uribe y cerró definitivamente la de Cepeda. El expresidente pasó de acusador a acusado.

Al igual que su exjefe, Prada siempre ha mantenido su inocencia. Alega que él nunca buscó a Caliche, sino que Caliche lo buscó a él. Sin embargo, la Corte, que ha recopilado páginas y páginas de mensajes entre los dos, no está de acuerdo con esa versión. “Prada actuó con pleno conocimiento de su ilegalidad, de ahí su precaución y temor de que fuera a quedar rastro de su comunicación con López Callejas [Caliche], que tan ilustrativamente este dejó consignado en sus mensajes”, asegura el tribunal.

En 2021, cuando la defensa del político huilense pidió que el caso fuera trasladado a la Fiscalía, entonces encabezada por Francisco Barbosa, uno de los mejores amigos del presidente del momento, el uribista Iván Duque, el tribunal rechazó la solicitud e insistió en su acusación. “Prada habría instrumentalizado y aprovechado la condición de congresista para conservar su liderazgo político y también para abordar al testigo de la actuación penal a través de un intermediario, por lo cual se desviaron o se usaron de forma abusiva sus funciones como representante a la Cámara”, argumentó la Sala. Un año más tarde, en agosto de 2022, la Corte Suprema lo llamó a juicio. Tras el llamado, Prada se defendió en entrevista con Cambio. “Soy inocente y confío en ser absuelto”, aseguró.

Abogado con especializaciones en Gobierno, Gerencia y Asuntos Públicos, y en Políticas Públicas y Administrativas, Prada tiene trayectoria política. Fue representante a la Cámara por el Huila en períodos, de 2014 a 2020. Antes, trabajó como en diferentes entidades del Gobierno como la Caja Agraria, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) o la Superintendencia de Sociedades. También se ha desempeñado como asesor de la Fundación por la Paz de Colombia. En 2016, escribió un libro La Dictadura de la Paz, que él define como un “manual para entender porqué era importante rechazar los acuerdos que se votaron en el plebiscito [por la paz de 2016]”.

Sobre Revista Corrientes 3453 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*