Crónica de unas bodas de oro

Partiendo el ponqué en la fiesta de los 50.

Por Óscar Domínguez Giraldo

Como en la balada de Leo Dan nos conocimos un domingo, pero no hablamos de pasión. Lo de Gloria y yo fue  amor a segunda vista. Los  dos imberbes ilusos que la abordamos a ella y a su amiga Vicky esa tarde de domingo en la avenida Junín, en pleno centro de Medellín, quedamos flechados por la misma catorceañera que se decidió por mi amigo Víctor; años después fue uno de nuestros padrinos de matrimonio. Yo me encarreté con Vicky. 

A la sardina bella, elegante, independiente, imposible, leal, camelladora, rebelde, que soñaba con ser pintora y bailarina de ballet, escasa de carnes pero fuerte de caderas, no la tramó ni poquito el  cuasijipi que era yo.

En su casa, la rigidez corrió por cuenta de su taita, José de la Cruz Eleázar Duque Salazar, marinillo, íntegro, trabajador, godito, católico de amarrar en el dedo gordo que solo deseaba que su hija estudiara. Consideraba una pendejada pensar en amoríos o en minucias artísticas. La ternura corrió por cuenta de mi suegra, Fabiola Ochoa, de Aguadas, Caldas, a quien no conocí. Madrugó a volverse eternidad. También hicieron aportes en la formación de Gloria Luz las señoritas Inés y Lola, directoras de los colegios Santa Inés y Gimnasio Caycedo, de Medellín. Ambas, feministas avanzadas para la época, les brindaban a sus pupilas herramientas educativas suficientes para defenderse  de la dictadura del macho alfa. Prefirieron la docencia a las emboscadas del amor.


En las afueras del Club de Unión, el Vaticano de la oligarquía paisa, donde las abordamos, les coronamos sus teléfonos. Todas elegantes,  iban a cine doble dominical al teatro María Victoria. Ese ritual semanal incluía helado en el Salón Astor o en Versalles. O en Sayonara del Parque de Bolívar, al lado del  afrancesado Lido.


Nosotros íbamos a una empanada bailable en algún empinado barrio de Medellín.   Las empanadas eran las zanahorias fiestas de los jóvenes de los años sesenta. Se realizaban generalmente sábados o  domingos en la tarde  en clubes, o en  casas donde eran vigiladas por suegras, eternas madres sin poesía. Era el truco patentado por ella para evitar que las parejas impetuosas se arrimaran demasiado cuando en la radiola sonaban boleros de Los Panchos, Los Tres Reyes, Los Romanceros… Los paseos se hacían con presencia de adultas responsables. O no había paseo. Si los novios coronaban permiso para ir a cine, en muchos casos lo hacían con chaperón o candelero, generalmente el hermanito menor de la agraciada.


A la avenida Junín se iba a ver y a dejarse ver. Era una pasarela permanente. La célebre avenida juntó y casó más parejas que todos los curas y notarios de Medellín juntos.

CAMBIO DE TERCIO

Años después Gloria y yo volvimos a coincidir en Bogotá por piruetas del casamentero azar. A la temprana muerte de doña Fabiola, fue enviada a terminar bachillerato a la gélida y lluviosa metrópoli de los cachacos. Se alojó en casa de sus hermanos medios.  (A las suegras las llamábamos así,  con el doña adelante. Nada de besitos en el cachete ni decirles por sus nombres como se estila en la era del wasap).


Eterno desertor, esta vez de la Universidad de Antioquia, decidí viajar a Bogotá porque en Medellín no le encontraba la comba al palo. A ese despiste se le tenía el alias de “angustia existencial”. No sabía qué hacer con mi vida, la vida tampoco sabía qué hacer conmigo. Nunca me sentí más vivo. Abandoné mis estudios de periodismo con un insólito diploma: un tres raspao en literatura que me puso mi profesor, el poeta Elkin Restrepo. Me apoltroné en casa de mi amigo Álvaro Vasco, mi alma gemela y mecenas, quien me invitó a probar suerte en Bogotá. 


Comía en su restaurante Frutalia de la calle 22 con carrera 8ª, punto de encuentro de la diáspora paisa en Bogotá. Además, me consiguió puesto de patinador en Todelar con salario de 900 pesos mensuales. Me convertí en tegua del periodismo. La paga alcanzaba para rumbas en sitios no santos del centro como el Titanic, Puerto Rico, Aventino, Inglés, Paladium.  Álvaro y su esposa Martica Fonseca -bogotana- fueron los otros dos padrinos de matrimonio en cuarteto con Víctor Escobar y señora, Rocío, (q.e.p.d.), hija del Loco Mejía, de Pereira. 

Álvaro murió en una operación de trasplante de corazón el 27 diciembre de 1999. “Salvo su corazón todo estaba bien”.  Lo enterramos el día de los Santos Inocentes en la Iglesia Santa María de Los Ángeles, en El Poblado, cerca de su apartamento. Hubo lleno hasta debajo del altar mayor. Asistieron sus viudas Marthica y Carla. Mi camarada dejó huella en el mundo de la gastronomía de Bogotá y Medellín. De jóvenes, frecuentábamos las mismas amigas y los mismos bares. Nuestra amistad estaba tallada en piedra desde el principio. “Cuando un amigo se va”, tarareamos unos. Camino del cementerio cantábamos este mantra de despedida:  “¿Te acordás, hermano, qué tiempos aquellos…?”.


CUPIDO HACE LO SUYO

A Gloria la contacté en Bogotá con el pretexto de que me presentara amigas y me sugiriera emisoras para combatir la soledad y escuchar baladas de Leonardo Favio, Sandro, Leo Dan, Camilo Sexto, Serrat, Aznavour, Cortez y similares. The Beatles y The Rolling Stones se disputaban el mercado juvenil del rock.  No me gustaron las amigas que me presentó.  Cupido se portó a la altura. Nos encarretamos. 


El  noviazgo duró 5 años. Como no es oía rumor cercano de marcha nupcial, la novia me echó. Regresó a su casa en el barrio Miraflores, en Medellín , donde retomó su vida laboral que ha sido intensa a pesar de su precaria salud de siempre que incluye un cáncer del que fue operada y que mantiene a raya a punta de quimioterapia y verraquera. Gracias a su capacidad de trabajo como directora de relaciones industriales y creadora de empresas, nunca han faltado el pan y el vino en nuestra mesa. (También yo fui operado de cáncer. Me fue mejor: dos idas al quirófano en la Reina Sofía y en la Marly, de Bogotá, y adiós enemigo íntimo).


El novio retrechero se puso las pilas. Voló a Medellín. Todo se dispuso en su casa para que le pidiera la mano al octogenario don Eleázar, siempre avaro para la sonrisa. Me dejaron a solas con el suegro. Cuando las hijas asumieron que había redondeado la petición de mano, llamaron a manteles. “Ese señor se va a burlar de nosotros”, les dijo don Eléazar a sus hijas cuando les explicó que el tipo – o sea yo-  no había pedido un carajo.

Invitación a las empanadas  bailables. La foto es la única que    hay del matrimonio.

 Nada de burlarse. El novio regresó a Bogotá desde donde le mandó los pasajes a su prometida. Se fijó la fecha del enlace para el ¡martes! 24 de julio de 1973 en la capilla privada de la Iglesia de Suba de los agustinos recoletos con quienes había estudiado para cura cerca de Manizales en los años cincuenta. Nos casaría fray Carvajal, mi profesor de literatura. ¡Siempre la literatura! 


INCENDIO EN LA TORRE

Pero se atravesó el incendio del edificio Avianca el lunes 23 y el novio, reportero de Todelar, con la complicidad de su entera naranja, decidió que mientras no se apagara el incendio,  se aplazaba la lectura de la epístola de Pablo de Tarso. Desde el principio Gloria entendió la forma  como su novio vivía el periodismo. En mis frecuentes ausencias posteriores saldrían ganando los críos que tenían en Gloria mamá y papá. 


Mientras el edificio Avianca ardía, hablé con Carvajal y el casorio se aplazó para el jueves 26. En la sacristía invitó a vinillo de consagrar.  El almuerzo fue en Las Acacias de Chapinero. Invitaron los padrinos. De Todelar, el director Alberto el Loco Giraldo, mi primer empleador, me dio “cuatro días de indemnización” por el matrimonio al que llegamos en prosaico taxi. Eso sí, estrenando de pies a cabeza. Por esos días me escapé de cubrir las actividades del presidente Misael Pastrana quien mangoneaba en la parroquia colombiana.


No hubo fiesta de matrimonio ni luna de miel. El enamorado dictador impuso su arbitraria ley. El doble festejo lo hicimos  cincuenta años después, en las  bodas de oro. Por supuesto, le enviamos copia de la partida de matrimonio al escéptico don Eleázar quien finalmente descansó. Luego nos visitaría en nuestro mínimo apartamento para despejar dudas.

EL AZAR MADRUGA


El azar madrugó a trabajar a favor nuestro. Sin saber que éramos vecinos, en la juventud pasábamos vacaciones en fincas separadas por la quebrada  La Cimarrona: ella vacacionaba del lado del Carmen de Viboral, nosotros por los lados de Tres Esquinas, en Rionegro, al oriente de Medellín ciudad a la que regresamos hacer 14 años. Aquí nos gozamos nuestro atardecer  después de vivir 45 años en Bogotá.


También estudiamos bachillerato calle de por medio: ella en el Colegio Santa Inés,  este pecho en el Colombiano de Educación de don Nicolás Gaviria, en el barrio Buenos Aires. Descubrimos la doble coincidencia cuando empezamos a mirarnos a los ojos y a bailar boleros; que no falte la música de Lucho Bermúdez, Pacho Galán, La Sonora Matancera, el Anacobero Daniel Santos, Los Corraleros, la caraqueña Billos … Eran la banda musical de nuestra generación. Argentina aportó extensa cuota de tangos.

Las llamadas telefónicas derivadas del encuentro en la avenida Junín se convirtieron en dos hijos: Andrea, periodista de La Sabana, y Juan Fernando, neuroantropólogo de los Andes, y en cuatro nietos: los mellizos Mateo y Patrick, de 13, nacidos en Melbourne, Sofía, carioca, de 11, e Ilona, bogotana, de 9, residentes en Miami. Josephine  Wright, antropóloga, madre cangura, y Joshua Goodman, made in USA, también periodista, hicieron una bella faena al ponernos a conjugar el verbo ennietecer. De nuestra parte, nos lucimos  amasando las parejas que enriquecen sus días y sus  noches. 


UN MUNDO MEJOR

Los buenos hijos  hacen sentir a sus padres que siguen siendo jóvenes. Nosotros somos dos veces jóvenes y felices por cuenta de  nuestros críos que nos cuelan el aire y mejoran el entorno en el que viven. Felicitaciones, mundo: eres dos veces mejor gracias a la Cotela y al Samurái. 


En la balada de Leo Dan, la primera  canción del CD que grabamos como recuerdo de nuestras bodas de oro, el enamorado le  pide a Dios que no lo separe nunca de Celia, su amor. También Dios estuvo de nuestro lado y seguimos juntos.


La mujer de todas mis vidas, además de sus encantos físicos que me alborotaron la libido, ha hecho de su vida una obra de arte, como lo sugiere Séneca en una de sus cartas. En Gloria, la ética y la estética han ido de la mano. Con el sol a la espalda ha podido retomar la pintura y el dibujo en la facultad de arte de la Universidad de Medellín. Yo sigo escribiendo semanalmente columnas para El Colombiano y El Tiempo. Nunca me ha costado tanto escribirlas y nunca las he disfrutado tanto. Ennietecemos tomados de la mano. Y monitoreándonos arrugas y pategallinas que consideramos condecoraciones ganadas en combate. El seguro exequial siempre está al día.


En próxima encarnación espero toparme de nuevo con sus carnes, sus huesos, su amor, su sensibilidad, su capacidad de entrega, de servicio y sacrificio. Seguiremos persiguiendo el sol en Medellín hasta que san Juan agache el dedo.

Sobre Revista Corrientes 2939 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]