Credibilidad

La credibilidad es la esencia política para lograr la confianza ciudadana. Ilustración AlfaroN.

William Giraldo Ceballos

La pérdida de credibilidad de los medios periodísticos tradicionales acabó con ellos porque aparecieron las redes sociales que en el Internet llevaban la «verdadera» información y opinión de los ciudadanos, pero se volvieron instrumento de la tergiversación y en la mayoría de casos, injuriosas herramientas políticas. También perdieron credibilidad.

Sobreviven los mejores diarios y revistas del mundo. Los canales dedicados a los deportes y a las películas lideran la sintonía. Mucha credibilidad ofrecen los de noticias. En ambos casos -prensa y televisión-sobresale el equilibrio informativo porque la razón de la libertad de prensa y la ética es que la pauta comercial no puede condicionar los contenidos.

Si los empresarios quieren que sus productos sean consumidos, lo logran con la pauta publicitaria para que el público los conozca. En Colombia es al revés.

Si los presidentes de la República hubieran cumplido las promesas que hicieron como candidatos en estos últimos 200 años, Colombia sería un país desarrollado.

Para no perder credibilidad, el bulto de candidatos de ahora, no promete nada.

El gobierno y los dirigentes gremiales amigos no le creen a la FAO. Dicen que Colombia es autosuficiente en materia alimentaria. Los datos del DANE demuestran que el país importa anualmente 19 millones de toneladas de alimentos. ¿A quién creerle?

El ministro de Minas y Energía explica que los precios de la gasolina suben porque en Estados Unidos sube el precio del petróleo. El ministro de Trabajo no ha podido explicar por qué los salarios de los colombianos no tienen el mismo valor del que reciben los trabajadores norteamericanos y el precio del dólar sube todos los días en Colombia.

La gente que ahorra recibe «rendimientos» de los bancos que no compensan la devaluación del peso ni retribuyen lo que ganaron en los negocios que hicieron con la plata de los ahorradores.

Al gobierno hay que creerle que le está dando subsidios a los pobres, pero los que ganan son los pobres bancos como intermediarios de ese auxilio alimentado con los impuestos.

Y, si seguimos, ¿le creerán al columnista?

Sobre Revista Corrientes 5671 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo williamgiraldo@revistacorrientes.com