Así pasó: Gobierno de Belisario Betancur (3ª parte)

El 6 de noviembre de 1985 hubo golpe de estado temporal para vengar el honor militar mancillado por el M-19 con el robo de las armas al ejército. Foto La República

Por Jairo Ruíz Clavijo

Ese 6 de noviembre llegamos tipo 9 AM a trabajar en nuestras oficinas, que daban a la Plaza de Armas del Palacio de Nariño. Para sorpresa nuestra había alguien esperándonos con quien tuvimos el siguiente diálogo:

       Don Jairo Ruiz

–       A la orden ¿Qué se le ofrece?

–       Tengo ordenes de arriba de acompañarlo en su trabajo

El agente del DAS iba conmigo hasta los sanitarios. De pronto comenzaron a sonar explosiones y balazos.

– ¿Qué está pasando?

– Los narcotraficantes quieren tomarse el Palacio de Justicia para quemar los expedientes y que no los extraditen.

– Que les den plomo, contesté. 

Solo años después caí en la cuenta de que el tipo no había hablado con nadie en todo ese tiempo, así que era inexplicable una respuesta tan precisa.

A Román Medina, quien era Secretario de Prensa y estaba en junta directiva de Inravisión, no le permitieron llegar a Palacio y llamó a Alfonso Martínez para que hablara con el Presidente. 

Tratamos de entrar al despacho, pero hombres armados nos lo impidieron. Alcanzamos a ver al ministro de Defensa Miguel Vega Uribe y al director de la Policía, General Alberto Delgado Mallarino, dando órdenes por radio y teléfonos, mientras el Presidente estaba aislado en un rincón de su despacho.

Dos días antes de la toma, que fue advertida a autoridades y medios de comunicación con anterioridad, la Policía abandonó la vigilancia dejándolo en manos de una empresa privada.

Al coronel Plazas, casado con la hija de Vega Uribe y que entró con un tanque a Palacio le preguntaron:

-¿Que hace, mi coronel?

-Defender la democracia, maestro

– ¿Y los magistrados?

– Les levantaremos un monumento.

Esta última respuesta no fue divulgada, pero quedó grabada. Años después, por solicitud del entonces ministro de Justicia, la corte suprema abrió una investigación contra Delgado Mallarino por desacatar la orden dada por el Presidente en el Consejo de Ministros de alto al fuego.

Hubo 94 muertos, entre ellos 11 magistrados de la Corte, decenas de heridos y 11 desaparecidos, El general Arias Cabrales fue condenado a 35 años, un coronel, un mayor y 3 capitanes fueron condenados a 40 años de prisión. La Comisión de la Verdad concluyó que el presidente Betancur fue un espectador de los acontecimientos.

El 13 de noviembre, una semana después, vino la tragedia de Armero. Mas de 31.000 colombianos fueron sepultados por el lodo.

El gobierno fue advertido, pero no estaba en capacidad de evacuar millones de personas. Pidió ayuda, pero la comisión que venía con los equipos y especialistas, prácticamente se devolvió del aeropuerto por considerar a nuestro un país peligroso por la Toma del Palacio.

ASÍ PASA: Cuéntenos, y comparta, cómo vivió la tragedia de Armero y el asalto al Palacio.

¿Cree usted que nuestras FFMM requieren cambios para erradicar la tesis del enemigo interno y poner a la policía al servicio de la ciudadanía?

Sobre Revista Corrientes 2939 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]