Así pasó: 1973, Santiago de Chile, Allende

Salvador Allende, presidente de Chile. Foto Telesur

Por Jairo Ruíz Clavijo

Le gusta la buena vida, muchas veces ha dicho que no tiene pasta de apóstol ni condiciones para ser mártir. Pero también ha dicho que vale la pena morir por todo aquello sin lo cual no vale la pena vivir.

La ITT ha invertido millones de dólares en provocar la caída de Allende, sabe que es una gran inversión pues ya lo experimentó en Brasil tumbando a Goulart donde le devolvieron su inversión varias veces multiplicada. 

No hay mas mercado que el negro, es casi imposible conseguir carne o aceite, La Democracia Cristiana y el diario El Mercurio dicen pestes del gobierno y exigen a gritos el cuartelazo redentor. Unos cuantos buques de guerra norteamericanos aparecen en las costas chilenas y llega el golpe de estado.

Los generales le exigen la renuncia y le ofrecen un avión para que abandone el país advirtiéndole que el palacio presidencial será bombardeado por aire y tierra.            

Junto a un puñado de hombres, Salvador Allende escucha las noticias. Se pone un casco y empuña un fusil. Resuena el estruendo de las primeras bombas y el presidente habla por última vez en la radio:

Comienza el ataque aéreo a la Casa de la Moneda y el presidente Allende se pone al frente de los hombres leales a su gobierno. Foto Universidad Católica

–          Yo no voy a renunciar. Pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregaremos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos no podrá ser segada definitivamente.

Trabajadores de mi patria: Tengo fe en Chile y en su destino. Sigan ustedes sabiendo que mucho mas temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile, viva el pueblo, vivan los trabajadores! Tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano.

Augusto Pinochet, no solo fue desleal con Allende. Foto Foro Activo

Una gran nube negra se eleva desde el Palacio en llamas. El Presidente muere en su sitio.

(El Siglo del Viento, Eduardo Galeano, págs. 257-61 Siglo XXI Editores, 2016)Jairo Ruiz Clavijo

Sobre Revista Corrientes 3616 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]