Mantener políticas decisivas para luchar contra la incertidumbre económica, recomienda directora del FMI

(PHOTO: BULAT SILVIA ISTOCK BY GETTY IMAGES)

Por Kristalina Georgieva

A medida que los líderes del G20 se reúnen prácticamente esta semana, la economía global se enfrenta a una coyuntura crítica. Los países han comenzado a retroceder desde las profundidades de la crisis COVID-19. Pero el resurgimiento de las infecciones en muchas economías muestra cuán difícil e incierto será este ascenso.

La buena noticia es el importante progreso en el desarrollo de vacunas. Si bien hay muchas advertencias, esto aumenta las esperanzas de vencer el virus que ha tomado más de un millón de vidas y causado decenas de millones de pérdidas de puestos de trabajo.

La no tan buena noticia es la gravedad de la pandemia y su impacto económico negativo. El mes pasado, el FMI proyectó una histórica contracción del PIB mundial del 4,4 por ciento en 2020. Y esperamos una recuperación parcial y desigual el próximo año, con un crecimiento del 5,2 por ciento.

Los datos desde nuestras últimas proyecciones confirman que la recuperación global ha continuado. Para muchas economías, incluidos Estados Unidos, Japón y la zona del euro, la actividad económica del tercer trimestre resultó más fuerte de lo esperado.

Sin embargo, como señala la nota del FMI a la cumbre de líderes del G20, los datos más recientes de las industrias de servicios con intensivas en contacto apuntan a una desaceleración del impulso en las economías en las que la pandemia está resurgiendo.

En otras palabras, si bien ahora se ve una solución médica a la crisis, el camino económico que se avecina sigue siendo difícil y propenso a los contratiempos.

En el lado positivo, la contención más rápida de lo esperado del virus o el desarrollo de mejores tratamientos permitiría un retorno más rápido a la actividad normal, limitar las cicatrices económicas e impulsar el crecimiento.

En el lado negativo, si los nuevos brotes requieren restricciones de movilidad más estrictas, o si el desarrollo, la producción y la distribución generalizada de vacunas y tratamientos se retrasan, el distanciamiento social persistirá por más tiempo. Como resultado, el crecimiento será menor, la deuda pública más alta y las cicatrices en el potencial a largo plazo de la economía más severas, piensen en cómo la pérdida prolongada de puestos de trabajo puede dañar el capital humano de los trabajadores.

Por eso necesitamos que sigamos siendo eficaces para combatir la continua incertidumbre.

El éxito aquí depende de que actuamos rápidamente y actuamos juntos. Veo tres prioridades clave: i) poner fin a la crisis sanitaria, ii) reforzar el puente económico haciastla recuperación y iii) construir los cimientos de una mejor economía del siglo XXI.

Primero, poner fin a la crisis de salud.

El resurgimiento de las infecciones es un poderoso recordatorio de que no se puede lograr una recuperación económica sostenible en cualquier lugar a menos que derrotemos la pandemia en todas partes. El gasto público en tratamiento, pruebas y rastreo de contactos es ahora más importante que nunca.

También lo es la cooperación transfronteriza para reducir el riesgo de un suministro inadecuado de vacunas, tratamientos y pruebas. Esto significa intensificar los esfuerzos multilaterales en la fabricación, compra y distribución de estas soluciones sanitarias, especialmente en las naciones más pobres. También significa eliminar las recientes restricciones comerciales a todos los bienes y servicios médicos, incluidos los relacionados con las vacunas.

Estimamos que un progreso más rápido en soluciones médicas ampliamente compartidas podría agregar casi 9 billones de dólares a los ingresos mundiales para 2025. Esto ayudaría a reducir la brecha de ingresos entre las naciones más pobres y ricas en un momento en que la desigualdad entre los países está destinada a aumentar.

En segundo lugar, reforzar el puente económico hacia la recuperación.

Liderado por los países del G20, el mundo ha tomado medidas sin precedentes y sincronizadas que pusieron un piso bajo la economía mundial, incluyendo 12 billones de dólares en acciones fiscales y un apoyo masivo de liquidez de los bancos centrales. Las condiciones de financiación han facilitado para todos menos para los prestatarios más riesgosos.

Dada la gravedad de la crisis, tenemos que aprovechar estas medidas. Muchas naciones en desarrollo siguen enfrentando una situación precaria, en gran parte debido a su capacidad más limitada para responder a la crisis. Y a nivel mundial, las incertidumbres económicas y financieras siguen siendo elevadas. Por ejemplo, las valoraciones elevadas de los activos apuntan a una desconexión de los mercados financieros de la economía real, con riesgos inherentes para la estabilidad financiera.

Además, gran parte del apoyo de la política fiscal está disminuyendo gradualmente.Muchas líneas de vida, como las transferencias en efectivo a los hogares, el apoyo para la retención de empleo y los beneficios de desempleo aumentado, han expirado o están listas para expirar a finales de este año. Esto se produce en un momento en que todavía se proyecta que las pérdidas de empleo derivadas de la crisis son considerables. Sólo en el sector turístico mundial, se estima que se están ocupando de un riesgo de hasta 120 millones de puestos de trabajo.

Entonces, ¿cómo podemos reducir la incertidumbre y fortalecer el puente hacia la recuperación?

  1. Evitar la retirada prematura del apoyo a laspolíticas. En algunas economías, el próximo año hay margen para un mayor apoyo fiscal más allá de lo que se presupuesta actualmente. Para los países con un espacio fiscal limitado, será fundamental priorizar y reasignar el gasto para proteger a los más vulnerables. Igualmente importante es la continuación de la adaptación monetaria y las medidas de liquidez para garantizar el flujo de crédito, especialmente a las pequeñas y medianas empresas, complementadas con políticas adecuadas del sector financiero. Esto ayudaría a apoyar el crecimiento, el empleo y la estabilidad financiera.
  2. Prepárese ahora para un impulso sincronizado de la inversión en infraestructura, una vez que la pandemia esté bajo un mejor control para vigorizar el crecimiento, limitar las cicatrices y abordar los objetivos climáticos. Cuando la holgura sigue siendo elevada, este tipo de inversión en el sector público puede ayudar a que las economías avancen hacia el pleno empleo y, al mismo tiempo, se fortalezca la productividad del sector privado.

Además, la nueva investigación del personal del FMI muestra grandes beneficios potenciales cuando los países del G20 invierten al mismo tiempo. Si aquellos con el mayor espacio fiscal aumentaran simultáneamente el gasto en infraestructura en un 1%, el 2% del PIB en 2021 y el 1 por ciento del PIB en los años siguientes, y si las economías con un espacio fiscal más limitado invirtiera un tercio de eso, podrían elevar el PIB mundial cerca del  2 por ciento para 2025. Esto se compara con poco menos del 1,2 por ciento para un enfoque no sincronizado.

En otras palabras, si los países actuaran solos, se necesitarían alrededor de dos terciosmás de gasto para lograr los mismos resultados. La conclusión es que podemos construir el impulso para el crecimiento, el empleo y abordar el cambio climático, mucho más eficazmente si trabajamos juntos.

image

Tercero, construir los cimientos de una mejor economía del siglo XXI.

La incertidumbre más consecuente a la que nos enfrentamos hoy en día es la siguiente: ¿cómo podemos utilizar este momento de perturbación para construir una economía mejor para todos? Este fue el foco de los líderes mundiales cuando se reunieron en el Foro de Paz de París la semana pasada, y será lo más mente para los líderes del G20.

Todos reconocemos que la sostenibilidad ambiental debe ser un pilar clave de una economía más resiliente e inclusiva. Requiere una poderosa combinación de medidas, incluyendo un impulso de inversión verde y un aumento gradual de los precios del carbono.  Estimamos que este tipo de paquetes de políticas podrían elevar el PIB mundial y crear alrededor de  12 millones de nuevos puestos de trabajo durante una década, al tiempo que nos coloca en un camino hacia las emisiones cero netas para mediados de siglo.

Sin embargo, una cosa está clara: si queremos aprovechar el crecimiento verde y aprovechar todo el potencial de la economía digital, debemos apoyar a los trabajadoresa medida que pasan de reducirse a expandirse sectores. El gasto social es absolutamente crucial, incluyendo una mayor inversión en capacitación, re-habilidad y educación de alta calidad. Esto es particularmente importante para los trabajadores de baja y mediana cualificación, entre los que las mujeres y los jóvenes están sobrerrepresentados. La crisis los ha golpeado especialmente.

chart 2

Otro elemento básico es la sostenibilidad fiscal. La deuda pública mundial, que registra récords, es uno de los legados clave de la crisis. Abordar este desafío a medio plazo será fundamental, incluso mediante una reactivación de los sistemas fiscales para movilizar los ingresos de manera equitativa. Sin embargo, para muchos países de bajos ingresos con grandes cargas de deuda, ahora se requieren medidas urgentes, incluido el acceso a más subvenciones, crédito concesional y alivio de la deuda.

Aquí el G20 ha sido clave. Su iniciativa de suspensión del servicio de la deuda ha dado a muchos países de bajos ingresos un «espacio de respiración» temporal en su lucha contra el virus. Y el nuevo Marco Común,acordado con el apoyo del Club deParís, va más allá: si se aplica plenamente, permitirá a las naciones más pobres solicitar el alivio permanente de la deuda, al tiempo que se asegura que todos los acreedores negocien sobre el mismo nivel de igualdad de condiciones.

Por último, apoyar el mundo más allá del G20! Los esfuerzos multilaterales son vitales para ayudar a las economías más pobres a superar la crisis. También lo son los esfuerzos continuos para fortalecer el comercio basado en normas, fomentar un sistema internacional de impuestos en el que todos paguen su parte justa y reforzar la red mundial de seguridad financiera. Sin ellos, la desigualdad se exacerbará y la economía mundial se enfrentará a desafíos aún mayores en el próximo período.

En el FMI, hemos respondido a esta crisis de una manera sin precedentes, incluyendo más de 100.000 millones de dólares en nuevos financiamientos a  82 países y alivio del servicio de la deuda para nuestros miembros más pobres. Nuestro objetivo es hacer aún más para ayudar a nuestros 190 países miembros a superar esta crisis y construir una mejor economía post-pandemia.

Kristalina Georgieva es Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional.

Sobre Revista Corrientes 4768 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*