¡Y se quedó en la India…!

La italiana Sonia y su esposo Rajiv Gandhi, hijo de la ex primera ministra de India Indira Gandhi, fue asesinado en 91.

Por María Angélica Aparicio P.

Hay una mezcla de olores fuertes, también una combinación de vestidos en tonos vistosos y claros. Hay mujeres envueltas en sus túnicas tradicionales, niños descalzos, hombres con turbantes sentados en los bordes de las aceras, baile y música. Es el retrato más fresco y vivo de la India actual. La India que ha sido plasmada en libros ilustrativos, novelas y fotografías. Es un país que florece, marcado por sus grandes diferencias.

A este país de rostros oscuros y labios alegres; de palacios, jardines y tumbas, llegó un día, Sonia Maino. Sonia era una bonita italiana que había nacido en un mes de diciembre en Orbassano –municipio de Turín, norte de Italia–; crecía al lado de sus hermanas, Ana y Nadia, en una familia de creencias católicas y de clase trabajadora. 

Orbasano, Italia, cuna de Sonia

Sonia ingresó a un internado de monjas para realizar sus estudios escolares. Aquí descubrió que los idiomas se le facilitaban tanto que podía ser políglota. Se animó. Comenzó a soñar con subirse a un avión y ser la azafata inteligente, con dominio del inglés y el italiano, la chica encantadora del grupo de tripulantes a bordo. Finalmente, viajó a Cambridge para perfeccionar su inglés. Sus profesoras la sumergieron en otros idiomas como el español y el francés. Su estadía le alcanzó para mejorar los conocimientos que ya tenía de la lengua rusa. 

La Sonia de grandes ojos, preciosa y desenvuelta, nunca imaginó que en Inglaterra conocería a un estudiante de ingeniería, cortés y educado. Era un galán indio de profundos ojos cafés y barbilla partida, que tenía por nombre Rajiv Gandhi. Rajiv era un muchacho alto, acuerpado, de cejas muy pobladas. La piel achocolatada que lo cubría, atraía como moscas a las adolescentes de los años sesenta. Se robaba las miradas del género femenino que deambulaban por la ciudad universitaria de Cambridge.

India, país de colores alegres y fuertes contrastes sociales.

Rajiv y Sonia cruzaron sus primeras palabras. Él supo que a ella le encantaba leer y que, por ahora, quería vivir una vida de situaciones simples. Ella se enteró de que él pertenecía a la aristocracia india y que era el nieto de Jawaharlal Nehru.De ahí en adelante, uno tuvo que ver en la vida del otro, como los componentes que necesita un reloj para funcionar. Se casaron en Nueva Delhi, capital de la India, en 1968, tras completar tres años de noviazgo. 

Sonia aterrizó en la India sin haber vivido jamás en esa mezcla de túnicas coloridas, de sandalias planas, turbantes blancos, vacas sagradas, hambre en las calles, pobreza extrema. Pero se acomodó. Y se acomodó tan rápido como los ratones que suelen correr –todavía– por las callejuelas de Nueva Delhi. No se escandalizó con los pobres. Tampoco gritó. Usó su inteligencia para conocer la cultura, la religión, su historia, el idioma, la arquitectura, los problemas comunes de la gente. No se cruzó de brazos para vivir holgadamente.

Indira Gandhi, madre de Rajiv y suegra de Sonia

Sonia conoció a Indira Gandhi días después de su aterrizaje en la India. Indira era –en aquél momento– la dama de oro de su país, la mujer más influyente, el rubí de la sociedad, pero también, era la madre de su adorado Rajiv. Se acercó a su suegra en los mejores términos, consolidándose una cercanía que nunca desapareció, ni en los momentos de mayor peligro. Juntas libraron intensas conversaciones bajo la luz nocturna, sobre política, el hogar, los hijos. Indira formó a Sonia, y Sonia supo escuchar la profunda sabiduría de esta mujer que, para muchos, era insustituible. 

En 1984, dos guardias acabaron con Indira tras dispararle treinta balas en el cuerpo. ¡Treinta! Ni siquiera bastaron dos. Una ráfaga de balas le cayeron como el agua que se riega encima de las plantas. Entonces Indira se había convertido en la Primera Ministra de la India, había enviudado, le quedaban dos hijos varones que podían continuar su carrera el día que no estuviera entre los vivos. Y le tocó a Rajiv, para entonces un hombre culto, sano, que llevaba algunos años ayudando a Indira en los asuntos políticos. Rajiv asumió el poder el mismo día en que falleció su madre. 

Siete años después, mataron a Rajiv. El mundo de Sonia se vino abajo como las paredes que se caen al detonar una bomba. Su suegra y su marido ya no estaban. La situación política, interna, parecía un caldero: hervían los vaivenes, la incertidumbre, la inseguridad. Los políticos amigos de su extinto esposo, rodearon a Sonia, y éstos, activos como siempre, la convencieron de permanecer en las filas del Congreso Nacional Indio –partido político donde ya militaba– hasta asumir la presidencia del mismo. Parecía un cuento de hadas. La italiana que soñaba con ser una simpática azafata, ¿lideraba un partido político en la difícil India? Pronto descubrió que podía ser “tan política” como su adorada suegra, y se mantuvo como jefa de esta importante organización.

Sonia prefirió liderar el Congreso Nacional que un alto cargo público en India

Sonia había luchado tanto por abrirse un espacio en aquél inmenso país, que en 1999 miró las posibilidades para presentarse a las elecciones generales. Con su coraje, con su empuje, con el respeto que sentía por aquella burbujeante sociedad, fue elegida como primera ministra de la India, cargo que, de manera enfática, nunca aceptó. Se quedó en la India, liderando el Congreso Nacional Indio hasta hace dos años.

Sobre Revista Corrientes 3616 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]