Tardía noticia de un cañazo

Trump, caricatura de Jota en El Tiempo

Cárcel de Atlanta, Georgia, agosto 24 (Oreja Press)

Por Óscar Domínguez, Desviado Especial

Donald Trump, el  presidente 45º.  made in USA, llegó hoy  aquí a bordo de un rascacielos acostado (=limusina) a conocer oficialmente los cargos que pesan sobre él  y a tomarse la foto que luego  utilizará para producir millones para su causa. 

Después de alegar que jamás ha pateado los códigos, este  moderno rey Midas regresó  a su torre de marfil  en el “Trumpomóvil”, su avión particular que le sale con sus 77 años, el color de sus ojos azules, sus noventa y siete kilos de peso, su mechón, su metro  noventa de estatura y un ego como el Empire State.

Para la cara dura que luce en la foto de reseñado (=mugshot, en inglés), Trump clonó gestos de malandros de  películas del oeste como “El bueno, el malo, y el feo”, “Los siete magníficos”, y los tres pistoleros que tiene que despachar Gary Cooper en “La hora señalada” con ayuda de su esposa cuáquera, la bella Grace Kelly.

La llegada del expresidente y precandidato republicano se transmitió en directo por CNN. Muchos – incluido este aplastateclas – dizque hicimos historia siguiendo esa transmisión como si fuera otra llegada del “bobo sapiens” a la luna. 

A la salida del canazo lo escoltaron una treintena de motocicletas y limusinas cuyos conductores volaron a casita a contarles a sus cuchicuchis gringas que se lucieron ahorrándole semáforos al macho alfa republicano. También evitaron que  le robaran la billetera. O la fórmula para mantener enhiesto el peluquín.

Trump fue el penado PO1135809 antes de salir libre bajo fianza que pagó con su plata de bolsillo. Desembolsilló doscientos mil dólares, setenta mil menos de lo que le pagó a la estrella porno Stormy Daniels para que no divulgara que tuvo un revolcón con la bragueta más brava de la aldea global. Stormy cumplió a medias porque de su encuentro se enteraron seis personas: Yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos.

En eso de proclamar inocencia, Trump se parece a esos mariditos infieles que a pesar de haber sido pillados con las manos en la masa femenina ajena, gritan que todo son calumnias de la oposición. Si en marzo del 2024 lo condenan, luciría el traje a rayas de los presos y comería por cuenta de los contribuyentes entre cinco y veintidós  años.

Antes, en y después de pasar minutos de su vida encanado, el exinquilino de la Casa Blanca negó que haya violado la ley.  Si existiera el Nobel al cinismo propondría su solitaria candidatura. Le faltó decir a lo Luis XIV: La ley soy yo. 

También se merece el Nobel de la modestia pues dejó vestidos y alborotados a los precandidatos republicanos que la víspera participaron en el primer debate por televisión que ganó sin asistir. Esos mismos candidatos que votarán en las elecciones, sueñan con la prisión para Trump. Sólo así tendrían posibilidades…

Sobre Revista Corrientes 3784 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]