Síntesis trágica

Foto The New York Times

Por Hermógenes Ardila, El Satélite

Nos chuzaron y asesinaron a sangre fría humildes ciudadanos, supuestamente guerrilleros; nos confiscaron para subsidiar a feudalistas; se creó una red de complicidad para enriquecer a herederos y le sustrajeron al obrero 4 horas nocturnas, le simplificaron las horas extras y convirtieron la pensión en resignación.

La mayor agresión a la naturaleza con la expedición de títulos mineros y la inundación de extensiones agrícolas para construir represas. Hasta desviaron el río Magdalena y humillaron su cauce original.

EL «buen muchacho» era el informante desde el DAS para asesinar a defensores de derechos humanos y líderes sociales.

Narcos de visita en la Casa de Nariño y recepción de héroes a paramilitares en el Capitolio Nacional; la degradación de la moral y la confabulación con la maldad.

Casi nos someten a un tercer mandato continuo (una dictadura disfrazada de democracia) y nos salvó la traición. Quizás la única traición buena en un país asomado a un despeñadero de clientelismo devoto y fundamentalismo cortesano.

El camino se ha retomado: maniobras mediáticas para el fraude y el engaño; silencio ante el crimen organizado; confabulación de poderes; persecución secreta -que no es otra cosa que la validación de un viejo estilo de sometimiento-; táctica del desprestigio, como arma para desviar la atención, y cinismo, que se aplica en una sociedad confundida y desesperada en un aislamiento proverbial.

Paradoja: La pandemia salva a un establecimiento al que se le aproximaba una tormenta de magnitudes inimaginables. Y en medio de ella, lo mismo que antes. O peor: ya anuncian, por interpuestas personas, reformas tributarias, pensionales y laborales.

Histórico: cuando amplifican que hay que aumentar la base gravable, no es otra cosa que meter más pobres al régimen impositivo. Nos van a chuzar más. Y no sólo las comunicaciones sino el bolsillo.

Sobre Revista Corrientes 6854 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]