Se acerca un eclipse solar total. Esto es lo que debe saber

Matthew Abbott para The New York Times

Por Katrina Miller

El 8 de abril, Norteamérica experimentará su segundo eclipse solar total en siete años. La Luna pasará sobre la superficie de nuestro Sol, proyectando una sombra sobre una franja de la Tierra situada debajo. A lo largo de esta trayectoria, el mundo se volverá oscuro como la noche.

Los observadores del cielo en México serán los primeros en ver el eclipse en tierra firme. Desde allí, el espectáculo se deslizará hacia el norte, entrando en Estados Unidos a través de Texas, para luego dirigirse hacia el noreste antes de concluir para la mayoría de la gente frente a la costa de Canadá.

La razón por la que suceden los eclipses es sencilla: la Luna se interpone entre nosotros y el Sol. Pero también son complicados. Así que, si has olvidado todos los datos y consejos sobre eclipses desde 2017, acá estamos para volver a explicártelos.

Pero antes de comenzar, hay algo que debes saber que es más importante que cualquier otra cosa: nunca es seguro mirar directamente al sol durante un eclipse (excepto en los pocos momentos en que la luna ha oscurecido completamente su superficie). En cualquier otro momento, debes observar el acontecimiento con un equipo de protección ocular. Sigue leyendo para saber cómo ver un eclipse de manera segura.

Un eclipse solar se produce cuando la Luna se orienta entre la Tierra y el Sol, ocultando la superficie solar a nuestra vista.

En términos cósmicos, es inusual que esto ocurra: la Luna es unas 400 veces más pequeña que el Sol, pero está unas 400 veces más cerca de nosotros. Eso significa que cuando estos dos cuerpos celestes están alineados, parecen tener el mismo tamaño en el cielo.

Los eclipses solares anulares se producen cuando la Luna está más lejos de la Tierra y parece demasiado pequeña para cubrir completamente la superficie del Sol. En su lugar, la parte exterior del disco solar queda al descubierto: un “anillo de fuego” en el cielo.

Los eclipses solares parciales se producen cuando la Tierra, la Luna y el Sol están imperfectamente alineados. La Luna solo oculta una parte del Sol. Habrá dos en 2025.

La Tierra también puede interponerse entre la Luna y el Sol, creando un eclipse lunar. Esto puede observarse una o dos veces al año.

People sitting on steps outside a building look up at the sky.
Un grupo de personas observaban un eclipse en la Universidad del Sur de Illinois, en 2017. Foto Andrea Morales para The New York Times

En cualquier lugar de la trayectoria del eclipse, el fenómeno durará unas dos horas o más.

Comenzará con un eclipse parcial de Sol porque la Luna le dará un pequeño mordisco al Sol y luego irá consumiendo cada vez más superficie. Según la NASA, esto puede durar entre 70 y 80 minutos.

La fase del eclipse en la que la Luna ha bloqueado por completo la superficie del Sol se denomina banda de totalidad. Es el único momento en el que el fenómeno puede observarse de manera directa sin protección ocular.

La duración de la totalidad varía según el lugar. En abril, algunos lugares experimentarán esta fase durante más de cuatro minutos; otros, solo durante uno o dos minutos.

Durante la totalidad, el cielo se oscurecerá como la noche y la temperatura descenderá. De repente, se podrán ver tenues hilos blancos de luz procedentes de la atmósfera exterior del Sol, o corona. Los observadores afortunados podrán incluso ver un fino círculo de color rosa rojizo alrededor del borde de la Luna. Se trata de la cromosfera, una capa atmosférica situada bajo la corona solar. Su color se debe a la presencia de hidrógeno en toda la capa.

Después de la totalidad, el Sol volverá a asomar lentamente por detrás de la Luna: otro eclipse parcial que durará lo mismo que el primero. La Luna seguirá su trayectoria hasta que el sol vuelva a brillar con normalidad en nuestro cielo.

En general, evita mirar al sol sin un equipo especial para proteger tus ojos. Entre las opciones económicas para ver el eclipse se encuentran las gafas y los visores solares de papel. Si utilizas equipos adquiridos para un eclipse solar anterior, asegúrate de inspeccionarlos. Desecha todo lo que presente arañazos u otras señales de deterioro.

Según la NASA, no es seguro mirar al sol a través de ningún dispositivo óptico mientras se utilicen gafas o visores de papel. Para ver el eclipse a través de cámaras, prismáticos o telescopios, compra un filtro solar especial.

El único momento en que se puede ver un eclipse solar sin protección ocular es durante los momentos de totalidad. Cuando la luna empiece a revelar de nuevo la superficie del sol, vuelve a observar el acontecimiento a través de equipos de protección para evitar lesiones.

En general, mirar directamente al sol, incluso durante unos segundos, puede causar daños permanentes en los ojos. Esto puede ir desde una visión borrosa o distorsionada hasta algo aún más grave, como puntos ciegos. Como no hay receptores del dolor en la retina, no lo sentirás mientras ocurre.

Lo mismo ocurre durante un eclipse, excepto en los breves momentos de totalidad, cuando la Luna oculta la cara del Sol. En cualquier otro momento, utiliza equipos de protección ocular para ver el acontecimiento.

People look through boxes pointed at the ground. More people sit on grass behind them.
Personas usando proyectores estenopeicos para observar el eclipse solar anular en Bogotá, en octubre. Foto Juan Barreto/Agence France-Presse — Getty Images

Si es demasiado tarde para conseguir gafas o visores, siempre existirá una opción que puedes hacer tú mismo: una cámara estenopeica para experimentar indirectamente el eclipse. Puedes crear una utilizando cartulinauna caja de cartónun colador de cocina o incluso tus dedos. Estos diseños proyectan una imagen del eclipse en el suelo o en cualquier otra superficie que sea segura para mirar.

El eclipse total se verá en gran parte de México, Estados Unidos y el este de Canadá. Para disfrutar de un show más espectacular, lo mejor es vivir el eclipse en la trayectoria de la totalidad, que es donde la Luna tapará completamente al Sol.

Los espectadores cercanos a Mazatlán, una ciudad en la costa del Pacífico mexicano, serán los primeros en experimentar la totalidad en Norteamérica continental. Varios lugares de México a lo largo de la trayectoria del eclipse experimentarán la mayor duración de la totalidad, hasta 4 minutos y 29 segundos.

Ciudades de todo Estados Unidos, como Dallas, Indianápolis y Cleveland, serán con toda probabilidad zonas importantes del próximo eclipse. Otros lugares destacados son Carbondale, Illinois, que también vio la totalidad durante el eclipse solar de 2017; pequeñas ciudades al oeste de Austin, Texas, que se prevé tengan uno de los mejores climas del país a lo largo de la trayectoria del eclipse; y las cataratas del Niágara, si el cielo está despejado. Seis provincias de Canadá se encuentran en la trayectoria de la totalidad, pero muchas de ellas presentan un panorama muy nublado.

El espectáculo comienza al amanecer, a miles de kilómetros al suroeste de la costa del Pacífico mexicano. La luna empezará a ocultar el sol cerca de Mazatlán a las 9:51 a. m. hora local. Los espectadores cerca de Mazatlán experimentarán la totalidad a las 11:07 a. m. durante 4 minutos y 20 segundos.

A continuación, la sombra de la Luna atravesará México y cruzará la frontera de Texas a las 1:10 p. m., hora del Este. La totalidad en Estados Unidos comenzará a las 2:27 p. m. y terminará a las 3:33 p. m., hora del Este.

Los canadienses experimentarán el eclipse solar por la tarde durante casi tres horas. El eclipse concluirá más allá de las fronteras de Canadá cuando el sol se oculte sobre el océano Atlántico.

Si deseas saber a qué hora comienza el eclipse, cuándo alcanza su punto álgido y cuándo termina, puedes consultar el mapa interactivo del Times, que también te ofrecerá las previsiones meteorológicas para el 8 de abril a lo largo de la trayectoria del fenómeno.

A continuación se indican las horas en determinadas localidades en las que el eclipse alcanzará la totalidad.

CityTime of Maximum Eclipse (All times are local)
Mazatlán, Mexico11:07 a.m.
Torreón, Mexico12:16 p.m.
Eagle Pass, Texas1:27 p.m.
Austin1:36 p.m.
Dallas1:40 p.m.
Little Rock1:51 p.m.
Carbondale, Ill.1:59 p.m.
Indianapolis3:05 p.m.
Cleveland3:13 p.m.
Buffalo, N.Y.3:18 p.m.
Rochester, N.Y.3:20 p.m.
Syracuse, N.Y.3:22 p.m.
Burlington, Vt.3:26 p.m.
Montreal3:26 p.m.
Gander, Newfoundland5:12 p.m.

La duración de la totalidad depende de la distancia a la que se encuentre un lugar determinado de la Tierra de la Luna. Los lugares con la totalidad más larga están más cerca de la Luna y más lejos del Sol. La velocidad de la sombra lunar es menor en los lugares con la totalidad más larga.

En abril, el periodo de totalidad más largo se producirá sobre Durango, un estado de México, durante un total de cuatro minutos y 29 segundos. A lo largo de la línea central, el lugar con la totalidad más corta en tierra será la costa oriental de Terranova y Labrador, en Canadá, durante unos 2 minutos y 54 segundos. Pero la totalidad será aún más corta a lo largo de los bordes de la trayectoria del eclipse total; en algunos lugares, durará menos de un minuto.

Los eclipses solares pueden parecer lentos, pero la sombra de la Luna atraviesa a toda velocidad la superficie de la Tierra. La velocidad exacta varía según el lugar. Las calculadoras de eclipsesestiman que la sombra se moverá entre 2510 y 2574 kilómetros por hora a través de México, y a más de 4828 kilómetros por hora cuando salga de Estados Unidos. El eclipse alcanzará velocidades superiores a los 9656 kilómetros por hora sobre el océano Atlántico.

Crescent shapes on a shadowed sidewalk.
Imágenes del sol en forma de media luna se proyectaban en una acera mientras la luz pasaba a través de las hojas de un árbol durante un eclipse solar parcial en la ciudad de Oklahoma, en 2017. Foto Sue Ogrocki/Associated Press

Según la Sociedad Astronómica Estadounidense, los eclipses solares totales se producen aproximadamente una vez al año, pero solo pueden verse a lo largo de una estrecha trayectoria sobre la superficie de la Tierra. Muchos se producen sobre el agua o en otros lugares de difícil acceso. Un lugar determinado experimentará la totalidad una vez cada 400 años aproximadamente.

Pero algunos lugares tienen suerte: en Carbondale, una ciudad universitaria en el sur de Illinois, pudo verse el eclipse solar total en Estados Unidos el 21 de agosto de 2017, y experimentará otro este abril. San Antonio experimentó un eclipse anular en octubre pasado, y también está previsto que pueda observarse el eclipse de este año.

Sí, cualquier planeta de nuestro sistema solar que tenga uno o varios satélites naturales puede experimentar un eclipse solar. En febrero, un explorador en Marte captó el tránsito de Fobos, una de las lunas del planeta rojo, frente al Sol.

Sin embargo, las lunas de otros planetas parecen más pequeñas o más grandes que el Sol en el cielo. Solo la Tierra tiene una luna del tamaño y la distancia adecuados para producir la totalidad.

A medida que el eclipse se acerque a su fase máxima, el aire se enfriará, el cielo se oscurecerá, las sombras se harán más nítidas y quizás observes imágenes de medias lunas —pequeñas proyecciones del eclipse— en ellas. A lo largo de la trayectoria de la totalidad, el mundo se oscurecerá mientras la Luna se acerca a la alineación perfecta con la Tierra y el Sol.

Los animales también reaccionarán al eclipse solar. Las abejas dejarán de zumbar, los pájaros dejarán de cantar y los grillos empezarán a grillar. Algunas mascotas quizás se muestren confundidas. Incluso las plantas se verán afectadas, según descubrieron los científicos tras el eclipse solar de 2017. Tienen tasas disminuidas de fotosíntesis y pérdida de agua similares, aunque no tan extremas, a lo que ocurre por la noche.

Patricia Reiff, física de la Universidad Rice que ha viajado para asistir a 25 eclipses y contando, dice que si estás en un lugar donde verías un eclipse parcial al 99 por ciento, vale la pena viajar con seguridad un poco más lejos para experimentar un eclipse total.

“El 99 por ciento es genial”, dice, pero “la totalidad es una completa locura”.

Incluso con un eclipse del 99 por ciento, el cielo no se oscurece y no se ven estrellas ni planetas. Los cambios de temperatura, viento y sombras no serán tan espectaculares. Y la luna no bloqueará la luz lo suficiente como para que puedas ver la corona solar.

Los espectadores que se encuentren en lugares alejados de la trayectoria del eclipse verán cómo la Luna ocultará parcialmente al Sol, aunque la percepción de los efectos dependerá de la distancia del lugar a la línea central (cuanto más cerca estés, más notable será). Sin embargo, no será como vivir el eclipse en su totalidad.

Recuerda que siempre debes llevar equipo de protección ocular mientras observas un eclipse parcial.

Si no puedes llegar a la trayectoria de la totalidad del eclipse pero quieres vivirlo, muchas organizaciones ofrecerán transmisiones en directo del eclipse, como la NASA y Time and Date. El Exploratorium, un museo de San Francisco, también ofrecerá una sonificación del eclipse y una transmisión en español.

Si estás dispuesto a viajar, el próximo eclipse solar total ocurrirá el 12 de agosto de 2026. Los habitantes de Groenlandia, Islandia, Portugal y España serán testigos de este acontecimiento.

Pero si quieres ver un eclipse en Estados Unidos, tendrás que esperar mucho tiempo. Mientras que un eclipse total rozará partes de Alaska en 2033, el próximo que llegará a los 48 estados más bajos será el 22 de agosto de 2044. Atravesará parte de Canadá y terminará en Montana, Dakota del Norte y Dakota del Sur.

Para quienes estén dispuestos a esperar hasta 2045, el eclipse del 12 de agosto de ese año comenzará en California y viajará hacia el este, saliendo del país en Florida.

The silhouettes of two people looking up at the sky.
Los espectadores vitorearon mientras contemplaban el eclipse total en el centro de Jackson, Wyoming, en 2017. Foto Celia Talbot Tobin para The New York Times

En el siglo XIX, un astrónomo francés descubrió el elemento helio estudiando el espectro de la luz solar emitida durante un eclipse. Estos acontecimientos también permitieron las primeras observaciones científicas de las eyecciones de masa coronal —violentas expulsiones de plasma de la corona solar—, que pueden causar cortes de electricidad e interrupciones de las comunicaciones en la Tierra. Los científicos también confirmaron la teoría de la relatividad general de Einstein, según la cual los objetos masivos curvan el tejido del espacio-tiempo, durante un eclipse solar en 1919.

Y aún queda mucho por descubrir. Este mes de abril, la NASA tiene previsto transportar instrumentos en aviones para captar imágenes de la corona solar y lanzar cohetes para estudiar cómo afecta a la atmósfera terrestre la disminución de la luz solar durante un eclipse. Un radiotelescopio de California intentará utilizar la Luna como escudo para medir las emisiones de las distintas manchas solares.

El público también se unirá a la diversión. Durante el eclipse, un equipo de radioaficionados emitirá señales por todo el país para estudiar cómo las perturbaciones solares pueden afectar a las comunicaciones. A lo largo de la trayectoria de la totalidad, algunas personas grabarán los sonidos de la fauna. Otros utilizarán sus teléfonos para hacer fotos del eclipse y ayudar a esbozar la forma del disco solar.

Katrina Miller es periodista de ciencia en el Times. Hace poco se doctoró en física de partículas por la Universidad de Chicago. Más de Katrina Miller

Sobre Revista Corrientes 3225 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]