Punta de lanza. El presidente irrespeta a los alcaldes del Caribe

Los alcaldes costeños no han dado respuestas a las acusaciones del presidente Gustavo Petro. Foto El Heraldo

Por Senén González Vélez

El gobernador del Atlántico, Eduardo Verano De la Rosa, es fue muy diplomático y como de costumbre, caballeroso. Así lo demostró, una vez más, cuando en Blu Radio, hablando con su director, Néstor Morales, este le preguntó: que qué opinaba sobre las afirmaciones del presidente Petro en las que ponía en duda la honestidad de los alcaldes de Caribe Colombiano. ‘’¿Es que, hacen parte de la nómina de las empresas de energía’’?, dijo el mandatario de los colombianos.

Ese fue un irrespeto grave y desafiante para los alcaldes del Caribe Colombiano.

Si el alcalde hubiese sido yo, quien firma el presente artículo, le hubiera contestado: ‘’Presidente Petro: mi nombre nunca apareció ni aparecerá en nóminas distintas a las que por razones de mi oficio en entidades públicas o privadas, corresponda legalmente aparecer. Eso no lo debería decir usted, pues su señoría aparece en todos los escenarios donde la corrupción hace tránsito como cosa legal y con el todo se vale. El irrespeto y el abuso, es la demostración de desfachatez del concepto que usted tiene del ejercicio del poder’’.

No hace falta hacer esfuerzos de ninguna clase, para entender que el Presidente les dijo a los alcaldes: Que son funcionarios sin iniciativa, flojos, y, además, que no se atreven, porque hacen parte de las nóminas de las empresas en cuestión, porque tienen intereses. Es un irrespeto intolerable. Al buen entendedor pocas palabras.

Los alcaldes y gobernadores si deben reaccionar, de manera contundente, y en las mismas proporciones como fueron acusados, pues el silencio y el exceso de suavidad en la respuesta, puede dar a entender que cuando el Presidente habla tan directo, es porque algo hay en el canto de la cabuya. Que rompan la timidez y aflore el valor civil.

Yo personalmente tengo una buena impresión y concepto de los alcaldes del Caribe Colombiano, y si hay tachas en alguno de ellos, las desconozco — ojalá que no —, porque me obligaría a variar el texto y el contexto, para poner mi apreciación en un punto más directo. Hasta el momento pienso que mientras la ley no condene, la inocencia se presume, así sea con la óptica y criterio del Cesar.

La respuesta del gobernador Verano De la Rosa, fue política, muy prudente y poco solidaria con la defensa de la dignidad de los gobernadores y alcaldes de la región Caribe. Aclaro, sin demeritar que las explicaciones del Gobernador fueron técnicas y tienen fundamento, que sus declaraciones lo que hizo fue que el insulto se diluyera, y de ñapa, fue como regalarle un helado de chocolate al Presidente, y dejar a sus compañeros, con la duda del defecto y sin la gabela de la virtud. Debió ser más solidario.

A mí me da la impresión que la caballerosidad y laxitud del gobernador Verano, quien estuvo en algún momento ligado a Petro en Primavera, con miras a que el Otoño que le sigue, lo vivan políticamente juntos, con intensidad, y que, por ello, cambie la temperatura de sus conceptos, como el color de las hojas, que de verde cambian la vestimenta a la de amarillas.

¿Será que el abrigo al que aspira el doctor Verano, para este clima ambiental y político tan tenaz, cambia de caliente a muy frio? ¿O… es que busca una alternativa de poder, en una de las estaciones climáticas, para llegar a la Presidencia?

Doctor Verano, el sol y su apellido, son aliados: da luz, pero también quema. Cuando no hay lluvias, la tierra se cuartea. Y… como con Petro no existe la capa de ozono, cualquiera se tuesta, aun usando USF para la piel y gafas de policarbonato con vidrios UV. Claro, el liberal de hoy, es todo terreno. Al que pertenezco yo, no lo es. Eso hace cambiar las posiciones y estilos.

Ahora bien, cuando se habla que hay que entender el contexto, como dice el gobernador Verano, esta herramienta ofrece una cantidad de factores que podrían llevar la idea central (costos de la energía y la necesidad de bajarlos, y qué alternativas tomar) al terreno de las hipótesis, que pueden tener ante el interlocutor, interpretaciones distintas, que dividan las opiniones, debilitando la solidaridad en la reacción, que en este momento fastidia a las primeras autoridades Distritales, Municipales y Departamentales de la Costa Caribe, y que se requieren para protestar contra el ‘’ahorcamiento’’ de los ciudadanos por los ya casi impagables costos de todos los servicios públicos. No los debilite señor Gobernador, antes por el contrario, fortalézcalos con su experiencia y fina habilidad política.

La descalificación en contra de los alcaldes de la Costa Caribe por parte del presidente Petro, debe tener la solidaridad de todo el Caribe Colombiano para respaldarlos y quien no lo haga, es Petrista a la vista o camuflado, o está comprometido de alguna manera.

O como dijo la primera dama, hace muy poco, palabras más o menos: ‘’Que el mismo Gobierno quiere desprestigiarla’’. ¿Entonces, qué se puede esperar de un Gobierno de caníbales? Y, digo caníbales, porque según Esperanza Gómez, la afamada actriz porno colombiana para mayores, un ministro le ofreció ¡10 mil millones!, para acostarse con ella. No es esa, ¿una muestra de canibalismo y derroche? (Tomada de Revista Semana, Gente. Google).

El país debe seguirle el rastro a ese ministro, que cuando ofrece mucho, es porque se escasea de todo, y tan improductivo debe ser, como los carro-tanques de don Olmedo.

¿Cómo puede entonces el presidente hablar así de los alcaldes del Caribe Colombiano, con todos estos episodios, que no pueden exonerarlo de responsabilidad, porque siendo la cabeza visible del país, corroe más que hasta la misma sal? 

El presidente Petro no cesa en sus desquites y odios viscerales contra los costeños. Esto se debe por el gran revés político electoral que sufrió, especialmente, allá en Barranquilla y en general, en el Caribe en las pasadas elecciones de octubre, que luego, como hombre de resentimientos de auto desafíos imaginarios asociados a la venganza, le pasa la cuenta de cobro a la Costa, empezando por la pérdida de la sede de los Juegos Panamericanos y otros eventos deportivos.

De ahí en adelante, siguen los ya conocidos escándalos generados por su hijito Nicolasito y las pruebas dada a conocer por su nuerita, Daysurita.

Los golpes del Olmedazo, que hizo pedazos la esperanza del pueblo Guajiro para obtener agua con sus carro-tanques, acuciosamente cambiados por unas bicicletas con bidones amarrados con cabuyas, y se pisoteó el honor del Departamento de la Guajira, agregada a las multimillonarias sumas de dinero incontables hasta ahora en la feria de la sabrosura, es más que suficiente, para que la reacción de los alcaldes interpongan acciones positivas ante la ley, en defensa del honor.

Cosa que deben hacer pronto, siempre y cuando, no tengan rabo de paja, porque de tenerlo, Petro, que tan orejón es como el cerdo, se le olvida lo largas que las tiene el burro. Me refiero a las orejas, aclaro, y se los devora vivos.

A propósito. ¿En qué quedaron todas esas denuncias con relación a la señora Fiscal General de la Nación, en razón a su deber y neutralidad? ¿Cómo es posible qué el nombre de la nueva Fiscal apareciera en la terna para que fuese elegida, cuando era Vox Populi que ella había demandado a la Nación, y en particular, a la propia entidad, cuyo fallo obliga a la Fiscalía a pagarle a la Fiscal ¡válgame Dios! los dineros que en fallo judicial saldrán a su nombre? ¿Cómo es posible que esa, la nueva Fiscal, haya derrochado del erario cientos de miles de millones para una fiesta, aparentemente, Non Sancta, en la propia Fiscalía, hace muy pocos días? Decía el Quijote: hay que buscar la unidad sintáctica, es decir, que de la misma manera como hay que armonizar el escribir para que las oraciones tengan sentido, con sus puntos y comas y no se cambie el sentido de la oración, por analogía en la aplicación y la interpretación de las leyes, también hay que aplicar estas reglas en las determinaciones que tome un juez, que deben ajustarse a la ley de la mano de la gramática.

Si una coma varia el sentido de una frase, un punto aparte podría cercenar la inocencia o liberarlo de una responsabilidad penal.

En el Congreso hay una gran experiencia en estos temas, que han llamado ‘’Micos’’, insultando a este animal; y en otras ocasiones utilizan la palabra ¡orangutanes!, cuando nuestro idioma tiene términos como: ¡RUFIANES!

El Caribe está aburrido de los altísimos costos del servicio de energía, y aun del agua, que está pasando de agache; y no escaparemos del incremento del gas en los meses venideros, cuando se lleve a cabo la adquisición del producto procedente del país vecino, en donde hay un Dictador, pero que se las lleva muy bien con el Presidente nuestro, quien por sí y ante sí, decidió que el gas que vamos a comprarle a Venezuela no hace daño al medio ambiente ni al planeta, pero que el nuestro, que él, Petro, decidió no autorizar su extracción, le hace daño al mundo en que vivimos ¡Válgame Dios!

¡Y todavía nadie se ha dado cuenta que el galón de la gasolina se reajustó en más de 5 mil pesos, porque ese valor solo lo iban a pagar los 4.000 ricos colombianos! ¿Y es cierto eso? ¡No señor!, el precio lo están pagando todos los colombianos.

Este es el momento para que se paren firmes los gobernadores y alcaldes, y ojalá, la protesta se haga a nivel nacional, porque el mal gobierno nos afecta a todos. 

Qué bueno, repito, que el interior del país nos respaldara en esta tarea, porque hoy somos nosotros, y mañana, podrían ser ellos.

Deberían controlar al Presidente, para que no diga tantas barbaridades que fluyen de su continua virulenta verborrea, que, para el caso, irrespetó a los alcaldes del Caribe Colombiano, y, desde luego, a los de todo el país, como también a sus gobernadores.

Invito a solidarizarse con la Costa Caribe, en cuyas ciudades los ciudadanos del interior del país acuden masivamente a visitarlas en tiempos vacacionales, a los que recibimos con gran fraternidad.No me cansaré de decir, quizás volviéndome cansón: ‘’¡O nos unimos, o nos hundimos!

Sobre Revista Corrientes 3784 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*