Punta de lanza. El 1º de mayo nos obliga a prever lo previsible

La tradicional manifestación del 1º de mayo en Colombia. Foto Agencia de Información Laboral

Por Senén González Vélez

EL GRITO ¡FUERA PETRO!, es para apoyar el JUICIO POLÍTICO, y, por ende, denuncia el atropello al futuro y triste destino pensional de los jóvenes cuando sean viejos.

SOBRE EL JUICIO POLÍTICO

La ley 996 que reglamenta la elección del Presidente, dispone, en su artículo 21 numeral 4, que al ganador de las elecciones para la Presidencia, el Congreso de la República podrá decretarle la pérdida de la posición del cargo, según el procedimiento establecido, por investigaciones que lo lleven a un juicio comprobado de mal comportamientos que se configure la INDIGNIDAD POLITICA.

Este artículo fue declarado EXEQUIBLE, según sentencia C-11 53 del año 2005. De ahí la razón para que no se piense en un Proceso Penal, que además de violar el mandato Constitucional, sería una argucia, para dilatar y burlar la disposición de la Carta Magna y buscarle una salida generosa, pero desleal, que no fortalece la democracia sino que la debilita.

La Constitución y las leyes representan el espíritu de la democracia. Jamás puede ser reemplazada por los comodines políticos para evadir sus normas vigentes.

Un fanático, es un tipo que no puede cambiar de opinión y menos de tema, porque la obsesión lo domina y el ego lo trasforma. Ante semejante dilema, las Cortes, el Congreso y el pueblo, tienen la última palabra para salvar la patria.

El mandatario que se niega a ser honestamente útil a la sociedad, es porque su objetivo primordial es ser importante para su causa, pero inútil para el pueblo. Por eso, con el paso de los días, el progresismo empieza a volar con las alas de la desesperanza, y su huida del trono, va cojeando camino a los pies del fracaso ante los ojos del espectador de América Latina y el mundo.

Petro mató el Pacto Histórico, y estafó a la juventud, con el futuro pensional, que le llegará pocos días antes de morir.

Debido a que Petro ha construido un altar a su propio ego, solo podemos verlo, como una figura de mal agüero y no de esperanzas para una nación que desea avanzar positivamente. Debe renunciar o someterse al juicio político.

En la marcha del domingo 21 de abril, se escuchó en todo el país, ¡Fuera Petro!. Esto significa que el sentimiento popular se inclinó por el juicio político, que lo origina el exceso al tope económico de la campaña, y la sumatoria de dudas de lo limpio de los aportes en dinero y en especie que no se declararon, como también de su procedencia.

No es un juicio penal, sino político en defensa de la dignidad de la investidura presidencial, que debe ser diáfana y no dudosa. Así lo expresé líneas antes.

Otra cosa es que, después se deriven juicios penales, por la procedencia de los dineros y las burlas al sistema de control. Ya esa es otra instancia, inclusive podría ser motivo que el presidente colombiano corra la misma suerte a la del Ex presidente Castillo del Perú.

Aceptar la violación de topes e ignorar el artículo 109 de la Constitución, es más un gesto de arrodillamiento ante la presión y el soborno del gobierno tirano y un sospechoso cambio de parecer de los congresistas, que, de marcha, pasaron a ser alineados.

Hoy la oposición está en una disyuntiva: o se declaran partidarios del juicio político abierta y públicamente y con vehemencia, o el silencio los descubre por algo en particular, que no les conviene. Entonces no es oposición pura, ni si quiera reflexiva, sino interesada.

Ignorar los argumentos del demandante, doctor José Manuel Abuchaibe, es atentar contra la verdad y la voluntad popular, pasando la oposición al Gobierno, para convertirse en unos mercaderes del beneficio y sin inventario, que arroje réditos políticos por encima del honor que merece la patria para defenderla.

Si la malicia se aplica, las actuaciones de la oposición dejarían mucho que pensar y se estimaría que Petro les tiene pisado el rabo y por ello los obliga a transar. 

Ojalá que esté equivocado y la aparente sumisión de la oposición que se vislumbra, obedezca a estrategias superiores a cualquier cálculo político presidencial, que doblegue al Gobierno, y no nos destruya, en cuyo caso sería una jugada maestra para aplaudir. Pero la sensación nos hace sentir y pensar de otra manera. Ojalá me equivoque.

Si la oposición ‘’torea’’ este mandato de la Constitución, las candidaturas presidenciales entrarían en un escenario desfavorable que crea dudas, que ayudan a Petro y debilitan la oposición. ¡Ojo con esa jugada!

Desconocer la inmensa y nutrida manifestación del 21 de abril en todo el país, es tapar el sol con las manos. 

Quizás la molestia de las bocinas al oído del Presidente, le llegaron en la tonalidad del Shofar que libera las almas del pueblo, cuando se sienten acosadas por los espíritus del mal. ¡La paz y la confianza se pierden, cuando el pueblo descubre las mentiras!

Hasta los partícipes de su cuerpo ministerial y su consejera de cabecera, la señora Laura Sarabia, aceptaron que la marcha fue inmensa, que obligaba a una reflexión. Pero el Rey no piensa igual. La asume como un fracaso. 

A mi manera de ver, la suma de participantes, ¡debió pasar de tres millones en todo el país!

Lo que sí está claro, es que PETRO, dio a entender claramente que EL 1o. DE MAYO, convocará las fuerzas populares del país, para demostrar que la gente que salió a las marchas hacen parte de la élite colombiana y la ultra derecha. Todo esto puede provocar una revuelta popular; a eso apuntan las intenciones del Presidente.

Es oportuno hacerle ver al ciudadano de a pie, que todos estamos obligados a defender nuestros derechos. Para tal efecto, no existen las estratificaciones. Por eso la marcha fue homogénea.

¿Qué puede entonces ocurrir el primero de mayo, día del trabajo? Muchas cosas, a saber:

La primera de ellas, es que ante la soledad del Rey presidente y la falta de apoyo, se recurra a través de sus colectivos, a las vías de hecho, dándole un golpe a la democracia y engañando a las centrales obreras, con carnadas tipo promesas y plata.

Dos, que se convoque pero con inclinación agresiva a las fuerzas subversivas, para que hagan presencia, lo que sería un desafío para las Fuerzas Armadas y policiales y, una total vergüenza que estos se tengan que arrodillar si hay alteración del orden público, como ha ocurrido antes con la presencia de los indígenas y subversivos que usan machete vs. fusiles, quedando silenciadas las armas y escurrido el valor moral del pelotón.

Y… tres, que luego del caos provocado por el mismo, sirva de puente para decretar el Estado de Conmoción Interior que, de acuerdo a la Constitución de 1991, busca estabilizar la Seguridad del Estado, expidiendo decretos que tendrían fuerza de ley. Esto sería la estrategia para desaparecer del mapa el juicio político. ¡OJO CON ESTO ULTIMO!

Y… la “ñapa”, es que su convocatoria sea lánguida y sea cuchillo para su propia garganta. Esta parte seria interesante contemplarla, porque surge la pregunta del millón que justificaría la posible anemia del 1o. de mayo, que sería preguntarnos:

¿CÓMO PODRÍAN PARTICIPAR EL 1o. DE MAYO, AQUELLOS QUE ESTUVIERON EN LA MARCHA DEL 21 DE ABRIL? ¿DOBLE MORAL?

CREO QUE VENDRÁN MUCHOS IMPORTADOS DEL VECINO PAÍS.

Sobre Revista Corrientes 3577 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.