Muere Franz Beckenbauer, leyenda del fútbol alemán

Copa del Mundo de Fútbol 1974 | Equipo alemán con el trofeo. Final de la Copa del Mundo 1974 en Munich: El campeón del mundo Franz Beckenbauer (izquierda) y el portero Sepp Maier con el trofeo de la Copa del Mundo.

Franz Beckenbauer es considerado como la máxima leyenda del fútbol alemán y fue campeón del mundo como jugador en 1974 y como entrenador en 1990 además de haber ganado tres veces la antigua Copa de Europa con el FC Bayern y una Eurocopa con Alemania.

En los últimos años había estado retirado de la vida pública por problemas de salud y también por el escándalo desatado por presuntas irregularidades en su trabajo para conseguir para Alemania la sede del Mundial 2006. 

«Con profundo dolor comunicamos que nuestro padre y mi marido, Franz Beckenbauer, murió el domingo, tranquilamente en el entorno de su familia. Pedimos poder llevar el duelo en paz y omitir toda pregunta», informó su familia. Precisamente este lunes, la Primera Cadena de la Televisión Alemana (ARD) tenía programada la emisión de un nuevo documental sobre la vida de Beckenbauer.

Beckenbauer falleció este pasado domingo 7 de enero

En el documental, además de imágenes de archivo, hay declaraciones de antiguos compañeros suyos en el Bayern, como Sepp Maier o Paul Breitner, y de la selección alemana como Günter Netzer. También aparecen personas destacadas de la vida alemana que lo siguieron como aficionados, como el recientemente fallecido exministro de Finanzas Wolfgang Schäuble, el exministro de Exteriores Joschka Fischer o el exministro de Interior Otto Schily.

Su exesposa Sybille Beckenbauer también es entrevistada en ese documental, igual que su excompañera Diana Sandmand y su hermano Walter Beckenbauer. El exjugador, sin embargo, no pudo ser entrevistado para este documental sobre su vida.

jov (efe, dpa, spiegel)

Imagen: Getty Images/A. Rentz

Franz Beckenbauer: la muerte de un «Kaiser»

Fue campeón del mundo como jugador y como entrenador. Muchos vieron en Franz Beckenbauer una figura de culto, aunque su brillo se opacó por presuntas irregularidades en la concesión del Mundial 2006 a Alemania.

Adiós al «Kaiser»

Franz Beckenbauer, conocido como el «Kaiser» (emperador) en Alemania y en el extranjero, murió el domingo 7 de enero de 2024, a los 78 años. «Fue definitivamente el futbolista alemán más grande de todos los tiempos, y, además, una de las personas más magníficas que he conocido», dijo el vicepresidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Hans-Joachim Watzke, al conocer la noticia este lunes.

La imagen del mejor defensa del futbol mundial cuando defendía los colores del Bayer. Foto DPA

Colección de trofeos

Beckenbauer nació poco después del fin de la II Guerra Mundial, el 11 de septiembre de 1945, en Múnich. Entre 1965 y 1983 sentó las bases de su carrera futbolística: con el FC Bayern München ganó cuatro veces el campeonato alemán y la copa. Además, fue campeón una vez con el Hamburgo. Le siguieron tres títulos con el Cosmos de Nueva York. También ganó cuatro títulos europeos y una Copa Mundial.

Fuera de la cancha

Los agentes publicitarios y sellos musicales descubrieron rápidamente el potencial del futbolista: durante décadas, Franz Beckenbauer hizo publicidad para diversos productos, desde sopas preparadas hasta telefonía móvil. Y también sacó un disco. Su típico acento bávaro lo hacía inconfundible.

La cúspide deportiva

El juego de Beckenbauer tenía elegancia. Su forma de anticipar jugadas y sus pases precisos y geniales le dieron fama mundial. Su mayor triunfo lo celebró en 1974, cuando condujo a la victoria, como capitán, a la selección nacional alemana de fútbol, en el Mundial que jugó de local.

Un balance ideal

Como jefe del equipo, Beckenbauer condujo a la selección alemana a su tercer título mundial, ante Argentina, en 1990. Cuatro años antes, había sido derrotado por ese mismo rival, resultando vicecampeón. Tras la jugada final en Roma, disfrutó en silencio la victoria, antes de celebrar. El «Kaiser» fue el segundo, tras Mario Zagallo, en ganar un Mundial primero como jugador y luego como entrenador.

Entrenador y funcionario

Tras el triunfo en el Mundial, Beckenbauer volvió a dedicarse al fútbol de clubes, primero en el Olympique Marseille. A partir de 1991, asumió un cargo directivo en el Bayern de Múnich. Como entrenador interino, ganó el campeonato alemán y la Copa de la UEFA. Entre 1994 y 2009, contribuyó, como presidente, a forjar los logros del Bayern, que se convirtió en uno de los mejores equipos del mundo.

El Mundial de Alemania

Desde 1998 hasta 2010, fue uno de los vicepresidentes de la Federación Alemana de Fútbol (DFB). También lideró el comité encargado de promocionar la candidatura de Alemania para organizar el Mundial 2006. Beckenbauer lo consiguió, y Alemania vivió su cuento de hadas de ese verano. Pero esa historia también incluyó un capítulo sombrío.

Foto DPA Bieri

Millones inexplicables

Antes del Mundial 2006, fluyó dinero de modo que nadie pudo explicar. Seis millones de francos suizos fueron transferidos de una cuenta de Beckenbauer y su antiguo gerente, a través de un bufete de abogados, al entonces vicepresidente de la FIFA, Mohammed bin Hammam. Una transferencia que alimentó en la Fiscalía suiza la sospecha de fraude, lavado de dinero y malversación de fondos. 

El balón fue su mundo

Durante un buen tiempo evitó las apariciones públicas. Pero se manejaba ante los medios de prensa tan bien como en la cancha y en la mesa de negociaciones, entre los funcionarios del fútbol. El nombre de Franz Beckenbauer llegó a convertirse en una marca, que impuso su sello al fútbol alemán.

El «Kaiser» y las mujeres

El atractivo de Franz Beckenbauer también surtió efecto en las mujeres. Con cuatro parejas tuvo cinco hijos. En medio del trajín del Mundial de Fútbol en Alemania, contrajo matrimonio en junio de 2006 con Heidi Burmester, su tercera esposa. Con ella, tuvo dos hijos.

Imagen: Imago/GEPA pictures

Tragedia familiar

Stephan fue el único de sus hijos que siguió las huellas del padre y se volvió futbolista profesional, en el FC Saarbrücken. Más tarde, trabajó con éxito como entrenador de la división juvenil del Bayern. A fines de julio de 2015, murió debido a un tumor cerebral, con solo 46 años de edad.

Luces y sombras de Kaiser

Antes del escándalo por el Mundial 2006, Beckenbauer recibió críticas por fijar su residencia principal en Austria desde 1982, presuntamente por razones tributarias. También se le criticó por dejarse convencer por los productores de gas rusos de convertirse en «Global Ambassador» en 2012, así como por votar a favor de Rusia para que organizara el Mundial 2018.

Mirada retrospectiva

Finalmente, el proceso por el Mundial 2006 celebrado en Alemania fue cerrado porque los cargos prescribieron, y también por los problemas de salud de Beckenbauer, que se convirtió en presidente honorario del Bayern de Múnich. Desde 2016, fue sometido a dos operaciones cardíacas. Tras su muerte, múltiples figuras han rendido homenaje a un hombre que marcó como pocos el fútbol alemán.

Imagen: picture-alliance/dpa/I. Fassbender

Sobre Revista Corrientes 2939 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]