Mis recuerdos de Orlando Cadavid y los años de la guerra de la mafia

Por Julio Betancur C.
Orlando Cadavid Correa, el periodista grande que acaba de morir, nos encomendó delicadas misiones y la vida nos permitió integrados al equipo periodístico de Caracol Antioquia cumplirle a la audiencia con una reportería seria, honesta y ética…
En las elecciones estaba comprometida toda la redacción, desde las 6:00 de la mañana se iniciaba la transmisión como la del 11 de marzo de 1990 donde fue elegido presidente César Gaviria que le ganó a sus rivales Hernando Durán Dussán y Ernesto Samper Pizano.
Esa jornada a las 5:00 de la tarde Yamit Amat estalló el extra, extra, extra César Gaviria elegido nuevo presidente de Colombia y la información la basó en el sistema llamado “a boca de urna” donde consultaban al elector antes de votar y otra paralela después de votar, cruzaban la información y se tenía el dato más aproximado.
Pero esa misma noche, cuando ya nos preparábamos a descansar, se presentó una balacera en el sector de La América, y Otato me dijo: “Julio César, solo estamos usted y yo, ¿Me ayuda?” Y salí en el móvil de Caracol al sector acordonado por Policía…. Esa noche estalló el enfrentamiento de Fernando Galeano Berrio con Pablo Escobar Gaviria por una caleta de US $20 millones de dólares que escondía Galeano… Años después, contó Ottato que Galeano había sido asesinado por la gente de Pablo Escobar en la cárcel La Catedral.
El narcotráfico aceleró la guerra, era el gobierno de César Gaviria, se movía el Bloque de Búsqueda, se crearon los Perseguidos por Pablo Escobar conocido como Los Pepes, los paramilitares y el Cartel de Cali, todos contra Pablo Escobar… El jefe del Cartel de Medellín, escuchaba permanentemente a Caracol.
Los carros bombas estallaban en Bogotá, Cali, Medellín y aquí Orlando Cadavid con su grupo leal de redacción, estaba en todos los frentes: era el despegue de la presidencia de César Gaviria, estaba al frente de la gobernación de Antioquia Gilberto Echeverri Mejía y estrenaba el primer alcalde por elección popular Juan Gómez.
El 28 de junio de 1990 nos despedimos en los pasillos de Caracol de Miriam Naza Sampayo, la inolvidable compañera que enseñaba a tejer a Luis Alberto Mogollon…A los 30 minutos estalló el carro bomba en la Estación Libertadores cerca al comando del Cuerpo de Bomberos y apagó una de las voces más bellas de Caracol; allí también pereció la esposa del abogado Jorge Iván Carvajal y numerosos heridos…

EL FALSO SECUESTRO DE IVAN ZAPATA ISAZA


La voz que hizo grande desde el 7 de agosto de 1957 el Radioperiódico Clarín, Iván Zapata Isaza, era locutor oficial del noticiero Cómo Amanecíó, Cómo Va y como Anocheció Medellin y recibí una llamada de Elsa la secretaria del noticiero, urgente de Orlando Cadavid, que me esperaba que bajara del aeropuerto…
Al llegar me dijo: -Julio César, parece que Pablo Escobar secuestró a Iván Zapata Isaza. Me quedé frio, al rato entraron Luis Alberto Mogollón Gil, Jorge Luis Velásquez, Rodrigo Martínez Arango, Beatriz García Fernández, Javier Vanegas Montoya, y León Jairo Saldarriaga jefe de redacción, nadie sabía el paradero de Iván Zapata Isaza.
En las siguientes horas de incertidumbre por la desaparición de Iván Zapata Isaza el hijo de Doña Tránsito Isaza, del berrio Gerona,  un cable de la Agencia Española EFE difundía al mundo el secuestro del locutor Iván Zapata Isaza de la cadena Caracol a manos del Cartel de Medellín.
Cada uno teníamos una misión en la búsqueda, Otato pidió consultar con los abogados Alberto José Salomón Lozano Cifuentes, Alberto Betancur González, Guido Parra Montoya y el gerente del proyecto Metro de Medellín Diego Londoño White… Al día siguiente, se produjo el comunicado respuesta de Pablo Escobar, nada tenía que ver con la desaparición del locutor Iván Zapata Isaza.
Días despues sonó el teléfono  en la Sala de Prensa del aeropuerto de Rionegro, Orlando Cadavid me dijo: -Iván no estaba secuerstrado, estaba de parranda… La policía ya lo localizó.

Tres días pasaron, Iván se presentó en Caracol, a puerta cerrada habló con Otato y a partir de ese día su esposa Luz Elena llegaba a las 7:00 en punto de la noche a recogerlo para llevarlo a su casa donde ya lo esperaba su hija Astrid Elena, quien se graduó con nota sobresaliente de comunicadora social periodista en la Universidad de Antioquia,

HERNANDO SANTOS NO CREYO EN GARCIA HERREROS
Un viernes de febrero de 1991 en la noche, nos reunimos con Orlando Cadavid y Luis Alberto Mogollón, quien nos contó que un compañero suyo del seminario, sacerdote eudista le informó que en Coveñas se había producido un encuentro de Pablo Escobar con el padre Rafael García Herreros y que era conveniente seguirle la pista al sacerdote que estaría preparando su entrega mientras avanzaba en Bogotá la Asamblea Nacional Constituyente, que debería parar la extradición.

Cuando me encontré en el aeropuerto de Rionegro con el Padre García Herreros, lo abordé y empecé por hablar de paz y el mar de Coveñas… El personaje creador del Minuto de Dios me confirmó que estaba en acercamiento para que “Esa oveja descarriada se entregara” y declaró: “Le pido a Dios que se calme el mar de Coveñas, que Dios ilumine su mente y alcancemos la paz”. También me confió un mensaje para el director del periódico El Tiempo Don Hernando Santos Castillo, sobre la próxima liberación de su hijo Francisco Santos Calderón… 

Pero Don Hernando Santos, no creyó en el sacerfdote eudista Rafael García Herreros…

LA MUERTE DE DIANA TURBAY…
El 25 de enero de 1991, el equipo periodístico de Caracol al mando de Orlando Cadavid Correa, le dio la noticia al mundo, la muerte de Diana Turbay en cautiverio… Esa noche, llegó al aeropuerto de Rionegro el antiguo avión presidencial Fokker 001 trayendo a bordo al expresidente Julio César Turbay Ayala y su nueva esposa Amparo Canal y la madre de Diana, Nydia Quintero y Gustavo Balcazar su segundo esposo… Además, los acompañaba la Consejera Presidencial para la Seguridad de Medellín María Emma Mejía Vélez.
Todo el tiempo permanecieron los dos matrimonios y María Emma en la Sala de Prensa, en las cabinas de Telecom elaboré los informes para Caracol Radio y apoyo a la redacción de El Colombiano y mi Columna VIP…

A las 10 de la noche Medicina Legal anunció que entregaría el cadáver de Diana Turbay, después de las 10:00 de la mañana del día siguiente… Me comuniqué con alcaldía, gobernación y presidencia. Sobre la 1:30 de la madrugada, vi llorar a los padres de Diana a la llegada del coche fúnebre con los restos mortales de Diana… Me abrazaron y me dijeron: Julio, Dios se lo pague y en el avión presidencial los acompañó María Ema Mejía en el vuelo hacia Bogotá.
El 20 de mayo de 1991 Francisco Santos fue liberado por Pablo Escobar, cumpliéndole la promesa que le había hecho al padre Rafael García Herreros y fue otra chiva de Caracol Radio.
Algo pasó que en abril de 1991 no volvieron a llegar vía fax los comunicados de Pablo Escobar Gaviria y Los Extraditables. Orlando Cadavid un viernes en presencia de Luis Alberto Mogollón, me pidió que enviara razón al hombre más buscado del mundo, con los abogados que sabíamos estaban vinculados con el narcotraficante.
Lunes 6:00 de la mañana, hable con el abogado Guido Para Montoya, que ya se sabía que era vocero del grupo de juritas del capo y al martes temprano volvieron los comunicados de prensa al fax de Caracol Medellín.
Una bomba fue dejada una noche a la entrada de Caracol y un portero valiente la sacó a media calle y se comunicó con el Grupo Anti Explosivos y el Bloque de Búsqueda que la desactivaron…

LA ENTREGA DE ESCOBAR CHIVA DE CARACOL


El viernes 14 de junio de 1991, nos reunimos en la redacción de Caracol para planificar el cubrimiento de la inminente entrega de Pablo Escobar Gaviria, al someterse a la justicia… Otato dijo: -Quien tiene un buen contacto en la gobernación? Le respondí -Esta semana viajó al exterior el gobernador Gilberto Echeverri, allá tengo a Jesús Rafael Fernández Ceballos, secretario general.
Me dijo Orlando: -Julio César tenés dos ases en la mano, la torre de control con tus amigos del aeropuerto y Fernández Ceballos. Me reuní en su despacho con Jesús Rafael y adoptamos una clave, por la forma de tomar café, le dije que me identificaría como Juan Valdez… Recorría los locales del aeropuerto y los teléfonos públicos para no ser interceptado y empezó la semana de la espera, 
El lunes 17 de junio llegó el padre Rafael García Herreros y me exigió que no lo siguiera, pero confirmó que la entrega estaba próxima. Salió en un taxi por la autopista Medellín-Bogotá… Y a medio camino, dentro del túnel jurisdicción de Copacabana, se produjo el cambiazo. El sacerdote fue vendado y llevado a otro taxi gemelo de Flota Córdova, mientras el conductor recibió una gruesa suma de dinero, con la condición de no volver al aeropuerto y guardarse por varias horas, así lo hizo Miguel Ángel el taxista.
Al día martes 18 le dije que Jesús Rafael Fernández me había confirmado que estaba listo, el helicóptero de la gobernación para recoger a Pablo Escobar en alguna parte de la geografía de Antioquia.
Miércoles 19 de junio de 1991, a las 4:10 de la tarde, llamé desde la gerencia regional de Aerocivil a Orlando Cadavid y le dije, listo todo el mundo a sus puestos, en 10 minutos despega el helicóptero, va el padre Rafael García Herreros y están esperando a Luis Alirio Calle, que será periodista testigo de la historia.
Sonó en la cadena Caracol el extra, extra… Orlando Cadavid, desde la cabina anunció: Desde el aeropuerto José María Córdova, Julio Betancur con el inicio de la entrega de Pablo Escobar Gaviria.
-Aquí aeropuerto José María Córdova, a partir de este momento, se suspenden todas las operaciones en el cono de aproximación del Valle de Aburrá, la aviación regional se traslada al aeropuerto de Rionegro, para permitir la operación de entrega de Pablo Escobar Gaviria.
Desde cualquier rincón de la ciudad, en esta tarde despejada, será visible en minutos, el despegue del helicóptero amarillo de la gobernación de Antioquia desde La Alpujarra… Repetimos, se suspende todo tipo de operaciones sobre Medellín y Valle de Aburrá.
No habían transcurrido 10 minutos, cuando Orlando Cadavid Correa, anunciaba que el helicóptero al parecer ya había hecho una parada en el camino y había recogido a Pablo Escobar y se dirigía a la cárcel Las Catedral de Envigado.

En ese momento se reportó desde la cercanía el puesto de avanzada que había confiado Otato al periodista Jairo Calle Coneo, quién, con binoculares de largo alcance, vio y narró el momento en que la nave se posó en la cancha de fútbol de la cárcel la Catedral y le confirmó al mundo por Caracol la entrega de Pablo Escobar Gaviria, que al otro día fueron titulares con crédito para la Primera Cadena Radial Colombiana la confirmación de la entrega de Escobar Gaviria.
Y DESPUES LLEGO LA FUGA DE PABLO ESCOBAR
Rodrigo Martínez Arango, uno de los mejores reporteros de policía, junto con Beatriz García Fernández, quien cubría 4ª Brigada y orden público, empezaron a recibir información de lo que ocurría en la cárcel de máxima seguridad La Catedral.
Alberto Betancur González, abogado, con varios aguardientes en la cabeza, narró la forma de ingresar a La Catedral:, nos dijo -Va el camioncito 3 ½ a llevar víveres, la carne y queda un espacio libre de 60 a 70 centímetros al fondo donde se camuflan los visitantes… Y ya la información la tenía también los servicios de seguridad y hasta la Presidencia de la República, pero se demoraron en el operativo de traslado de Pablo Escobar Gaviria a una cárcel de máxima seguridad como la de Itagüí a donde habían enviado a los hermanos Ochoa, desde su entrega…
La desaparición y asesinato de los Galeanos, determinó la intervención tardía y Caracol le contó al mundo la fuga de Pablo Escobar Gaviria, la mañana del 22 de julio de 1992…
De nuevo se desató la guerra, la DEA americana envió sus mejores expertos y equipos sofisticados para escanerar las redes telefónicas.
RETENIDOS MANUELA Y JUAN PABLO ESCOBAR
El viernes 19 de febrero de 1983, la secretaria de la Sala de Prensa, me informó que Edgar Acosta, empleado de Avianca, había preguntado por mí muy preocupado… Creí que le había pasado algo a su hijo el popular patinador Jumbo Acosta, me dirigí al baño y me siguió. Allí me entregó una hoja con los nombres de Manuela y Juan Pablo Escobar Henao y su novia, habían sido retenidos al momento de estar en sala de espera del vuelo 060 con destino a Miami, en el muelle internacional,
Llamé a Orlando Cadavid y le dije: -Amigo, en 5 minutos pase a la iglesia de la Consolata que tenemos la noticia del día y anúnciele a los colegas de la cadena en Bogotá que vamos a trabajar y se dañó el almuerzo.
Fui con la noticia noticia redactada en una hoja al hotel Las Lomas, le pedí a su gerente Álvaro Rey Mora, me facilitara el fax para enviar dos despachos, el uno a la presidencia de Bavaria para desde allí hacerlo llegar a Caracol Bogotá y la segunda copia la envié al fax a las oficinas de Ariola y el hijo de Hercovalle, lo entregó a Orlando Cadavid Correa…
El comandante del Bloque de Búsqueda, al saber que tenía la noticia se descompuso y además lo rematé anunciando que la tenían también en El Colombiano y en la dirección de noticias de Caracol Bogotá y Medellín y le mostré la noticia con el registro de envio por fax.
Al rato se calmó  el alto oficial y anunció que retiraría al Bloque de Búsqueda porque el aeropuerto se llenaría de periodistas… Calculé que demorarían en llegar unos 40 minutos. Pero después de estallar la noticia de Manuela y Juan Pablo Escobar, en 10 minutos llegaron los periodistas y camarógrafos, que habían ido al cubrimiento de la noticia ese mismo día, cuando fue dinamitada la finca La Manuela de Pablo Escobar en el Oriente Antioqueño
El comandante de la Policía de Turismo le transmitió a Juan Pablo que yo deseaba un reportaje… Accedió, pero le puse de condición que saliera a la plataforma. Ya había anunciado a los colegas que tendría declaraciones del hijo de Escobar Gaviria prófugo de la justicia y les facilitaría la labor a camarógrafos y fotógrafos sacándolo a plataforma y así ocurrió el reportaje de 15 minutos.
Al final, del reportaje Juan Pablo me dijo que su padre tenía la intención de entregarse a las autoridades, pero el gobierno no tenía interés en cárcel para su papá.. El joven de Juan Pablo le mandó un mensaje a su padre, que fue emitido en la trasmisión que hicimos para las cadenas TeleMundo y la CNN, esa noche con imágenes de apoyo, sacamos el reportaje y al terminar el servicio con CNN, recibí una llamada -Julio Betancur, gracias, gracias… Saber que mis hijos están a salvo. Fue Pablo Escobar.
El último capítulo de estas historias correspondió al 2 de diciembre de 1993… La redacción de Caracol Medellín, se anticiparon al anuncio oficial del gobierno, el Bloque de Búsqueda y difundió al mundo la muerte de Pablo Escobar Gaviria.
Ese día, cambiamos el libreto del día y esperamos entrevistar a los personajes. Mientras Antanas Mokus llegaba y lo abordaban colegas de RCN radio y Todelar, aproveché y en segundos estuve al lado de ministros, Procurador y Altos Mandos Militares que se desplazaron a la ciudad.
Ese 2 de diciembre, me preguntó Orlando Cadavid- Julio César, ¿Cómo están las cosas por allá en el aeropuerto? -Respondí., aquí mi filosofo de cabecera, el lustrabotas Pastranita, a todo el que decía que ya iban a estallar a Medellín, sentenció: “No, nada, nada va a pasar en Medellín… Mataron al patrón y no hay quien les pague”.
EL OLFATO DE ORLANDO CADAVID

En elecciones Orlando Cadavid Correa, convocaba a trabajar en la jornada electoral y con la elección popular de alcaldes, me envió a cubrir todo el día a Oscar Peña Álzate, conservador, con una extensa campaña publicitaria y le pedí que al cierre de la jornada electoral me permitiera acompañar a Omar Flores Vélez… Así fue, estuve en la Misa Campal de 2 horas en el barrio Campo Amor, a las 4:00 en punto partí al barrio Belén Los Alpes a casa del hijo artesano del calzado y mientras él descansaba, yo atendía el teléfono. Cuando Orlando Cadavid proclamó el triunfo del primer alcalde popular liberral de Medellín, sucesor de Juan Gómez, lo invité al móvil de Caracol y partió la caravana de la victoria a la sede del directorio liberal, en el camino soltó chivas y sus primeras declaraciones como alcalde electo…

A los díass en el aeropuerto Oscar Peña Alzate, me dijo: «Tenía usted razón Julio, mientras Omar se dedicaba a conseguir votos, yo rezaba, la fórmula hay que invertirla, primero los votos y después rezar».
En las elecciones de Alcalde y Gobernador de Juan Gómez Martínez la proximidad con El Colombiano y sostener 14 años esta Columna VIP que nació en ese diario,nos daba mayor acceso a información privilegiada, que sabíamos aprovechar.
Y una nota final: cuando Pablo Escobar Gaviria, empezó a liberar periodistas, después de Pacho Santos Orlando Cadavid Correa, ideó una fórmula que funcionó: le comprabamos los tiquetes y por la proximidad con el grupo Santo Domingo, nos asignaban sillas en primera clase, llegaba el periodista liberado Juan Vita, Richard Becerra y otros más y Caracol cubría con mi tarjeta de crédito y acompañaba en el avión, en el trayecto de Rionegro a Bogotá de unos 40 a 45 minutos donde teníamos un diálogo a 30 mil pies de altura relajado…

Al aterrizar en Eldorado, se formaba el alboroto y mientras organizaban fotógrafos, camarógrafos y periodistas de todos los medios, rodaban los reportajes en Caracol nacional y yo estaba regresando a mi base en el aeropuerto José María Córdova en el siguiente vuelo, para rematar en la tarde con un encuentro con Otato.
Orlando Cadavid Correa, nunca lo vimos en cocteles, fiestas o velorios… Solamente una vez, por compromiso con el gerente de Caracol Luis Salazar, entramos juntos al Salón Dorado del Club Unión con motivo del cambio presidente de Caracol y nos tocó el anuncio de la llegada del Manicomio de Vargasvil al horario de la 1:30 de la tarde, donde Montecristo solo quedaría con señal que llegaría a Caldas, Quindío y Risaralda, el resto del país: Antioquia, Valle, Cundinamarca, Cauca, Nariño y la Costa Caribe iría Vargasvil… 6 meses después se retiró Guillermo Zuluaga Montecristo, de Caracol y de la radio.

Solo lo vimos en unas exequias, acompañó al hermano Carlos Cadavid Correa, que vivió con él, en su apartamento de la urbanización Carlos E. Restrepo.
Y otra vez tuvo el susto de su vida, lo atracaron y lo despojaron de su vehículo… Tramitó la reclamación del seguro y decidió guardar la plata y nunca más comprarse otro automotor.
Fue un lector y un melómano espectacular… Su discoteca supera a la de muchas emisoras, con Rodrigo Pareja Montoya, pasaban las horas recordando tangos; su línea telefónica fija le servía para estar en comunicación con sus muchos amigos a lo largo y ancho del país…
Las tertulias con el maestro de maestros Antonio Pardo García; los recuerdos de Manizales, cuando se comunicaba con Miami y el sintocayo Eucario Bermúdez; los encuentros con Héctor Rodríguez Villa, a quien consideraba uno de los mejores reporteros de policía, al lado de Rodrigo Martínez.
Disfrutaba de los cuentos y charlas de las Sabanas de Bolívar de Rubén Darío Hoyos Chamorro; el lenguaje descomplicado de Jairo Calle Coneo; el cuidado en cada informe de Jorge Luis Velásquez Valencia; el estilo de redacción de León Jairo Saldarriaga López, que aceptó jugosa oferta de El Colombiano; de Carlos Herrera Márquez, su consagración y responsabilidad en cada emisión de Noticias Caracol y de Beatriz García Fernández, sus contactos en la 4ª Brigada y en el manejo del orden público.
Orlando Cadavid Correa. adiós compañero, maestro del periodismo, de esa generación en donde trabajamos sin horarios para llegar día y noche a las audiencias regionales y nacionales con el alma. Gracias por haber sido amigo…

Sobre Revista Corrientes 6871 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]