Messi, ideólogo de la izquierda

Lionel Messi Foto Medio Tiempo

Por Oscar Domínguez Giraldo

No corren días buenos para Leonel Messi. El 8-2 frente al Bayern en Lisboa lo tiene pasando papeles para retirarse del Barcelona. 

Desde mi condición de hincha, le notifico que no le acepto la renuncia al fútbol; sus fans lo necesitamos. Tómese un sabático y vuelva al campo, su hábitat. 

Mientras le pasa la frustración y descansa de la sobredosis de fútbol que acumula, digamos que Messi suele tener la discreción y el bajo perfil de San José. Nada de vedetismos estridentes. Este ganador del Óscar del fútbol, no parece  hecho para el protagonismo farandulero. Casi  pide perdón por su excelencia balompédica. Es feliz haciendo lo que hace desde los cinco años de los 33 que cumplió el 24 de junio: jugar con el virtuosismo con que sus paisanos Les Luthiers ejecutan su música. 

Apenas habla para agradecer y dedicar a los suyos las distinciones que le llueven. Es tan discreto que Maradona comentó en voz baja, solo al oído de Pelé y de todo el mundo, gracias a un teléfono “seguro”, que no tiene condiciones para mandar al resto de la tribu.  

Bar del barrio Belén Rincón, en Medellin,en el que un artista plasmó su concepción del juego limpio.

Su fuerte no es la prosa. Este ideólogo de la (pierna) izquierda que  hizo visita desteñida visita de médico a Bogotá para jugar, disfruta del fútbol por el fútbol. Como cuando jugaba en su Rosario natal, la tierra del finado Negro Fontanarrosa, quien vivía para este juego.  

La primera vez que vino a Bogotá, fui hasta su hotel a ver si lo veía asomarse por una rendija para contárselo a mis nietos, pero tuve que regresar a casa sin mejorar mi hoja de vida con sus escasos centímetros de estatura en mi disco duro. 

De niño, como nos sucede a todos los que le hemos dado patadas al balón,  Messi, a quien se le detectó un madrugador accidente hormonal que le impedía crecer, jugaba para el olvido. O para Jorge Horacio, su padre y  primer entrenador. En los primeros teteros de pecho, mamá Celia María Cuccittini, le inoculó el AZ del fútbol.  

Fue rechazado por el River Plate después de hacer el kinder en las divisiones inferiores de Newell’s Old Boys. A los 13 años recaló en el Barcelona que finalmente pagó la cuenta del tratamiento por su enfermedad hormonal. Desde entonces no se ha movido de allí, salvo para jugar con la selección argentina donde no le ha ido bien, no ha logrado campeonar con sus paisanos. 

Activista del signo cáncer, nunca ha tenido el fútbol por cárcel, es decir, como pretexto prosaico para rebuscar el sustento. Lo  testifican la entrega, alegría y altruismo con que lo  practica. Habría podido jugar gratis. Para qué plata si se puede convertir el fútbol en una de las bellas artes… pedestres.  Pero en tiempos del capitalismo salvaje toca cobrar. Además, la vida del jugador  es fugaz como un estornudo.  

Tiene rostro de niño bueno, de aquellos que se toman la sopita, al contrario de su paisana más famosa,  Mafalda. Si otro argentino, Borges, lo hubiera visto jugando, habría renunciado a su furioso “ateísmo” balompédico.  

(Traducido a literatura, el fútbol de Lío, como le dice machaconamente Maradona, quien le alquiló el hombro para llorar después de fracasar en Sudáfrica, está más cercano de la lúdica de Cortázar que de la hermosa y escéptica prosa de Borges). 

Un ex entrenador suyo en la selección argentina, Basile, le daba carta blanca: “Hacé lo que querás”. O sea que podría  llevar Play Station para jugar mientras los demás sudan plusvalía a las patadas.  

“Es la esencia del fútbol”, tronó el temperamental Joan Laporta, expresidente del Barcelona, quien autorizaba los cheques para el pibe del sueño. Y de ensueño. 

Hay pocos escándalos en la hoja debida de Messi. Bueno, salvo líos por impuestos y una que otra escapada de la epístola de Pablo para echarse una canita al aire. En esa discreción se parece a su anónima pierna derecha que apenas le sirve para subir y bajar del bus. Messi podría jugar sin esa pierna. Su izquierda trabaja  por las dos. Si hubiera nacido derecho, sería médico, siquiatra, periodista, ascensorista. O vendedor de churrascos. 

Los zurdos como él también son gente. La lista de “siniestros” es larga: Da Vinci, Miguel Ángel, Picasso, Marceau, Chaplin, Marilyn Monroe, Clinton,  Castro, Hugo Chávez, Barack Obama. El propio Maradona, de quien es admirador y antípoda en la vida personal. 

Los defensores persiguen – para inutilizarla- su izquierda hecha para el asombro. 

Hace tiempos se aproximó al virtuosismo de célebres “10” como Pelé y Maradona. Hasta el punto de que ha clonado dos goles de su paisano: uno contra el Getafe considerado el gol de siglo, pues eludió hasta al viento, y otro con la mano que vimos millones en el mundo, salvo el árbitro – Eróstrato con pito- que quería entrar a la historia por la puerta de atrás.   

Menos mal, cuando enfrentó a Colombia, en Bogotá,  la Pulga dejó su arte en casa. En general, repito, le sucede cuando juega con la selección gaucha. Felizmente, dicen sus antagonistas. 

Messi le ha dado estatus a números  18 y al 19, números que a nadie le dicen nada. Es como llamarse Francisco, antes de que nombraran al Papa actual, su paisano, hincha de san Lorenzo. 

Sus marcadores tienen pesadillas y cólicos la víspera del partido contra Messi y su corte. Agradecerían un pequeño infarto, una migraña, que dejara a Messi en casa, o los dejara a ellos viéndolo jugar por televisión. Otros quisieran pedirle un autógrafo en la cancha, pero no lo hacen porque sospechan que la tribuna podría silbarlos. Ya lo harán en el supermercado, o en la claustrofobia de algún ascensor. 

Después de verlo actuar – es un actor- queda claro que ahora el fútbol es de apellido Messi, el hombre más parecido a un domingo feliz. (Estas líneas pasaron por el taller de latonería y pintura). 

SOBRE MESSI 

El diario El Comercio, del Perú, del Grupo de Diarios de América, GDA,  publicó alguna vez esTos comentarios sobre el talentoso de Rosario: 

1. «Messi es la leche (sic). Yo creo que ni Maradona dribleaba así, con esa velocidad» 

Vicente del Bosque, seleccionador español. 9 de octubre de 2007. 

2. «Messi es un jugador que ha revolucionado el fútbol en el mundo» 

Alfredo Di Stéfano, leyenda del fútbol mundial. Diciembre de 2009. 

3. «Messi es un jugador mágico, espectacular. Tiene el ritmo de Cruyff y la calidad técnica de Maradona» 

Joan Laporta, presidente del FC Barcelona. 4 diciembre de 2009. 

4. «Gracias a Dios, Messi en la selección argentina no juega ni el diez por ciento de lo que juega con el Barcelona, lo cual deja muy satisfechos a todos los brasileños»

Lula, presidente brasileño. 

5. «Es asqueroso comparar a Messi con Maradona» 

Johan Cruyff, leyenda del fútbol mundial. 29 de marzo de 2010. 

6. «Lo que hace Messi en el campo es arte. Parece sacado del Playstation» 

Arsene Wenger, entrenador del Arsenal, 30 de marzo. 

7. «Es el barrilete cósmico» 

Marca, diario deportivo español, tras cuatro goles al Arsenal. 7 de abril de 2010. 

8. «Alguna vez contaré a mis nietos que yo entrené a Lio» 

Josep Guardiola, técnico del FC Barcelona. 7 de abril de 2010. 

9. « Un jugador así sale una vez cada 25 años. Es una gozada jugar con él» 

Xavi Hernández, centrocampista del FC Barcelona y de la selección española. 7 de abril de 2010 

10. «Lio puede hacer que la historia se olvide de Pele y Maradona» 

Diego Maradona, seleccionador de Argentina. 8 de abril de 2010

11. «Lio está jugando al fútbol sala con Jesús» 

Maradona. 8 de abril de 2010 

12. «Messi es el Kobe Bryant del fútbol» 

Pau Gasol, jugador español de basket de Los Angeles Lakers. 8 de abril de 2010. 

13. «Messi será una leyenda cuando meta mil goles» 

Pelé. 14 de abril de 2010. 

14. «Es como tener un orgasmo ver a Messi jugar al fútbol» 

Luis Figo, ex futbolista portugués. 18 de abril de 2010. 

15. «Estoy en la historia. Yo contraté a Messi» 

Carlos Rexach, ex técnico del FC Barcelona, que trajo a Messi al club catalán. 18 de abril de 2010 

16. « Lionel Messi es el mejor jugador del mundo. Lo que hace con el balón es increíble. Y encima marca muchos goles!» 

Wayne Rooney, futbolista de la selección inglesa. 25 de abril 2010. 

17. «¡Qué jugador es Messi! 

José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del gobierno español. Abril de 2010. 

18. «Messi no tiene nada que envidiar a Maradona ni a nadie» 

Jorge Valdano, ex jugador argentino y director deportivo del Real Madrid. 11 de mayo de 2010. 

19. «Lionel aparece como rayo. Tiene una velocidad insólita» 

Fidel Castro, histórico líder de Cuba. Junio 2010 

20. «Es una caricia más que me hizo la Argentina» 

Joan Manuel Serrat, trovador español. Junio 2010. 

21. «Lio está entre los mejores de ahora y siempre» 

Cristiano Ronaldo, crack del Real Madrid. Abril 2010. 

22. «Messi es mucho más hábil que yo» 

Zico, fenómeno del Brasil de los ochenta. Abril 2010. 

23. «Messi es la estrella de las estrellas» 

Michel Platini, presidente de la UEFA. Febrero 2010.

EL COMERCIO DE PERÚ
GDA 

Sobre Revista Corrientes 3453 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]