Martes de la luenga lengua: Viejo, iris, trasiego, lapidar, infligir-infringir

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

por  Efraim Osorio López

[email protected]

Ninguno de los escritores que utilizan el verbo ‘trasegar’ lo hace correctamente, pues le dan siempre el significado de ‘recorrer’

El señor Álvaro Alzate Ussma, asiduo colaborador de La voz del lector, expone en una de sus misivas una singular teoría: “Es un término peyorativo decir viejo o anciano, lo cual a nadie le gusta escucharlo y causa indisposición” (LA PATRIA, 18/4/2024). Primero, su redacción es pésima. Mejorada, así: “Los términos viejo y anciano son peyorativos, a nadie le gusta oírlos y causan indisposición”. Y segundo, lo más importante, esos adjetivos no son ‘peyorativos’. Peyorativos o despectivos, ‘vejestorio’ y ‘vejarrón’. El adjetivo ‘viejo-a’ (del latín ‘vetulus-a-um’, diminutivo de ‘vetus-eris’, -‘de muchos años, antiguo’), que también se puede sustantivar,  califica a las personas de edad avanzada, lo que hoy eufemísticamente llaman ‘de la tercera edad’. Y no es peyorativo. Al contrario: decimos ‘mi viejo’ al papá; ‘mi viejita’, a la mamá, y ‘mis viejos’, a los papás. Piero cantaba ‘Viejo, mi querido viejo’. De un amigo de mucho tiempo decimos ‘un viejo amigo’, que no es lo mismo que ‘un amigo viejo’. Y en Manizales hay una meritoria institución llamada ‘Asoviejos’, una de cuyas actividades es la presentación de su grupo de bailes folclóricos en  plazas e instituciones. Y el adjetivo ‘anciano’ (según Corominas, “de la 1ª. mitad del s. XIII, derivado del antiguo adverbio romance ‘anzi’, ‘antes’, procedente del latín ‘ante’) significa lo mismo que ‘viejo’, pero sólo se aplica a las personas. Para mí siempre ha tenido la connotación de fragilidad, vulnerabilidad y, especialmente, de venerabilidad. ***

El sustantivo ‘iris’ (“disco membranoso y coloreado del ojo de los vertebrados y cefalópodos, en cuyo centro está la pupila”) es invariable en número, ‘los iris’. El columnista Fuad Gonzalo Chacón le inventó el plural, que empleó un par de veces en su artículo del 18 de abril de 2024: “…así como un aplicativo que permita que nuestros irises sean la llave de verificación que, a pocos años vista…” (LA PATRIA). La norma gramatical es la siguiente: “Sustantivos o adjetivos terminados en –s o –x. Si son monosílabos o polisílabos agudos forman su plural añadiendo –es: tos, toses; vals, valses; fax, faxes; compás, compases; francés, franceses. En el resto de los casos, permanecen invariables: crisis, crisis; tórax, tórax; fórceps, fórceps” (Academia de la Lengua). ‘Irises’, así como lo escribió, es una inflexión verbal, a saber, la segunda persona del singular del presente de subjuntivo de ‘irisar’ (“presentar un cuerpo fajas variadas o reflejos de luz, con colores semejantes a los del arco iris”). Nota: la expresión ‘a pocos años vista’, aunque no me parece, podría ser un ‘idiotismo’, es decir, un construcción gramatical de algún idioma, que no se ajusta a las normas establecidas, como ‘a ojos vistas’ y ‘a pie juntillas’. Es posible también que su intención haya sido la de hacer concordar el participio ‘vista’ con ‘llave de verificación’.  *** 

Ninguno de los escritores que utilizan el verbo ‘trasegar’ lo hace correctamente, pues le dan siempre el significado de ‘recorrer’. Y si no significa esto, su sustantivo, ‘trasiego’, no quiere decir ‘recorrido’. Así lo empleó el buen columnista Juan Álvaro Montoya en su artículo ‘Los dos caminos’: “Otro (…) se encuentra revestido de espinas, cardos y abrojos, estrecho e incómodo, de difícil trasiego y lleno de piedras que nos lapidan sin piedad en el suelo” (LA PATRIA, 18/7/2024). ‘Trasiego’ es ‘la acción y el efecto de trasegar’ (‘trasbordar; trastornar, revolver, confundir’). Además, ‘lapidar’ no significa ‘lastimar’, sino ‘apedrear’ (‘matar’ o ‘ejecutar a pedradas’). ***

Aunque sea ‘majar en hierro frío’… No es lo mismo ‘infringir’ que ‘infligir’. El empleo equivocado del uno por el otro es más común de lo tolerable. Para la muestra, ese botón: “…es importante que la opinión pública sepa que el daño, tanto moral como económico que se le infringe a un notable grupo de ciudadanos…” (LA PATRIA, El Fraile, 21/4/2024). ‘Infringir’ es ‘violar una ley, quebrantar un mandamiento, desacatar una orden’: ‘infligir’, el verbo apropiado en la frase citada, es ‘causar un daño’ o ‘imponer un castigo’. El uso de los diccionarios, etc… 

DESCACHADAS IDIOMÁTICAS

Por: Jairo Cala Otero / Lingüista y corrector de textos

1.- «La comunidad de este sector del Puerto Petrolero señala que esta modalidad de robo en ‘gavilla’ se ha convertido en el ‘pan de cada día’, por lo que instan a las autoridades a ponerle freno a estas bandas delincuenciales». Hay «concurso» de descachadas idiomáticas en esta oración tomada de una información en el diario Vanguardia: 1. Los adjetivos demostrativos este, esta y estas no son apropiados, por cuanto ni el sector referido en la noticia, ni la modalidad de robo, están cerca del escribiente. 2. La denominación «puerto petrolero» no es un nombre propio, por tanto, no necesita mayúsculas iniciales. 3. El sustantivo gavilla (conjunto de varias personas para un propósito) no requiere de comillas (ni sencillas ni dobles), pues es castizo. La expresión ‘pan de cada día’ sí admite las comillas por tener sentido figurado. 4. Hay discordancia gramatical de número entre ponerle y bandas (singular y plural). Corrección: «Los residentes en esesector del puerto petrolero señalan que el robo en gavilla se ha convertido en el ‘pan de cada día’, por lo que pidieron a las autoridades a ponerles freno a esas bandas delincuenciales».

2.- «Urrutia dice lo que Petro iba hacer». Título en el periódico virtual Pulzo.com. La preposición ‘a’ es infaltable en esta oración entre los dos últimos verbos. Es una repetitiva falla en la prensa colombiana, pero no porque tenga esa repercusión adquiere la condición de «normal» o de correcta. Corrección: Urrutia dice lo que Petro iba a hacer». 

3.- «La astróloga cubana, Mhoni Vidente realizó una predicción sobre los próximos desastres naturales que sucederán el planeta». En el Diario AS se hablaba de una adivinadora del futuro. El gentilicio cubana fue separado del nombre por una coma metiche que el redactor tecleó sin razón alguna. El estilo, además, pudo ser mejor. Veamos: «La cubana Moni Vidente predijo los próximos desastres naturales que sucederán en el planeta».

4.- «En este momento no podemos responderte ya que me encuentro fuera de la oficina para temas laborales y disfrutando de un periodo vacacional regreso el 9 de enero de 2024 por favor comunícate para pedido y seguimientos de entrega con Jaime marin al…». Aviso automático de uno de los tantos contactos de mi lista, desde su cuenta de correo en Internet. Muy mal redactado: no hay comas ni puntos, y del plural se pasa al singular; además, se escribió el apellido de Jaime con minúscula inicial. Corregido el anuncio, podría haber sido: «En este momento no puedo responderte, estoy en vacaciones; regresaré el 9 de enero de 2024. Por favor, comunícate para pedidos y seguimientos de entrega con Jaime Marín al teléfono…».  

5.- «Capturan peligroso sicario en Bogotá: mató un hombre que lo vio robando un camión». De una noticia publicada en la página de Blu Radio. Faltó la preposición ‘a’ (insustituible en estos casos), que debía ir dos veces. Puede decirse que en esta oración también hubo un «robo»: el de ese elemento gramatical. Corrección: «Capturan peligroso sicario en Bogotá: mató un hombre que lo vio robando un camión».

6.- «Algunos reclusos que salen en la grabación se les ve portando celulares de alta gama». Sobre la quema de un muñeco de Año Viejo en la cárcel de Cúcuta, el periódico Vanguardia publicó este subtítulo en la respectiva noticia. Tiene la particularidad de carecer de la preposición ‘a’ al principio de la oración para conectar la acción con los reclusos, sus protagonistas. Así: «A algunos reclusos que salen en la grabación se les ve portando celulares de alta gama». Otra opción: «En el video se ve a algunos reclusos con celulares de alta gama en sus manos».

7.- «Henry Mayorga, director regional oriente del Inpec, dejó claro que las amenazas a comerciantes en Bogotá, no fue emitida desde un celular». En una información firmada por Melissa Múnera Zambrano, corresponsal del periódico El Tiempo en Bucaramanga, «sobresale» la discordancia de número gramatical; el sustantivo amenazas (plural) no concuerda con el participio singular del verbo emitir (emitida). Un mínimo conocimiento de la gramática del español y una buena dosis de atención al escribir hubiesen evitado ese dislate lingüístico. Ajuste: «Henry Mayorga, director regional oriente del Inpec, dejó claro que las amenazas a comerciantes en Bogotá, no fueron emitidas desde un celular».

8.- «‘La robada más grande’: Miguel Polo Polo relata cómo cayó en modalidad de hurto en Roma». Así tituló el diario El Tiempo una información acerca del robo del que fue víctima el congresista colombiano Miguel Polo, en Roma. Aunque el legislador hubiese hablado mal, el redactor debió evitar esa falla; claro, si hubiese sabido que ‘robada’ es el participio femenino del verbo robar, por lo tanto, no es un sustantivo referido a un robo. En realidad: «El robo más grande’: Miguel Polo Polo relata cómo cayó en modalidad de hurto en Roma».

9.- «Confirman fecha en la que recibo de la luz se dispararía en Colombia; miles lo padecerían». Pareciera que este título del periódico virtual Pulzo.com se refiriera a un hecho de otra galaxia. ¿Un recibo de luz se dispara? ¿Cómo será ese fenómeno? No, sólo es un desacierto idiomático de un periodista. Primero, no es recibo; segundo, una factura(nombre correcto) no se dispara. La factura apenas consigna el valor de la energía consumida en cada domicilio. Lo que se «dispara» o aumenta es el valor por un mayor consumo. Cuando el Gobierno autoriza alza en las tarifas, el valor se incrementa, aunque el consumo siga igual. Entonces, en el periódico Pulzo.com, donde esa imprecisión fue publicada, debieron escribir: «Confirman fecha en que tarifas de energía aumentarían en Colombia». Otra posible: «Confirman fecha en la que servicio de energía subiría de valor en Colombia; miles de usuarios padecerían el incremento».

10.- «Yo sé que todo va a salir muy bien, (…) nunca van a publicar cosas buenas, sino que la gente es tan envidiosa que no haya cómo pisotearte». Declaración de Daneidy Barrera Rojas, conocida con el remoquete de «Epa Colombia», en el portal Infobae.co. Haya es conjugación del verbo haber, que nada tiene que hacer en esta oración gramatical. La vendedora de queratinas quiso decir «no halla cómo pisotearte»; es distinto. Hallar es verbo que significa dar con alguien o algo, bien sea que se lo busque o no. Corrección: «(…) la gente es tan envidiosa que no halla cómo pisotearte».

11.- «Contreras y Montero se desplazaban en un vehículo que los trasladaría a sus lugares de residencia tras haber hecho el cubrimiento periodístico de las fiestas patronales del corregimiento de Santa Rosa, en donde los asesinos los interceptaron para dispararles a quemarropa». Fragmento sacado de una noticia publicada por el diario El Espectador. La oración final es falsa: los occisos no fueron interceptados en Santa Rosa, ya iban de regreso a casa (así dice el encabezado de la frase). Además, los hampones pudieron no tener la intención expresa de dispararles; quizás apenas querían robarles sus pertenencias. Luego la preposición ‘para’ no es precisa. Corrección: «Contreras y Montero se desplazaban en un vehículo que los trasladaría a sus lugares de residencia, tras haber hecho el cubrimiento periodístico de las fiestas patronales del corregimiento de Santa Rosa. Varios kilómetros adelante los asesinos los interceptaron, y les dispararon a quemarropa».

12.- «Viviana Osorio de 34 años había sido reportada como desaparecida…». De una noticia publicada en la página de Noticias Caracol Televisión. Sin las necesarias comas después de Osorio y antes del verbo había, la edad de la mujer aparece como si ese fuese su apellido de casada. Algo así es inverosímil, por supuesto. Muchos redactores, por lo que se colige, no dominan el uso de la coma. Corrección: «Viviana Osoriode 34 añoshabía sido reportada como desaparecida…».

13.- «Luego de que se presentó este incidente, efectivos de la Policía de carreteras de Antioquia, iniciaron un operativo de búsqueda para dar con el paradero del automotor…». De la página en Internet de RCN Radio. 1.- Lo repetimos por enésima vez: no se presentan los sucesos en un determinado sitio; ocurren o suceden. El lenguaje ampuloso enreda la comunicación y en nada ayuda a la fluidez natural del mensaje. 2.- La segunda coma fractura el enlace entre el sujeto y el verbo, que son inseparables en una oración con sentido completo. 3.- El sustantivo carreteras, que forma parte del nombre propio de esa división de la Policía Nacional, debe llevar mayúsculas iniciales. Recomposición: «Luego del incidente, efectivos de la Policía de Carreteras en Antioquia, iniciaron la búsqueda del automotor…».

Escultura en tierra

Primero de mayo, mayúsculas y minúsculas 
FundéuRAE | Fundación del Español Urgente

Con la llegada del mes de mayo y la celebración de diversas fiestas, se recuerda el uso adecuado de mayúsculas y minúsculas en los términos relacionados con estas fechas.
En los medios se observa cierta vacilación respecto al empleo de mayúsculas y minúsculas: «El primero de mayo las oficinas públicas estarán cerradas por la conmemoración del Día Internacional del Trabajo», «El día de la madre es un homenaje a la mujer más importante de su vida» o «Cinco ideas para pasar el Puente de Mayo en Andalucía».
Tal y como indica la Ortografía de la lengua española, los sustantivos y adjetivos que forman parte del nombre de festividades, ya sean civiles, militares o religiosas, se escriben con mayúscula inicial: Día Internacional del Trabajo y Día de la Madre. Aunque primero de mayo, con minúsculas, es una referencia descriptiva y no el nombre establecido de la festividad, las mayúsculas son válidas si se usa como nombre alternativo.
Sin embargo, los sustantivos que designan los días de la semana, los meses y las estaciones deben escribirse en minúscula, ya que se consideran nombres comunes. Así, en la expresión puente de mayo, dado que no es una festividad, no hay razón para escribir ninguno de sus términos en mayúscula.
Por tanto, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «El primero de mayo (o bien Primero de Mayo) las oficinas públicas estarán cerradas por la conmemoración del Día Internacional del Trabajo», «El Día de la Madre es un homenaje a la mujer más importante de su vida» y «Cinco ideas para pasar el puente de mayo en Andalucía»

Ortografía / ¿Sabé el significado de songo sorongo y morrongo?

Por Fernando Avila/El Tiempo

En conversación con Marbelle en Tropicana, aclaran entre entrevistador y entrevistada que su nombre se pronuncia /Márbel/ y no /Marbél/, como suele oírse, pero para rematar no se escribe Márbel, ni Marbel, sino Marbelle. No es caso único.
Hay muchos nombres que se escriben de una manera y se pronuncian equivocadamente de otra, por ejemplo, se escribe Gilinski, y los periodistas económicos dicen Guilinski; se escribe Múnich, y los narradores deportivos dicen Miúnich; se escribe Tierralta, y los locutores de noticias leen Tierra Alta; se escribe Paloquemao y hay cronistas judiciales que “corrigen” Paloquemado. Sucede no solo con nombres propios, sino también con nombres comunes. Se escribe cónyuge, y hasta abogados titulados dicen cónyugue; se escribe captura, y corresponsales de todas las latitudes dicen cactura; se escribe treinta y seis, y hasta directores de noticieros dicen trentiséis; se escribe aeropuerto y casi indefectiblemente se oye areopuerto; se escribe panel, en singular, y paneles, en plural, pero casi todos los ingenieros y conductores radiales dicen pánel, en singular, y páneles, en plural. ¡Qué le vamos a hacer! ¡Así de sordos estamos!

Songo sorongo
En el diálogo se aborda el tema de la relación de Marbelle con una pareja quince años menor, y la cantante dice que en Colombia hay un sentimiento songo morrongo, del que Tropicana toma la segunda parte para titular el video, morrongo. Se refiere a la censura a la relación de mujer mayor con hombre menor. Supongo que songo morrongo es un cruce involuntario con songo sorongo, locución que usamos con el sentido de ‘sin querer queriendo’, como decía el Chapulín. En el Diccionario de la lengua española, 23.7, figura la palabra zorongo, como nombre del ‘pañuelo navarro que se lleva en la cabeza’, ‘moño de mujer de pueblo’, ‘baile popular andaluz’ y ‘pelo postizo’, que no tienen nada que ver con el uso colombiano de la locución songo sorongo. El Diccionario de colombianismos, del Instituto Caro y Cuervo, 2023, registra de forma bastante acertada esta locución informal. Dice que songo sorongo es ‘en silencio, lento y por partes’. Da como ejemplo la siguiente frase: “Fue avanzando en la carrera songo sorongo, y cuando nos dimos cuenta ya se había graduado”. También dice que significa ‘tranquilamente, sin ninguna alteración’. El vallenato Songo sorongo, grabado por Rafael Cabezas, en Discos Fuentes, dice que él seguirá soltero y que cuando le exijan matrimonio se pondrá songo sorongo. Tal vez aquí songo sorongo adquiere el significado de ‘indiferente’.
Morrongo
Volvamos a la palabra dicha por Marbelle, morrongo. Esta voz aparece en el DLE, con el sentido de ‘gato’. Rafael Pombo alude a él con denominaciones cercanas como Mirringa Mirronga, Mirroño, Mirrín, Mirrón y Mirriña, nombres de los gatos y gatas de uno de sus poemas morales para niños formales. El sentido particular que le damos en Colombia a la palabra morrongo está aclarado en el Diccionario de colombianismos: morrongo, ‘tapado’ o ‘persona que oculta sus verdaderas intenciones para obtener sus propósitos’; en el Diccionario de americanismos, 2010, ‘persona que oculta sus intenciones, opiniones y deseos’, y en el Bogotálogo, de Andrés Ospina, 2011, ‘persona que obra de forma taimada e hipócrita’. Esta última definición es la más precisa y la que coincide con el uso que le da Marbelle en la entrevista radial.
FERNANDO ÁVILA
*****

Sobre Revista Corrientes 3784 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]