Lunes del ajedrez.Yo, el peón

Foto Chess.com

Por Óscar Domínguez G.

Los proletarios peones del ajedrez somos la sal de la vida de este juego perfecto como una mujer de medidas 90-60-90.

Entre las piezas del ajedrez, somos las únicas que tienen reservado el derecho a la reencarnación o resurrección. Esto ocurre cuando llegamos a la tierra de promisión de la octava casilla de nuestro contradictor. 

Creo que por esto escribío Cabrera Infante en  su perfil sobre su paisano Capablanca, excampeón mundial de ajedrez: : «… esa pieza que se parece extrañamente a un clítoris que se mueve inexorable hacia la reina opuesta». 

En esa sala de partos de la octava casilla cambiamos de sexo de la mano de nuestro ginecobstetra de cabecera (el propio jugador). El nuestro es el único caso de travestismo o cambio de sexo incruento.

Como peón, soy al mismo tiempo Liliput y Gulliver. Si me toca arrancar de David al principio del juego, el «contexto» me puede convertir en Goliat. Encarnamos la discreta importancia de saber ser pequeños. 

Vivimos con la vida pendiente del tablero blanco y negro. Somos daltónicos de dos colores.

En esa democracia lúdica que es el ajedrez nos codeamos con el blancaje del juego ciencia. Como peón, amo la plasticidad y versatilidad de mi dama; compadezco las limitaciones de eunuco del rey (de burlas); envidio la estética agilidad y la lealtad del caballo; alabo la vida en diagonal del alfil y celebro la  eficiencia  de la torre.

Si perro no come perro, peor para ellos. Cuando nos toca practicar la necesaria antropofagia del ajedrez, nos comemos los unos a los otros. Es nuestro mejor menú. Y maná.

A los peones nos gusta la lucha hasta quedar desnudos. Consideramos las tablas como la muerte del ajedrez (Fischer dixit), un monumento al bostezo, un epitafio a la falta de ganas. La pereza en su peor expresión.

Para acabar con la monotonía, Fischer propuso alguna vez alterar la posición de las piezas al principio de las partidas; Capablanca sugirió agregar dos peones más. El mundo blanco y negro guardó silencio más que mudo.

Foto
Ilona llega con su pony…
 

Los peones – cenicientas de tacón bajito- vivimos en período de prueba. Amamos el juego por el juego. Nos jugamos íntegros siempre. Hasta dejar las tripas en cada juego, como dice el Nobel García Márquez que se debe escribir.

Nadie se ha preguntado qué pasaría si hubiera huelga de peones.

Elemental, queridos Watsons: se acabaría el espectáculo, y el hindú que inventó el ajedrez habría perdido su tiempo. Témanle a una escasez de mujeres y a un silencio de peones.

Cuando por alguna escaramuza del destino quedo en la anómala posición de peón doblado, para superar el bochorno me figuro que quedé en actitud de tas-tas, como se estila en el billar. Ya habrá tiempo para desdoblar mi personalidad.

A veces se me presenta la alternativa de asumir como peón al vuelo o al paso. Son gajes del oficio de la peonada. Entonces toca sacar todo el pragmatismo que llevo por dentro para decidir entre las dos opciones.

No somos de los mismos con las mismas. Así como nadie se baña dos meses en el mismo río, nunca jugamos la misma partida. Es la lección de creatividad permanente que los de  la hermandad de las piezas le damos al insoportable «homo vestidus».

Y que lo sepan de una vez: vinimos para quedarnos. A los jueguitos de la era de internet les llevamos más de dos mil años de ventaja. Ninguno nos va a sacar a sombrerazos del tablero. O sea de la vida. (Estas  líneas pasaron por latonería y pintura; han sido aumentadas y corregidas… o eso creo).

Sobre Revista Corrientes 3199 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]