Lunes con mamá

Por Óscar Domínguez Giraldo

El lunes siempre ha tenido mala prensa. No tiene dolientes. Si se muere no hay riesgos de que lo lamente  “hasta el dueño de la funeraria”, como sugiere Mark Twain que hay que vivir.  El gobierno del cambio debería pagar triple por trabajar cualquier lunes.

Los zapateros que lo aprovechaban para empinar el codo, se volvieron abstemios. “Lunpereza” es la expresión acuñada por un niño para definir su temprana aversión al lunes.

Al igual que los personajes de las tiras cómicas, el lunes nunca tuvo infancia. Para definirlo, el diccionario de la Real Academia lo coge como con pinzas: Primer día de la semana. Misiá María Moliner dice que es el segundo día “si se cuenta el domingo como el primero”. ¿En qué quedamos?

Si se tomara una selfi, el lunes tendría la cara de Donald Trump cuando entra o sale de los tribunales adonde va a responder por sus exabruptos. O la del presidente Petro cuando le recuerdan las declaraciones originales de su hijo a quien no crió, o la de su embajador en la FAO, uno de sus inventos. Ambos recularon. 

Niña paseadora de perrros… Descuentos por pronto pago…

Sin confirmar sí lo digo: Dios creó  al hombre un desteñido lunes. En las caderas de mamá Eva siempre era domingo, el día que fue hecha de una costilla de Adán. (¡Señor, tenemos mejores presas!). El Twain del primer párrafo reveló el epitafio que le escribió Adán a la mujer de todas sus vidas: “Donde quiera que ella estuviera, allí estaba el Edén”. 

El vapuleado lunes tiene su cuarto de hora de fama cuando reencarna en puente Emiliani, bautizado así en memoria del senador que se gastaba sus dietas en fijador para domesticar su arisco cabello a lo “Forfe” Eliécer Gaitán.

Sí, no todo está perdido. Un grupo de madres instituyó el “Lunes con mamá”  para poner en marcha la sugerencia de un siquiatra de dedicarle tiempo de calidad a cada hijo por separado. 

Una de las que se acogió al  programa me comentó que “en las salidas, hacemos  planes divertidos como ir a comer, a un parque, a un cine, a un museo. Así aprovechamos para charlar a solas y puedo enterarme mejor   de cómo se va sintiendo, qué está pasando en su día a día. Esa  intimidad nos ha dado excelentes resultados”. La hija de esta historia definió así a su mami: Eres una estrella que cayó del cielo.

Sobre Revista Corrientes 3784 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*