Los Danieles. Revelando un «Off the record»

Daniel Coronell

Daniel Coronell

Amparo Cerón, fiscal de la unidad anticorrupción, recibió la asignación del caso Odebrecht para que le “hiciera caso” a Néstor Humberto Martínez y no tocara los intereses del Grupo Aval, viejo y generoso cliente del, en ese momento, fiscal general. Así se lo dijo la semana pasada el fiscal Luis Gustavo Moreno a la periodista María Jimena Duzán. Algunos han puesto en duda las afirmaciones del exfuncionario tachándolas de oportunistas: ¿por qué viene a decirlo justamente ahora cuando Amparo Cerón puede convertirse en fiscal general, como integrante de la terna propuesta por el presidente Gustavo Petro a la Corte Suprema de Justicia?

La verdad es distinta. Luis Gustavo Moreno no se inventó esto para la ocasión. Hizo afirmaciones sustancialmente similares ante dos periodistas hace cuatro años mientras estaba preso en Estados Unidos por recibir un soborno en ese país. Lo dijo cuando el nombre de Amparo Cerón no significaba mucho y en una entrevista off the record, que en el periodismo significa que la fuente de información habla en el entendido de que el reportero mantendrá la confidencialidad sobre los hechos y la reserva de su identidad.

Sucedió el sábado 17 de agosto de 2019 en una cárcel llamada Rivers Correctional Institute, ubicada en Winton, en Carolina del Norte. Hasta allá fuimos Gerardo Reyes, director de la Unidad Investigativa de la cadena Univision y yo. 

Las reglas de la penitenciaría establecen que no se pueden entrar cámaras, teléfonos celulares o grabadoras. Tampoco una libreta de apuntes, ni un lápiz. Así las cosas, todo lo que habláramos con Moreno deberíamos recordarlo de memoria. Para comer y tomar algo durante la visita, tuvimos que llevar monedas de 25 centavos de dólar en bolsas transparentes con el fin de comprar en las máquinas dispensadoras. Cada uno de nosotros cambió treinta dólares en monedas porque la comida en la cárcel es mala pero cara.

Moreno vestía un uniforme de preso color caqui que le quedaba un poco grande y se veía muy abatido, pero con una enorme claridad mental. A veces daba largos rodeos antes de responder una pregunta. La reunión duró un poco más de seis horas en una sala de visitas en donde decenas de presos –la mayoría afroamericanos e hispanos– atendían a sus familias alrededor de unas mesas metálicas fijadas al piso. Cuando terminó la hora de visita, Gerardo y yo salimos presurosamente hacia el carro alquilado y escribimos nuestros recuerdos frescos de la conversación para compartirlos entre nosotros, compararlos y quizás publicarlos cuando llegara el momento.

Mis notas a mano siguen en la libreta que usaba ese día. Gerardo, además de sus apuntes manuscritos, redactó un correo electrónico de resumen y me lo envió tres días después, el 20 de agosto de 2019. 

Esta semana me reuní con Luis Gustavo Moreno para pedirle que me autorizara para levantar el off the record. Es decir, para que me permita hacer público lo que nos contó en esa conversación bajo reserva. Moreno está preocupado por su seguridad y por las consecuencias judiciales que puedan traerle sus revelaciones. Sin embargo, accedió a que se revele el 90 por ciento de lo que dijo. Solo pidió que se mantenga, por ahora, el secreto sobre un tema que nos contó y que permanece inédito porque cree que si se conoce, su vida estaría en peligro de manera inmediata e inminente.

Dentro de varios temas en esa conversación, Moreno nos dijo que el caso más complicado que manejó en la Fiscalía fue el de los sobornos de la Ruta del Sol. Aseguró que mientras su jefe, el entonces fiscal general Néstor Humberto Martínez, afirmaba que no se quería meter en el caso Odebrecht, le pidió armar un equipo de confianza para que se encargara del asunto. Dijo también que Martínez se reunía con frecuencia y le daba instrucciones a la fiscal Amparo Cerón, a quien Moreno había puesto al frente de la investigación porque haría lo que le mandaran ellos. El condenado exdirector anticorrupción dijo que el caso de Odebrecht siempre estuvo orientado por el fiscal Néstor Humberto Martínez y que su prioridad era evitar a toda costa que la investigación judicial afectara sus intereses.

También dijo Moreno que, después de su extradición a Estados Unidos, Néstor Humberto Martínez le mandó razones para que hablara con él. Inicialmente su abogado, David Weinstein, le manifestó que la Fiscalía de Florida le había informado que Néstor Humberto Martínez quería verlo. Días después, una fiscal estadounidense le dijo que el fiscal Martínez estaba dispuesto a viajar a Miami, donde entonces estaba detenido, para ir a hablar con él. Moreno le preguntó que si el fiscal general de Colombia iría a visitarlo a la cárcel y ella le respondió que si el extraditado aceptaba, lo trasladarían a las oficinas de la Fiscalía para que se reuniera, en el despacho de ella, con el alto funcionario colombiano. Cuando Moreno declinó la posibilidad, la fiscal le preguntó por qué no aceptaba una llamada de Néstor Humberto Martínez, él respondió que no tenía nada que hablar con él.

Moreno asegura que luego de rehusarse a hablar con Néstor Humberto Martínez, se multiplicó la presión sobre él y que tanto la fiscal como su abogado, David Weinstein, se endurecieron. Poco después, le empezaron a preguntar qué era lo que sabía del fiscal Néstor Humberto Martínez. Él no quiso decírselo a ellos –ni a nosotros en el off the record– lo único que dijo es que hablar del caso Odebrecht significaba meterse con Luis Carlos Sarmiento Angulo, el hombre más poderoso de Colombia y que no quería tenerlo de enemigo.

Consulté al exfiscal Néstor Humberto Martínez quien me contestó una extensa carta que ustedes pueden ver aquí. Asegura que todo es una infamia, que jamás quiso visitar a Moreno en su lugar de reclusión en Estados Unidos y que Amparo Cerón es un ejemplo de independencia. Me parece raro que Moreno quisiera desacreditar a una persona poco relevante hace cuatro años.

Luis Gustavo Moreno dijo otras muchas cosas que ya estoy autorizado a publicar. Quise empezar por esta porque demuestra de manera incontrovertible que ha sido consistente en sus menciones sobre Odebrecht, Néstor Humberto Martínez y Amparo Cerón.
 

Sobre Revista Corrientes 3797 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]