Girardot, cloaca de Cundinamarca y Tolima

Entrada al relleno sanitario de Girardot. Foto revistacorrientes/WGC

Cerca de 50 municipios de Cundinamarca, Tolima y Boyacá convirtieron el sur de Girardot en una cloaca a la cual llevan las basuras que están contaminando el aire con malos olores, insectos, roedores enfermedades respiratorias y los lixiviados están envenenando las aguas del río Magdalena.

Una licencia ambiental de la CAR , expedida en el año 2005, autorizo únicamente la disposición en Girardot de las basuras de cuatro municipios, pero ésta se convirtió en millonario negocio de una empresa particular que sostiene públicamente que solo dispone allí de los residuos de 41 municipios.

La resolución 408 de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, le dejó abiertas las puertas al negocio al señalar que «en el evento en que la empresa requiera prestar el servicio a un municipio diferentes de los anteriores (Girardot, Ricaurte,Nariño y Agua de Dios) deberá dar aviso a la Corporación para su aprobación«.

Volquetas y camiones de la basura arriban al «Parque Ecológico» de los fétidos olores y de la contaminación ambiental en Girardot. Foto revistacorrientes

Dicho documento señala que la licencia tiene vigencia equivalente a la vida útil del proyecto por un tiempo total de 20 años, pero la operadora, denominada Servicios Ambientales S.A. E.S.P. pidió ante la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, ANLA la renovación de su licencia por 20 años más, sin que hasta el momento la alcaldía de Girardot se haya pronunciado públicamente, pese a la responsabilidad legal que tiene para vigilar la calidad de la prestación de los servicios públicos y el saneamiento ambiental.

A pesar de las consecuencias que sobre el medio ambiente de los pobladores de Girardot y los campesinos que habitan las veredas circundantes al relleno sanitario denominado contradictoriamente «Parque Ecológico Praderas del Magdalena», un derecho de petición de información elevado ante el alcalde Francisco Lozano Sierra, tuvo una primera respuesta por parte Ser Ambiental señalando que esa empresa «no ha suscrito un contrato con la alcaldía de Girardot para la recolección y disposición de residuos, la prestación del servicio -asegura- se realiza en la modalidad de libre competencia, y en cumplimiento a la normatividad vigente contemplado en el artículo 22 de la ley 142 de 1994.

Una segunda respuesta fue suscrita por Ricardo Melendez Parra, Jefe de la Oficina de Contratación de la alcaldía, señalando que «una vez realizada la búsqueda «en los archivos de esta dependencia no reposa ningún convenio con la empresa SER AMBIENTAL SA ESP, por lo tanto no se conoce la vigencia del mismo».

Dicho artículo señala que las empresas de servicios públicos debidamente constituidas y organizadas NO REQUIEREN PERMISO para desarrollar su objeto social, pero para poder operar deberán obtener de las autoridades competentes, según sea el caso, las concesiones, permisos y licencias de que trata la misma ley.

Millones de toneladas de basuras reposan bajo estas montañas cubiertas mecánicamente con tierra en el predio «Balconcitos» de la vereda Zumbamicos de Girardot

Entre leyes, decretos, artículos y parágrafos la alcaldía de Girardot y Ser Ambiental evaden preguntas sobre el funcionamiento del relleno y las utilidades que obtienen ambas por la prestación de un servicio público, no a un municipio sino a cerca de medio centenar de ciudades y localidades menores de tres departamentos.

En una reunión celebrada el mes de agosto en la sede de la operadora y ante funcionarios de la ANLA que tramitan la renovación de la licencia, varios habitantes de la vereda Zumbamicos-Acapulco en donde está ubicado el relleno presentaron sus quejas por la contaminación.

Nelson Mogollón, uno de los afectados ilustró sus denuncias con fotografías y videos de basuras dispuestas en la superficie, sin tratamiento alguno durante varios días, así como el vertimiento de lixiviados a una quebrada y al río Magdalena que ha causado la muerte de peces por envenenamiento.

Por su parte Alvaro Ordóñez, profesor de enseñanza secundaria y habitante de la misma vereda, expresó que la «contaminación ambiental, con fuertes olores, generan enfermedades respiratorias y en la piel, como hongos y otros brotes y que en tiempos lluviosos llegan oleadas fuertes de malos olores y los habitantes deben permanecer encerrados en sus casas con altas temperaturas.

«La cantidad de insectos y roedores se ha proliferado por la región con creciente número de ratas, cucarachas y moscas.

El profesor Ordóñez hizo la observación de que con la proliferación de moscas las frutas, como la papaya, el mango y la guayaba se pudren antes de ser cosechadas y cómo las matas de plátano mueren deshidratadas.

«Ya no hay abejas que polinicen y, en cambio sí abundan los gallinazos atraídos por los malos olores. Los pajaritos -dijo- ya no cantan, tosen».

Aseguró que por informaciones que le han suministrado algunos trabajadores del relleno, «los lixiviados se rebosan y van a dar al río Magdalena y envenenan el agua, matando los peces, afectando igualmente con las aguas contaminadas a los municipios de Nariño y Guataquí y colocando en peligro la vida de personas de la comunidad «El Buche», que se encuentran a 200 metros y podrían quedar sepultados si por alguna razón la acumulación de gases provoca la explosión del relleno».

Ser Ambiental comenzó a romper la montaña para la futura disposición de las basuras de medio centenar de municipios de Cundinamarca, Tolima y Boyacá que han convertido el sur de Girardot en una cloaca

Finalmente denunció que la empresa operadora comenzó a romper las montañas para depositar las basuras con la futura renovación de la licencia que tramita actualmente la ANLA.

Hasta el momento esa agencia del Estado no ha convocado a las audiencias públicas en las cuales debe debatirse el proyecto y el otorgamiento o no de una nueva licencia ambiental, con la participación de los ciudadanos, en particular de los afectados por la operación de un relleno sanitario que ya desbordó las autorizaciones originales y los controles puesto que no se conocen pronunciamientos al respecto de la propia ANLA ni de la Superintendencia de Servicios Públicos, a pesar de conocer ambas las inquietudes de los pobladores de esa zona del sur de Girardot.

Sobre Revista Corrientes 3616 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]