En Suecia, los abuelos podrán cobrar por cuidar a sus nietos

Stocolmo, la capital de Suecia. Foto Rob Schoenbaum para The New York Times

Por Eve Sampson

A partir de esta semana, los abuelos suecos pueden recibir el pago de la licencia por paternidad. Lo anterior tras la promulgación en Suecia de una ley pionera destinada a ampliar las prestaciones para el cuidado de los hijos más allá de la familia inmediata.

Conforme al cambio, que entró en vigor el lunes, los padres pueden transferir una parte de sus días de licencia por paternidad con goce de sueldo a otros cuidadores, lo que consolida la reputación de Suecia como pionera mundial en políticas progresistas de permisos parentales.

La ley autoriza a los padres solteros a transferir hasta 90 días de licencia por paternidad con goce de sueldo a otros cuidadores y a las parejas a transferir hasta 45 días, según la Agencia de la Seguridad Social del gobierno sueco.

El Riksdag, el parlamento sueco de 349 escaños, aprobó esta ley en diciembre del año pasado.

Leo Gullbring, un redactor publicitario autónomo de 65 años que reside en Lund, Suecia y cuyo segundo nieto nacerá en agosto, dice que tiene previsto ayudar a su hijo, que vive en la cercana ciudad de Malmo, con el cuidado de sus hijos.

Cuando se le preguntó qué opinaba de la nueva legislación, Gullbring dijo que era “maravillosa” y elogió al ya de por sí generoso sistema de bienestar social sueco por volverse “aún mejor”.

No es la primera vez que Suecia innova en materia de servicios sociales. Los ciudadanos suecos pagan algunos de los impuestos más altos del mundo, pero a cambio reciben servicios de salud financiados por el Estado, educación gratuita que incluye los estudios universitarios y generosos subsidios por desempleo.

El país nórdico, con una población de más 10 millones de habitantes, también tiene una de las leyes de licencia por paternidad más amplias y concede 480 días de permiso con goce de sueldo por hijo, los cuales se reparten entre los progenitores. Durante el primer año de vida del niño, los padres pueden cuidar juntos al recién nacido durante 30 días.

Los lineamientos suecos contrastan bastante con los de Estados Unidos, uno de los pocos países de Occidente que no garantiza ningún permiso pagado por maternidad o paternidad.

Solo los empleados federales y los trabajadores en un puñado de estados gozan de un permiso parental protegido por ley, lo que convierte a EE. UU. en un caso atípico en comparación con muchos de los países de ingresos elevados.

“Los países nórdicos con sus políticas ya de por sí generosas son cada vez más generosos y flexibles, mientras nosotros nos quedamos cada vez más rezagados”, afirmó Richard Petts, profesor de Sociología de Ball State University y experto en permisos parentales.

Aunque las políticas de licencia por paternidad de países como Suecia se consideran un ejemplo a seguir en todo el mundo, tal generosidad “no es realista para Estados Unidos” debido a la resistencia a aumentar los impuestos, explicó Petts.

Las investigaciones han demostrado que los permisos para madres y padres tienden a mejorar la salud de las familias tras el parto, ya que benefician a largo plazo tanto al progenitor que da a luz como a los bebés.

Según Petts, es muy probable que las nuevas directrices suecas, más amplias, mejoren el equilibrio entre la vida laboral y familiar en el país, sobre todo en el caso de las familias monoparentales.

En su opinión, la nueva ley “reconoce las crecientes complejidades de equilibrar trabajo y familia”.

Christina Anderson colaboró con reportería desde Estocolmo, Suecia.

Sobre Revista Corrientes 3796 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]