Desvertebrada. Chino que ve caer la lluvia

Ding Liren, el nuevo campeón mundial de ajedrez. Foto El Mundo

Por Óscar Domínguez G.

El Colombiano

Al primer campeón mundial de ajedrez made in China,  Ding Liren, lo llaman para que llore y está ocupado. Muy zen, le gusta filosofar y ver caer la lluvia. O comer el bol de arroz blanco que le prepara mamá.  

En sus primeras declaraciones confesó: «Estoy bastante aliviado. El momento en que Ian  se rindió fue muy emocionante para mí. No podía controlar mi estado de ánimo ni mis sentimientos. Me conozco: voy a llorar y rompí a llorar…

Desde los cuatro años, recién divorciado de la dictadura del tetero,  su mami lo matriculó en clases de este deporte en su ciudad natal, Wenzhou, el vaticano del ajedrez chino.  Les dedicó el triunfo a sus amigos, su madre y su abuelo, en ese desorden.

Prefería capar clase para jugar ajedrez que estudiar. Por pragamatismo oriental y para complacer a su entorno familiar, estudió derecho. No sólo del ajedrez vive el hombre. Al volver ripio al ruso Ian Nepomniachtchi en la última partida rápida del duelo de desempate, Liren se embolsilló  miserables millón cien mil euros. Nepo, como le decimos sus fans, contabilizó su segunda derrota por el título, pero es novecientos mil euros menos pobre, suma que ganó por su condición de perdedor. 

Muchos somos hinchas del ruso por su forma de concebir el juego y por su furiosa independencia: criticó  la invasión a Ucrania y calificó de horrorosa la guerra. En la Rusia de Putin, salírsele del  corral al tirano de mirada de iceberg, no es  ninguna pera en dulce. No es sino recordar el libro de Padura, “El hombre que amaba los perros”, para darse cuenta de lo que  les va pierna arriba a los disidentes. Tal vez por eso llevó cocinero propio a Kasajistán.

El chinito Liren disputó la final entrando por la puerta de atrás porque el titular, Magnus Carlsen, renunció a defender su título ante Nepo, segundo en el escalafón, porque lo consideró un rival de media petaca. Ya lo había derrotado sin piedad en Dubai 2021.  Como tercero  en la fila, a Ding le correspondió disputar el título. También en el ajedrez femenino mundial, los chinos están al mando. Nada de piratear títulos…

El flamante campeón no es ningún aparecido: varias  veces le ha ganado a Carlsen en ajedrez libre y en la modalidad de partidas rápidas en la que los contendientes juegan por sospecha, de  memoria, como por instrumentos. Hay que jugar rápido y sin equivocarse, como los papas.


“Autoclavada para la inmortalidad. Felicidades, Ding», fue el trino que escribió Carlsen tan pronto se produjo el triunfo de su sucesor de 31 años. 

Con lo de la autoclavada aludía al juego a lo kamikaze que desplegó Liren en la partida rápida que le valió el título (foto). En una posición inferior se negó a aceptar la vagabundería de las tablas por repetición de jugadas que le proponía Nepo. Lo de jugar a lo kamikaze es de la cosecha de Leontxo García, de El País, de Madrid, pontífice máximo del periodismo ajedrecístico. García estaba radiante con el match en general y con el triunfo de Liren en la partida rápida definitiva. 

Flotó en el instante decisivo como una mariposa y picó como una abeja en el más puro estilo Muhammad Ali, escribió  emocionado Jesús J. Boyero,  cronista de Marca, de Madrid.

Que hubo una muralla china y otra montaña rusa de errores de parte y parte a lo largo del match, es algo que nadie niega. Los nervios pasaron factura.

“Ganó el que cometió menos errores…. Así que ya está”, comentó Nepo, sin volverse un Niagara de lamentos.  

Un comentarista de la BBC de Londres exageró sin miseria diciendo que fue  el mundial de ajedrez más espectacular de las últimas décadas. “En Kazajistán se ha practicado un ajedrez precioso, sin duda imperfecto, pero capaz de conmover a los aficionados. En el tablero, la arruga es bella y la simetría exagerada puede ser un bostezo”, remató entre poético e irónico.

LA ÚLTIMA PARTIDA RÁPIDA DECISIVA           

Nepomniachtchi-Ding

Campeonato del Mundo. 4ª desempate.

1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 a6 4.Aa4 Cf6 5.0-0 Ae7 6.d3 b5 7.Ab3 d6 8.a4 Ad7 9.h3 0-0 10.Ae3 Ca5 11.Aa2 bxa4 12.Cc3 [Apartándose de 12.Ad2, que jugó Nepomniachtchi en la 2ª partida de desempate] 12…Tb8 13.Ab1 De8 [Novedad, lo conocido es 13….c5] 14.b3 c5 15.Cxa4 Cc6 16.Cc3 a5 17.Cd2 Ae6 18.Cc4 d5 19.exd5 Cxd5 20.Ad2 Cxc3 21.Axc3 Axc4 22.bxc4 Ad8 23.Ad2 Ac7 24.c3 f5 25.Te1 Td8 26.Ta2 Dg6 27.De2 Dd6 28.g3 Tde8 29.Df3 e4 [(Ding decide asumir riesgos en vez de la tranquila 29…Ce7 ] 30.dxe4 Ce5 31.Dg2 Cd3 32.Axd3 Dxd3 33.exf5 Txe1+ 34.Axe1 Dxc4 35.Ta1 [A este ritmo no era fácil ver 35.Td2, con buen juego para las blancas] 35…Txf5 36.Ad2 h6 37.Dc6 Tf7 38.Te1 Rh7 39.Ae3 Ae5! 40.De8 Axc3 41.Tc1 Tf6 [Empieza el recital de sangre fría del chino] 42.Dd7 De2! 43.Dd5 Ab4 44.De4+ Rg8 45.Dd5+ Rh7 46.De4+

Sobre Revista Corrientes 3616 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]