D’Aldo Romano, el artista colombiano más universal

D'Aldo Romano (Q.E.P.D.) Barranquilla 1-16 - 1941 – Barranquilla 12-18 – 2023 Foto The Sullivan Show

Por Edgard Hozzman -Londonderry.

El pasado 18 de diciembre falleció en Barranquilla D’Aldo Romano, artista polifacético; cantante y actor estructurado. Fue el primer cantante colombiano que actuó exitosamente en los escenarios de Los EE. UU. Europa, Japón y Australia en los años sesenta y setenta, lapso en el que los medios de comunicación nacionales no tenían en cuenta los logros de nuestros artistas a nivel internacional.

D’Aldo fue un artista integral, pionero en los escenarios más exigentes del mundo gracias a su contrato con la agencia artística más importante de Los EE. UU. William Morris.   

D’Aldo Romano. Foto Apple Music

Lo triste y lamentable es que la noticia de su deceso no tuvo eco en la prensa nacional, ¡! únicamente Julio Sánchez Cristo en La W, el 19 de diciembre le rindió un sentido homenaje póstumo a su amigo, D’aldo Romano, reconociendo su trayectoria artística y ejecutiva, su espíritu altruista.

Ayer como hoy la prensa nacional ignoró al más grande artista nacional de los años sesenta y setenta, tenor que se dio el lujo de actuar de costa a costa en La Unión Americana: New York, Los Ángeles, San Francisco, Las Vegas, Boston, Hollywood, compartiendo escenario con los grandes.

El 22 de octubre del 2015 entrevisté a D’Aldo, para esta articulo he tenido en cuenta algunos apartes de esa nota periodística.

–¿Con qué cantantes alternó? –En el mercado anglo se acostumbra que el cantante alterne con un comediante. El artista de mayor cartel lleva el protagonismo en la marquesina. Dentro del circuito que trabajaba actuaban Sammy Davis Jr., Sinatra, Al Martino, Sergio Franchi, Donna Theodor, Katharine Grayson, Jack Jones y otros.

Ramiro Velazco, cantante y compositor colombiano radicado en EE.UU. país que represento en el festival OTI de 1981, comento: “aclaro, toda comparación es odiosa pero, D’Aldo Romano fue mucho más que Carlos Julio Ramírez, soy testigo de lo grande que fue D’Aldo mi amigo del alma”. – Orlando Barriga, pionero del Rock colombiano;” en 1967 viajó a buscar el sueño americano, trabajaba en un importante centro nocturno de Boston, una noche presentaron a D’Aldo Romano como la estrella invitada, cuando me enteré que era colombiano, le solicite una foto a lo que accedió sin ningún problema, era una persona muy sencilla y carismática, excelente cantante”.

Oscar Cuellar Pineda, nació en Barranquilla, el 16 de enero de 1941, parte de su niñez y adolescencia la vivió en Bogotá y Buenos Aires a donde su padre fue a cumplir un contrato artístico.

Portada de uno de sus discos de larga duración. Foto You Tule

–¿Cómo recuerda a la Bogotá de su adolescencia? –Mi familia se radicó en Bogotá cuando cumplí los 8 años, a los 10 viajamos a Buenos Aires donde vivimos dos años, regresamos a Bogotá donde continúe mis estudios en el Colegio León XIII como interno. Son inolvidables mis periplos por las bellas poblaciones sabaneras, mis tertulias en el Salón de té Monte Blanco, donde nacieron mis primeros afanes románticos, mis caminatas por la carrera séptima, mis escapadas a jugar billar donde Mario Criales y los bolos de la Jiménez.

Su padre el capitán de aviación, Luis Cuellar, fue un excelente tenor lirico de quien heredo D’Aldo la vocación musical, su madre doña Alma Pineda, actriz de radio teatro locutora y poetisa, de ella heredó su vocación por el teatro y el cine. 

–¿Cómo recuerda al Capitán Cuellar pionero de nuestra aviación comercial? –Lo recuerdo como un caballero audaz, sus colegas le llamaban el “loco Cuellar”, era diferente, individualista: temerario, osado, un señor en toda la extensión de la palabra.

–¿Doña Alma Pineda su madre, poetisa, ¿qué le aportó a su vocación artística? – De mi madre aprendí el poder de la palabra y la riqueza del lenguaje.

–¿Cómo recuerda la Buenos Aires de su niñez? –Como una bella e inolvidable ciudad con una gran influencia, arquitectónica y cultural europea. Allí vi por primera vez televisión, inicié mi bachillerato y comencé a vestir pantalón largo, además entre en contacto con la música clásica y el Tango.

–¿Cuándo descubrió su vocación artística? –Escuchando a mi padre el capitán Cuellar. Él descubrió su vocación por el Bel canto tarde, por lo que dejó su profesión de piloto comercial para dedicarse de lleno a la ópera. Fue un gran tenor, su vocación, voluntad y tenacidad le abrieron las puertas del teatro Marconi en Buenos Aires, con Caballería Rusticana y Lucia de Lammermoor. No dudé en emularlo.

D’Aldo estudio actuación en la academia del actor Andrés Soler, leyenda del cine mexicano. El talento de Romano fue tenido en cuenta por los directivos de Producciones Calderón, empresa que lo contrato para que actuara en 10 películas al lado de Ana Luisa Pelufo y Flor Silvestre, las estrellas femeninas más populares de finales de los años cincuenta, comienzos del decenio de los sesenta del cine mexicano.

De las películas en las que actuó D’aldo, las que mayor aceptación tuvieron: “Jóvenes”, “Póker de reinas” y” Vestido de novia”.

–¿En qué año se radicó en Los EE. UU.? – ¿Qué buscaba de los Estados Unidos? –Viajé a Los EE. UU. en el año 61 vía Miami, New York y finalmente California. – Lo que busca todo inmigrante: oportunidades, en mi caso estructurarme musicalmente en la escuela clásica.

D’Aldo Romano en el otoño de su vida. Recientemente se le vio feliz en su Barranquilla. Foto Agencia de Prensa Mundial

–¿Quién lo bautizó como D’aldo Romano? –“El nombre y apellido da identidad e influye en el destino del hombre. Grandes personalidades lo han cambiado, Moliere, Voltaire, Lord Byron, entre muchos más”. En mi caso mi apellido, Cuellar, no tenía la recordación y la sonoridad que se necesita en el mercado al que estaba proyectando mi carrera artística, el anglo. Por mi origen paterno tengo algo de italiano, Romano. Aldo Delgado, fue un gran amigo de mi padre y la familia, por lo que no dude en tomar su nombre, al que más tarde le agregue la D y una comilla para diferenciarlo de Aldo Romano, un excelente percusionista italiano.

–¿En qué año grabó su primer disco? –Mi primer sencillo lo grabe para Warner Brothers. Cara A, un tema de Mann/Weil, Angélica, en la cara B “I’ll set my love to music” Tema de la banda sonora de la película “Mondo Cane 2”. El productor, Dick Glasser – Arreglos de Ernie Freeman. Mi primer trabajo discográfico fue reseñado en la revista CashBox como el nuevo descubrimiento de la semana.

–¿Quién lo apoyó, creyó y promocionó en el inicio de su actividad artística? –En California, Charles O’Curran coreógrafo y esposo de la popular y exitosa cantante Country Patty Page. Un hombre con una visión aguda para seleccionar repertorio y la puesta en escena.

A comienzos de los sesenta, por sugerencia de Jhon Hafkell esposo de Dorothy Manneres asistente de la periodista más leída y de mayor credibilidad de Hollywood y la costa oeste Lowella Parlonf, D’aldo se radicó en Los Ángeles donde trabajó en clubes y centros nocturnos. La personalidad y talento de D’aldo encontraron eco en este trío, el que se convirtió en el mecenas de Romano, a quien apoyaron para que perfeccionara su inglés, estudiara música y actuación, con Curran Clarly, coreógrafo de Elvis Presley. Al igual que su ídolo prestó el servicio militar, paréntesis que no desaprovechó ya que en el Army se integró a la banda, Six Army Band.

En 1964 a su regreso, fue contactado por la agencia artística GAC Corporation, con la que logró una buena agenda de presentaciones de costa a costa en La Unión Americana, Las Vegas – San Francisco – New York- Boston – Miami, además atravesó el Atlántico para actuar en Europa, Japón y Australia.

En 1965 fue invitado al Show de Ed Sullivan, un año después al de Pat Boone. La aparición en estos grandes Shows de televisión, le significó un nuevo contrato con la más importante agencia artística de los EE. UU William Morris.

En 1979, actuando en un Club de Boston tuvo un problema en sus cuerdas vocales, que lo dejó sin voz en la mitad del Show. Este accidente le creó un trauma, miedo escénico, lo que motivó su retiro del Show Bussines.

En uno de sus Shows en la cadena Hotelera Hilton, lo vio y escuchó el presidente de la compañía discográfica CBS, Dick Asher, quien quiso contratarlo como artista, propuesta que no aceptó D’aldo, por considerar que su ciclo como cantante se estaba cerrando. El presidente de la CBS no solo encontró en D’aldo un experto cantante, sino también un buen modelo para proyectar la idea que le venía rondando: la división latina de artistas de la disquera CBS.

Sin pensarlo le ofreció a Romano que trabajara en LOA, Latin American Operation. Para que se fuera familiarizando con el mundo del disco y el proyecto de LAO, lo envió a la subsidiaria colombiana, en la que la envidia, las consejas y la mediocridad de sus ejecutivos, casi lo sacan de la compañía antes de comenzar a trabajar en el proyecto de Dick Asher, el que resultó positivo ciento por ciento, para la proyección de talento Iberoamericano a nivel mundial.

Ante la contundencia del programa esbozado por D’aldo, Dick Asher le ofreció la presidencia de LAO. Al frente de este departamento Romano lanzo a Julio Iglesias, cantante que fue catapultado a la cima del éxito, Miami Sound Machine – Chayanne – Roberto Carlos –  María Martha Serra Lima –  José Luis Rodríguez –  Gloria Estefan, entre otras grandes estrellas del mundo latino.

Foto Agencia Mundial de Prensa

Trabajar al lado de D’aldo en CBS fue una grata experiencia, logramos grandes éxitos, “El Cuarteto Imperial” – Julio Iglesias – José Luis Rodríguez – Pimpinela y una larga lista de artistas del elenco de “La compañía de la música” Discos CBS.

En mi primera experiencia en Los EE. UU en 1985, la guía y generosidad de Ilba Romano q.e.p.d. y D’aldo fueron definitivas, con ellos encontré mi primer hogar en esta gran nación.

D’aldo el galán de los 60´s el ejecutivo de los 70´s y 80´s, figura, talento y personalidad sus grandes aciertos. D’Aldo fue una imagen positiva para Colombia ante el mundo. D’ALDO ROMANO gracias por su talento, gran profesional y mejor amigo descanse en paz,, fuiste grande sin vanidad.

No cuento mi tiempo, es mi tiempo, el que lo cuenta.

[email protected]

Sobre Revista Corrientes 2939 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]