Cuando todo salga mal, siga las instrucciones

Por Mauricio Salgado Castilla @salgadomg 

En el museo naval de la ciudad de Liverpool, Inglaterra, a pocas cuadras del museo de los Beatles, hay una placa metálica con las instrucciones en alemán para utilizar un inodoro en un submarino de la segunda guerra mundial.  

Era esencial seguir estas instrucciones, por no seguirlas, el propio capitán del submarino alemán U 1206, Karl-Adolf Schlitt, hizo que este fuera hundido frente a las costas escocesas, el 16 de abril de 1945 a escasas tres semanas de la rendición de Alemania, el 7 de mayo de 1945.

La instrucciones en alemán para el uso del inodoro en el submarino U-1206

El submarino alemán U 1206, era uno de los modelos más avanzados y entre sus grandes novedades, llevaba un retrete que se podía utilizar aun estando sumergido, hasta ese invento, los marineros tenían que esperar a subir a la superficie para poder desocupar el baño.

La presión que ejerce el agua sobre cualquier cuerpo sumergido hace que un baño normal sea imposible de usar en la profundidad. 

El submarino había salido de la base Kristiansand, en Noruega el día 6 de abril, su misión era atacar los barcos que llevaban suministros para Inglaterra en el mar del Norte.

Navegaba sumergido a 100 ms. de profundidad, cerca de la costa Escocesa, cuando el capitán estando en el baño, en lugar de llamar a los marineros entrenados para hacer funcionar el baño bajo presión, decidió que él siendo el capitán tenía que ser capaz de hacerlo funcionar, no siguió la secuencia de las instrucciones, lo que hizo que a través de la taza entrará directamente un torrente de agua salada que rápidamente se filtró sobre el compartimiento de las baterías, que empezaron a expeler gas cloro altamente venenoso.

El capitán no tuvo más remedio que ordenar salir a la superficie, un vigía desde la costa vio con sorpresa en pleno día este submarino alemán, dando la alerta, a los pocos minutos un avión de la Real Fuerza Aérea lo hundió.

El capitán y 45 marinos más lograron salvarse, pero fueron apresados por los ingleses, durante el interrogatorio el capitán trató de explicar que no pretendían invadir a Escocia, poco le creyeron.

Luego en acciones de recuperación de parte del submarino, rescataron la máquina para descifrar códigos enigma y las instrucciones del baño más avanzado, hoy expuestas en Liverpool, como un recordatorio de la importancia de seguir las instrucciones.  

Hacer instrucciones y seguirlas no es fácil, al crearlas es importante considerar quién las va a seguir, qué conocimientos tienen los usuarios, qué lenguaje utilizan, cómo es la forma de percibir el mundo.

Los accidentes nucleares de Chernobyl en Ucrania en 1986 y el de Three Mile Island en el estado de Pensilvania, en los Estados Unidos en 1979, ocurrieron por no seguir las instrucciones en la operación de los reactores.  

Cada vez que nos relacionamos con la tecnología y supuestamente nos dan instrucciones ya sea para hacer pagos en bancos, para comprar una hamburguesa en McDonald’s, para pagar una cuenta en el supermercado o para recargar la tarjeta de un bus, no necesariamente podemos hacerlo, para la mayoría de las personas esto no es fácil, en principio porque la mayoría de la personas no siguen secuencias de manera natural, los procesos lógicos se deben desarrollar con la enseñanza de las matemáticas más allá de aprender a resolver problemas para matemáticos. 

Son muchas las llamadas que reciben las empresas en “atención al usuario” en busca que alguien les explique una instrucción que debería ser auto explicable.

Una muy buena práctica es animar a los niños a seguir instrucciones mientras juegan como lo hacen al armar un Lego, siguen la secuencia de un videojuego, la del monopolio o el ajedrez. 

Ahora con la explosión del uso de programas como el GPT de inteligencia artificial, sin duda alguna muy poderoso, pero que si no se conocen las instrucciones para su uso de nada sirve, por eso han aparecido una serie de personas que explican cómo usarlo, igual sucede con todo tipo de programas o equipo nuevo, hay personas que hacen instrucciones o tutoriales que sirven de interface o traductores ya sea de otro idioma, o de una forma de decir las cosas de “expertos” para no “expertos”. 

El solo hecho de hacer instrucciones o tutoriales se ha convertido en toda una profesión. ¿Qué tan bueno eres para seguir instrucciones? ¿Qué tan competente eres para hacerlas para otros?

[email protected]

Sobre Revista Corrientes 3616 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]