Contraplano: Postales musicales de Colombia

Los grandes músicos y expositores de las riquezas rítmicas de Colombia. Foto Shock.co

Por Orlando Cadavid Correa

Las ciudades costeñas han acaparado siempre los torrentes  de homenajes musicales salidos de las venas de nuestros compositores cuando se ha procurado cantarles a  los segmentos de nuestra geografía.

Abrimos columna con las llamadas «Tres perlas», a saber, Cartagena, Santa Marta y Barranquilla, que cantó Cheo García con el marco musical de la orquesta Billos Caracas Boys, en sus mejores tiempos.

A estas tres ciudades costeñas es a las que más se les ha cantado, como ha quedado demostrado a lo largo de la historia de la discografía colombiana.

Recordemos, entre otros, estos aires musicales que hacen parte de la extensa fonografía  nacional:  

Dedicadas a Cartagena: Cartagena, de Leonidas Otálora (letra) y Adolfo Mejía (música); Noches de Cartagena, de  Jaime R. Echavarría; El Getsemanisense, de “Lucho” Pérez Cedrón; Cartagena de Indias, de Petrona Martínez; Callecitas de Cartagena, de Evelia Porto de Mejía; La Rebelión, de Adela Martelo y Joe Arroyo; Tardes de Verano, de Tomás Alfonso, “Poncho”, y Emiliano Zuleta; Mi Tierra, de Hugo Alandete; La fantástica, de  Carlos Vives,  y Cartagena de Indias, de Marco Rayo.

Dedicadas a Santa Marta: Santa Marta tiene tren, pero no tiene tranvía, de Manuel Medina Moscote; En un rinconcito, de José Rafael de Andreis; Samario de Corazón, de Adriana Alvear Ahumada; Piropos a Santa Marta, de Idinael Tejeda; A Santa Marta, de Jhaxer Tejeda Gómez; Así es Santa Marta, de Ignacio Martínez; Santa Marta y tú, de Ricardo Visbal C.; Para Santa Marta, de Adolfo Echavarría –que la hicieron famosa Los Hispanos y los Graduados–, y La Perla, de Carlos Vives.

Dedicadas a Barranquilla:  Luna barranquillera, La Guacherna, Volvió Juanita  y Mi vieja Barranquilla, las cuatro,  de Esther Forero;  Se va el caimán, de José María Peñaranda; Joselito Carnaval, de Lucho Bermúdez;  Puente Pumarejo y A Barranquilla, de  Marco Aurelio Álvarez; El Negro Adán, de Carlos Castillo y Luis C. Montoya; Barranquillero arrebatao,  de Víctor Raúl Sánchez, «Patillas»; En Barranquilla me quedo, de Álvaro José Arroyo; Te olvidé, de Mariano San Idelfonso (letra) y Antonio María Peñaloza (música); Barranquilla, Barranquilla, de  Carlos Vidal y Víctor Mendoza, y Río y mar, de Pacho Galán.

La apostilla: Los ingeniosos Carlos Alberto Vidal y Jairo Varela, cada uno por su lado, crearon, en   su orden, Tres perlas  y Las tres son Caribe. 

Sobre Revista Corrientes 5671 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo williamgiraldo@revistacorrientes.com