Columna Otraparte. Kodama pasó por aquí

Cuando Borges y María Kodama visitaron Medellín, en compañía de sus anfitriones el alcalde Jorge Valencia Jaramillo y su esposa Beatriz Cuberos Foto de Jairo Osorio).

Por Óscar Domínguez G.

El Tiempo

El amor a primera vista se da cuando unos ojos que no se buscan se encuentran. De ese manual no escrito se apartó María Kodama quien se enamoró de Jorge Luis Borges a los cinco años al escuchar este poema suyo: “Estoy tratando de sobornarte con incertidumbre, con peligro y con el fracaso”. 

Fue un caso de amor a primer oído. La realidad goleó 5-0 a la ficción. Ni Borges imaginó ese argumento.

Hace poco, Kodama obedeció otro verso de su amado: “Morir es una costumbre que sabe tener la gente”.  No dejó herederos de la obra de su tardío consorte. Quienes nos consideramos con derecho a reclamar parte de ese legado deberíamos hacernos sentir.

Kodama  confesó su amor posible e imposible por Borges en la inauguración de la Primera Feria Internacional del Libro de Bogotá a la que fue invitada por Jorge Valencia Jaramillo.  “Desde entonces me conmovieron su soledad y su humanidad”, precisó Kodama hablando del poema que la flechó. 

Caricatura de María Kodama por Claudia Rueda, ilustradora de literatura infantil.

Antes, el dueto Borges-Kodama había sido huésped en Medellín del alcalde Valencia, y de su esposa Beatriz Cuberos. Ella se encargó de contarle la ciudad desde el aire. Próximos a aterrizar en el Olaya Herrera el memorioso la sorprendió:  ”Si muero en este avión seré famoso como Gardel”.

Deliciosamente incorrecto, Borges nos bajó la caña a los colombianos: “Creo que existe por ahí un libro que se llama Cien años de soledad… La primera parte que me leyeron es muy buena…”. Y admitió que no conocía otras obras del Nobel. En Manizales, Kodama, invitada a un Festival de Teatro,  contó que Borges se relajaba como los gatos que parece que no tuvieran huesos. 

Se acaba el espacio y no reclamo todavía mi parte del legado de Borges. Me gustaría heredar su habilidad para desgranar adjetivos, su destreza para enhebrar ironías o sarcasmos, su poesía en prosa, su prosa en verso.  O esta metáfora:  “Todos caminamos hacia el anonimato, pero los mediocres llegan un poco antes”. (Sin ofenderme, señor Borges).

Fundamento mi aspiración a heredar en el hecho de que en su última visita a Bogotá, lo escolté hasta la sede del Caro y Cuervo para evitar que los raponeros le fueran a robar algún cuento en borrador.

Feliz eternidad para  Borges y Kodama quienes al final cayeron en  la tentación y se casaron. Aunque sabían que el matrimonio es “otra costumbre que sabe tener la gente”. Así acabe con el amor…

Sobre Revista Corrientes 3797 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]