Columna Desvertebrada, Historias de locos bajitos (53); ÑAPA, El Niño Dios, según los bajitos

Foto V.Multicultural

Por Óscar Domínguez G.

Como todos los años, con exactitud de reloj de arena, el  pasado 24 de diciembre felicité al Niño Dios por su cumpleaños 2.022 rodeado del aprecio de propios y extraños. Parece que fue ayer que nació. Como me tengo prohibido el inútil rencor, lo felicité así no haya aportado  un carajo para mis columnas sobre sus colegas los bajitos.

Dos amigos que se enteraron de mis felicitaciones con lamento incorporado, me jalaron las orejas en sendos mensajes.

Uno  me escribió desde Envigado, la tierra de Fernando González, cuya obra conoce con puntos y comas:  ”Yo creo que para las historias de los locos bajitos clasifica la del Niño Jesús que se les perdió a los papás y a los tres días lo encontraron en el Templo con los mayores y él todo tranquilo, como si nada; además, los regañó por estar preocupados…”.

El segundo amigo que tiene un master en sentido común opinó: “Todo parece indicar que el Niño Dios no tuvo niñez porque nació aprendido. Uno que a los doce años no juega con carritos sino que les da cátedra a los doctores de la Ley… ¡nació adulto!”.

La literatura sobre Jesús cuando ejercía de niño cabe en un cuarto de servilleta. Los reporteros evangelistas no le metieron periodismo de profundidad a su carnuda infancia.  Lo que es una lástima porque todo ocurre en esa tierra prometida que es la niñez. Lo demás que nos pasa en la vida es puro reciclaje.

A falta de información sobre los primeros años, tocará imaginar lo que el niño Jesús les decía a María y a José cuando empezó a juntar vocales y consonantes. Parto de la base de que todos los niños son iguales como gotas de agua. La niñez es la única época en la que somos inmortales y geniales; pero estamos tan ocupados creciendo que ni nos damos cuenta…

Me parece oír a Jesús decirles a sus taitas bellezas como las siguientes:

Taiticas, me perdonan pero estoy jarto de ser hijo único. Es buena esa condición porque no hay que heredar la túnica ni las sandalias del hermano mayor. Pero no hay con quién pelear que es tan creativo. ¿Por qué no se ponen de acuerdo y cumplen con el mandato bíblico de “creced y multiplicaos?”.

Papi, en la escuela los niños  me matonean sin miseria. Dicen que eres muy  buena persona y excelente marido, pero  pésimo carpintero; incumplido, además.  Me preguntan si ya aprendí a hacer taburetes.

El año entrante, por favor, cámbienme de escuela: no me aguanto a un niño que se copia de mis exámenes, tiene mal aliento y les pica arrastre a las sardinas que  me alborotan la libido. Su nombre es Herodes, nada  más, pero tampoco nada menos; y tiene cara de romano.

Padres ¿será que Dios sí existe como aseguran los rabinos en la sinagoga? (Hasta aquí la Columna Desvertebrada)

Foto

El maestro Alexis García, técnico del equipo de fútbol La Equidad, dibujado por su nieta.

El Niño Dios y los locos bajitos

Era navidad y le habíamos regalado un corte de tela a la mamá de Sebastián, 6 años. Una tía le preguntó: ¿Qué le trajo el Niño Jesús a tu mamá? Respuesta: Un vestido sin hacer
 
En pleno diciembre estábamos hablando de los traídos del niño Dios. Estefanía (5 años), nos dice muy seria: «¿Si el niño Dios es un niño porqué lo dejan salir solo a entregar regalos?  

 Marcus (6 años), le puso en paquete de manimoto al Niño Jesús en el pesebre. «¿Si a Papá Noel le dejamos leche con galletas, cómo no le dejamos nada al niño, abuelita?»

Laura, 6 años, intrigada, le dice a su mamá: “Mami, me gustaría algún día conocer a Dios”. ¿Y qué le dirías? “Nada, mami: sólo quiero saber qué tan grande es”.

La maestra se acerca a la alumna y le pregunta qué está dibujando. “Estoy dibujando a Dios”, es la respuesta. “¡Pero nadie sabe cómo es Dios!”. La alumnita replica: “Lo sabrás dentro de un minuto”.

A los diez años, Luis Ernesto reflexionaba en diálogo con su padre el poeta nadaista Elmo Valencia: “Pero Dios existe, ¿no es cierto? ¡Porque a Dios sí no me lo pierdo!”.

 Para Laura, 6 años, Dios “es el alma de nosotros, es como si fuera el viento”. (Del libro “Casa de Estrellas”). 

 Carolina, 5 años, preguntó si el Niño Dios mudaba los dientes como ella? También preguntó: ¿Mamá,  dónde queda el coito?

Una niña de 7 años iba a hacer la Primera Comunión. Le preguntan: ¿Qué es lo que más te alegra, la fiesta o recibir al Niño Jesús? Y ella responde: No me preguntes que ya me confesé y no puedo decir mentiras…

En su primer viaje en avión, Carolina, de nueve años, después de mirar en todas direcciones pregunta: “Tía, ¿y dónde está Dios?”

La madre le sugiere a Martín, cuatro años, que se acueste porque ya viene el Niño Dios con los traídos: “No conozco a ese niño y no quiero que entre en mi cuarto”.

¿Si diciéndole a Diosito que no quiero morir no me muero? Pienso en Diosito: no me moriré. (Juan, cuatro años).

Cuenta un padre: Simón, mi hijo mayor, estaba como de 7 años y le pidieron en su clase de religión dibujar a Dios. Pues bien, después de gastarse tooooooda la hora completa, entregó finalmente su mejor interpretación: ¡La hoja en blanco! Recibimos la nota de su profesora algo extañada, y al preguntarle, Simón nos dijo que le sucedió algo muy raro porque nosotros le hemos enseñado que Dios está en todas partes, que hace parte de todo, pero que a la hora de dibujarlo, no pudo encontrarlo…

Sobre Revista Corrientes 3577 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: [email protected]