Al instante

Martes de la luenga lengua: Concordancia…

Recopilación de Oscar Domínguez G.

Imagen Life

Concordancia, enguaralarse, llevar a cabo-emprender

Efraim Osorio/LA PATRIA

 

Mi opinión, en pie. Dos semanas atrás glosé la siguiente construcción de un editorial de LA PATRIA: “Muy acuciosos han estado la Procuraduría y la Fiscalía General de la Nación y hasta el mismo Partido Conservador…” (27/3/2018). “Y después de pensarlo muchos días y meditarlo con profunda calma”, concluí que el adjetivo ‘acuciosos’ debía concordar con los nombres femeninos Procuraduría y Fiscalía. No estuvo de acuerdo conmigo el cibernauta Sebastián Felipe, porque, según lo expresó, cuando en la oración hay tres nombres, dos femeninos y uno masculino, la concordancia se establece con el género masculino. Es la norma general, sí, señor. Pero en la frase que nos ocupa, y de acuerdo con mi criterio, la preposición ‘hasta’ rompe la secuencia de la enumeración, por lo que la norma no se cumple. Otro gallo le habría cantado, si el redactor del editorial hubiese redactado así: “Muy acuciosos han estado la Procuraduría, la Fiscalía y el Partido Conservador”. Aun al oído le suena bien esta construcción, no la comentada. Esa ‘norma general’ tiene, además, excepciones. Copio lo que enseña el diccionario de María Moliner: “Pero esta construcción resulta en la mayoría de los casos demasiado «pensada», y aunque se respeta generalmente en el caso del adjetivo pospuesto, para el antepuesto es mucho más frecuente la llamada de proximidad, que consiste en hacer concertar el adjetivo con el nombre más próximo, cualquiera que sea su género y su número: ‘Su asombrosa inteligencia y amor al trabajo’”. Lo que, además de mi argumento, se aplica justamente en la frase que hasta aquí nos trajo.
***
Cuando, de niños, nos entreteníamos con los trompos, éstos, a veces, se ‘enguaralaban’, es decir, se ‘enredaban’ en la pita, piola o ‘guaral’. De este último nombre formamos el verbo ‘enguaralarse’ (“enredarse un trompo en el guaral”). Es un colombianismo, sin duda, que luego, por extensión, aplicamos a todo lo que se ‘enreda’. Con esta acepción lo empleé en alguna de mis apuntaciones (27/3/2018). Argumentando su ausencia de El Diccionario, el señor Orlando López escribió: “Que un purista del idioma la use se ve mal, muy mal” (Revista Corrientes, 29/3/2018). Es imposible que un diccionario regular asiente todos los regionalismos. El de la Real Academia de la Lengua acoge algunos, por ejemplo, estos tres americanismos: ‘engualichar’ (‘hechizar, embrujar’), ‘enguaraparse’ (‘aguaraparse’ – ‘tomar la caña de azúcar, la fruta o un líquido sabor de guarapo’) y ‘enguarapetarse’ (‘emborracharse, embriagarse’), quizás por sugerencia de las respectivas Academias. Siempre me han gustado los regionalismos colombianos, el anotado especialmente, porque está bien construido (del prefijo ‘en-’ y el término’ ‘guaral’), castizo, por lo tanto; expresivo como pocos; muy, muy de nosotros, y digno de ser acogido por los diccionarios regulares. No veo razón alguna para no aprovecharlo, revivirlo y divulgarlo.
***
Por estos días se habla con frecuencia del ‘emprendimiento’, ‘acción y efecto de ‘emprender’ (“acometer y empezar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”). En el último recuadro de LA PATRIA CHICA, llamado, no sé por qué, TIPS, como si el castellano no tuviese el término correspondiente (‘consejo, sugestión, sugerencia’, por ejemplo), enseña: “Llevar a cabo significa realizar, efectuar o emprender algo…” (25/3/2018). Según esto, la locución verbal ‘llevar a cabo’ y el verbo ‘efectuar’ son sinónimos de ‘emprender’. ¡Ni riesgos! Tanto ‘llevar a cabo’ como ‘realizar’ y ‘efectuar’ se refieren a una acción terminada, mientras que ‘emprender’ significa ‘comenzar una actividad’, que nadie sabe si podrá hacerse realidad. Y el ejemplo que propone es éste: “En el colegio llevarán a cabo el Día del Niño”. Más apropiadamente, “celebrarán el Día del Niño”. Los sinónimos de ‘emprender’ son ‘comenzar, iniciar, acometer’; también ‘importunar, reprender’ (‘emprenderla contra alguno’), no ‘llevar a cabo’. Sin discusión.

 

Taller del Idioma, acrónimos

Publicado 06/04/2018

Abel Méndez (El Diario, de Pereira)

 

ACRÓNIMOS. «Min-trabajo declara ilegal pacto colectivo que llevaba 41 años en Ecopetrol». Agencia de Información Laboral.

Aunque esta información fue editada en Medellín, el correspondiente boletín electrónico me llega desde hace varios años al correo que tengo para las consultas que puedan hacerme los lectores de El Diario. Como supongo que el mencionado boletín les puede llegar a otras entidades risaraldenses, escogí este error porque en otro tiempo yo felicitaba a los risaraldenses por la pulcritud de los acrónimos que elegían para sus nombres; pulcritud que ha disminuido en los últimos años, la razón de la merma en este sentido puede ser la contaminación de otras regiones, entre ellas, la medellinense. En este caso, el prefijo «Min-», con mayúscula sirve para nombrar el ministerio correspondiente: Mintrabajo, sin ponerle guion intermedio: «Mintrabajo declara ilegal…».

Esto equivale a Decir; El Ministerio de Trabajo…». Si se le pone minúscula significa el ministro: «El mintrabajo declara ilegal…» es lo mismo que decir: «El ministro de Trabajo declara ilegal…». Volvamos a ser los mejores en creación de acrónimos. Ahí está mi dirección electrónica para las preguntas y no cobro.

RECORRIDO POR LAS AULAS. «Es así como con el eslogan “La Paz es una Nota”, la comunidad educativa dosquebradense atendió el llamado del Gobierno Nacional en unión a tener la Conversación Más grande del Mundo”».

1. Aunque la Real Academia le ha dado campo en el Diccionario a la palabra «eslogan», es mejor usar la palabra «lema»; una visita al texto nombrado, para comparar los significados, y a la Gramática 2009, para comparar las formaciones de sus plurales, me dan la razón. 2. Los nombres propios de los lemas no van entre comillas. 3. El Gobierno siempre es nacional, los demás son administraciones que el uso nos ha llevado a llamarlos «gobierno». 4. Como lector, quedo sin entender el porqué de las mayúsculas en la frase «la Conversación más grande del mundo». Si se trata de otro lema, las mayúsculas serían: La Conversación más Grande del Mundo. Pilas, profes, hay que practicar lo que se enseña.
taller95@yahoo.es

Superheroína / El lenguaje en el tiempo

 

FERNANDO ÁVILA/ EL TIEMPO

 

Cita: “¿Acaso se trataba de una superhéroe con identidad incógnita?” (Arcadia). 

Mejor: “… una superheroína…”. El Diccionario panhispánico de dudas, DPD, 2005, dice
expresamente: “Héroe no debe usarse como común en cuanto al género, la héroe”. En
consecuencia no se debe escribir “una superhéroe”.

Hay palabras de género común, en las que varía el artículo, según se refiera a hombre o a mujer, como el pediatra, la pediatra; el analista, la analista; el modelo, la modelo. Hay palabras que siempre son femeninas, así se refieran a hombre, como víctima, “Pedro fue la víctima” (no el víctimo); persona, “Carlos es una persona honrada” (no un persono); lumbrera, “Luis es una lumbrera” (no un lumbrero). Y hay palabra que siempre son masculinas, así se refieran a mujer, genio, “Marta es un genio” (no una genia); titán, “Patricia es un titán para eso” (no una titana); demonio, “Esa mujer es un demonio” (no una demonia). Como queda dicho, no es el caso de héroe, que tiene su femenino tradicional y bien conocido, heroína, similar a los femeninos de zar, mandarín, danzarín, que son zarina, mandarina, danzarina.

Divergir

Cita: “¿Por qué nos cuesta tanto divergir?”. 

Comentario: No es diverger, como podría pensarse, sino divergir, tal como se escribió en la cita. Al conjugar este verbo, vamos a encontrar variables como las siguientes, yo diverjo y ustedes divergen, en el presente de indicativo; que nosotros diverjamos y que ustedes diverjan, en el presente del subjuntivo; diverge tú y diverjan ustedes, en el imperativo. Hay que tener cuidado al conjugarlo en pasado, para no terminar diciendo él divirgió, en vez de él divergió, que es lo correcto.

Un campero tipo Willys

Pregunta: “El vehículo, un campero tipo willys, había causado daños a frailejones”. ¿En este caso no debería ir la marca del campero con mayúscula inicial?, Elisa Pardo Rojas. 

Respuesta: Si fuera un vehículo con toda certeza marca Willys, sí, pero si se trata de vehículo tipo willys, es decir, ‘parecido’, ‘similar’, no.

La Ortografía de la lengua española, 2010, lo dice así: “Las marcas comerciales son nombres propios, de forma que, utilizados específicamente para referirse a un producto de la marca, han de escribirse con mayúscula: Me gusta tanto el Cinzano como el Martini; Me compré un Seat, pero cuando estos nombres pasan a referirse no exclusivamente a un objeto de la marca en cuestión, sino a cualquier otro con características similares, se escriben con minúscula: Me aficioné al martini seco en mis años de estudiante (al vermú seco, de cualquier marca)”. El auto al que se refiere la cita es tan indeterminado como este último martini.

Octavo

Cita: “8vo Congreso Internacional de Movilidad” (aviso). 

Mejor: “8.° Congreso…”.

 

Virus, claves de escritura

Fundación para el español urgente, FUNDÉU

 

Ante la presencia en los medios de comunicación de noticias relacionadas con enfermedades causadas por diversos virus, se ofrece a continuación una serie de claves acerca de las diferentes formas de identificarlos.

Como nombre común o vernáculo

Esta es la forma más habitual en los medios de comunicación, que consiste en designaciones más o menos descriptivas y convencionales, como virus del papiloma humano o virus del Ébola.

Este tipo de denominaciones se escriben en minúscula, salvo los nombres propios que contengan, de modo que es virus del papiloma humano o virus del dengue, todo en minúscula por aludir a los nombres comunes de las enfermedades que provocan, pero virus del Ébola y virus del Zika, con mayúscula en Ébola y Zika por ser los nombres propios de un río y un bosque, respectivamente.

Como nombre científico

Son denominaciones neolatinas aplicadas a los niveles taxonómicos del género y superiores, que se escriben en cursiva y con la primera letra en mayúscula, casi siempre tras voces como género familia en textos periodísticos. En los virus no hay nombres científicos latinos para las especies.

De ellos se pueden formar —y a menudo es preferible— nombres vernáculos como papilomavirus (en minúscula, en redonda, en una sola palabra y con una sola ele), que procede del científico Papillomavirus (en mayúscula y cursiva). Así, en lugar de decir «un virus de la familia Papillomavirus» se puede optar por «un papilomavirus».

Como sigla

Es la identificación más detallada y en la prensa se emplea solo en ocasiones, aunque VIH está asentada para el virus de la inmunodeficiencia humana. Pueden contener caracteres como guiones o barras, e ir alternando mayúsculas y minúsculas, como por ejemplo PAdV-B o AvRV-F/A4. Se recomienda respetar estas grafías.

Virus frente a enfermedades

Se aconseja no emplear los nombres de los virus para las correspondientes enfermedades, ni a la inversa. Así, el sida es la enfermedad provocada por el VIH y las gastroenteritis suelen tener su causa en un norovirus.

Solo en un número reducido de casos han aparecido nombres de enfermedades basados en los de los virus, como ocurre con ébola, nombre popular para la enfermedad causada por el virus del Ébola y que técnicamente es fiebre hemorrágica del Ébola. Como otros nombres de enfermedades, se escriben en minúscula

 

Acerca de Revista Corrientes (2916 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web

1 comentario en Martes de la luenga lengua: Concordancia…

  1. Orlando Lopez // 04/10/2018 en 5:34 pm //

    Bueno… así planteadas las cosas llegamos a la conclusión que no es necesario andar tratando de purificar el idioma, censurando a quienes cometen solecismos y/o dislates, puesto que es válido usar cualquier término por espurio que sea. Esta bien enguaralarse, desguañenarse, descomportarse, que se diga habían o hubieron o haigan y se escriba hamor. Colocarse bravo y abundar en el pues, pues, pues, pues, pues, pues. Pues al fin y al cabo es el vulgo el que construye, enriquece y amplía el ámbito de la maltrecha lengua de Casilla. Según los puristas que critican a los demás pero se atribuyen el derecho a solescimotear y dislatear.

Los comentarios están cerrados.

Ir a la barra de herramientas