Contraplano: Rarezas de la lengua castellana

Imagen Traducción.com

Por Orlando Cadavid Correa

En su entrega de Año Nuevo, que nos estamos estrenando, “El Almanaque del Granjero”, de la firma bogotana Cuéllar editores, nos sorprendió con una encima que no tardamos en reproducir para deleite de nuestros lectores.

Se trata de este malabarismo de curiosidades del bello idioma castellano:

Con veinticinco letras, se ha establecido que ‘electroescefalografista’ es la palabra más larga de todas las aprobadas por la Real Academia Española de la Lengua.

En el término ‘centrifugados’, todas letras son diferentes y ninguna se repite.

La palabra ‘oía’ tiene tres sílabas en tres letras.

En ‘aristocráticos’, cada letra aparece dos veces.

Los términos ‘arte’ y ‘agua’ son masculinos en singular y femeninos en plural (para evitar la cacofonía).

El vocablo ‘cinco’ tiene a su vez cinco letras, coincidencia que no se registra en ningún otro número.

El término ‘corrección’ tiene dos letras dobles.

Las palabras ‘ecuatorianos’ y ‘aeronáutico’ poseen las mismas letras, pero en diferente orden.

El término ‘estuve’ contiene cuatro letras consecutivas por orden alfabético: s-t-u-v.

Con nueve letras, ‘menstrual’ es el vocablo más largo con sólo dos sílabas.

La palabra ‘pedigüeñería’ tiene los cuatro signos ortográficos que un término puede tener en nuestro idioma: la virgulilla de la eñe, la diéresis sobre la u, la tilde,  y el punto sobre la i.

El vocablo ‘reconocer’ se lee lo mismo de izquierda a derecha que viceversa (es un palíndromo).

La palabra ‘euforia’ tiene las cinco vocales y dos consonantes.

La palabra ‘argentino’ puede ser transformada con las mismas letras en ‘ignorante’, aunque esto no es más que una mera coincidencia. Y una muestra gratis de la ojeriza al gaucho.

De ‘paloma’, un palíndromo  sencillo y elemental: Amo la paloma.

El palíndromo más popular de la lengua castellana es aquel que dice a la letra:  Dábale arroz a la zorra el abad.  

Va una tanda adicional de palíndromos: Amad a la dama; Amor a Roma; Ana lleva al oso la avellana; Ateo poco poeta;  Eva, ya hay ave; Nada yo  soy Adán; La tele letal; No lo cases a Colón; Oirás orar a  Rosario; Yo soy; Logré ver gol; Se van sus naves; Yo le até la paleta, Eloy; ¿Acaso hubo búhos, acá?;  A ti no, bonita; Allí  va Ramón, y no maravilla; Amad  a la  dama: Aman a Panamá; Amigo, no gima; Ana lava lana; Sometamos o  matemos; Allí ves a Sevilla; Ají  traga la lagartija;  A mí loca  Colima; Amor a Roma;  Ella te  da  detalle; Isaac no ronca así, y ¿Son mulas o cívicos alumnos?

 La apostilla: Nuestro maestro radial don Eucario Bermúdez, ¡alma bendita!, se deleitaba con los  comentarios que hacían los columnistas de la prensa, a propósito de su nombre. De su época manizaleña rescatamos esta apostilla:

Eucario: ‘gracioso, caritativo’. Del griego eu-, ‘bien, bueno’, y kharis, ‘gracia’. Confróntese con eucaristía, que quiere decir ‘acción de gracias’. San Eucario fue un discípulo de San Pedro. Aquí recordamos a nuestro amigo Eucario Palacio,  culto abogado y poeta, consumado lector de prensa.

Sobre Revista Corrientes 4774 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*