Contraplano: El padre García-Herreros al santoral

Padre Rafael García-Herreros

Por Orlando Cadavid  Correa

Parece verdadera tarea de romanos apretar en una sola columna periodística la misión apostólica del padre Rafael García-Herreros Unda.

El padre Rafael García-Herreros Foto El Tiempo

Por esta razón hemos propuesto a nuestros editores que se nos permita dividir en tres entregas dominicales la vida de este  colombiano ejemplar que va rumbo a los altares.

Abrimos la primera parte con este prefacio de Google: El padre Rafael García Herreros Unda fue un sacerdote católico eudista, que se destacó en Colombia durante el siglo XX por sus palabras y acciones en pro de una nación justa, equitativa y en paz, a partir del encuentro personal con Jesucristo, revelador de Dios y dador de su Espíritu; y por su obra social y evangelizadora “El Minuto de Dios”.

Nació en Cúcuta el 17 de enero de 1909, el tercero de los siete hijos del general Julio César García Herreros y doña María Unda, quienes le inculcaron fervorosa piedad y profundo amor patrio. Estudió la primaria en el colegio de las Hermanas de la Presentación y en el Colegio Provincial, en su ciudad natal; y el bachillerato, en el Seminario Menor de Pamplona. Cursó la Filosofía y la Teología en el seminario eudista de Usaquén, Bogotá, entre 1928 y 1934. Posteriormente, perfeccionó sus estudios en Filosofía y Sociología en Roma (Italia) y Friburgo (Suiza) entre 1950 y 1952.

El Minuto de Dios, su obra central

Se incorporó a la Congregación de Jesús y María de los padres eudistas en 1932, y el 19 de agosto de 1934 fue ordenado sacerdote en Bogotá por el arzobispo Paolo Giobe, nuncio apostólico. En la comunidad ejerció su ministerio presbiteral, primero, en la formación de sacerdotes, de 1934 a 1950 y de 1952 a 1954, en los seminarios de Santa Rosa de Osos, Jericó, Mérida (Venezuela), Pamplona, Miranda, Cartagena y Cali, principalmente como profesor de Filosofía y de lenguas clásicas (latín y griego); y después, en la dirección y realización de obras sociales y evangelizadoras.

El Padre Rafael García-Herreros y la palabra de Dios

Rafael García Herreros fue un sacerdote convencido de su ministerio y enamorado del sacerdocio de Jesucristo. Fiel a la Iglesia Católica y atento a las directrices de su magisterio, llamó a los creyentes a vivir de una manera concorde con su fe.

En su tarea evangelizadora y de promoción vocacional, el padre Rafael desplegó gran actividad literaria con sus “Cuentos”, de los que publicó unos 250 a lo largo de su vida, y muchos otros escritos: obras teatrales, vidas de santos, crónicas, oraciones, páginas espirituales, etc. Reflejó su experiencia mística y su vivencia interior en sus conversaciones, predicaciones, enseñanzas y escritos, recogidos en libros y folletos que han alcanzado varias ediciones, y presentados en la colección de sus Obras Completas (24 tomos, con temas como Dios, Jesucristo, el Espíritu Santo, la Iglesia, la Virgen María, el cristiano, Colombia, la paz y la justicia social, entre otros).

La primera inquietud del padre Rafael siempre fue amar y servir a Dios. El padre Rafael amaba profundamente la Palabra de Dios, que siempre leía y que impregnaba sus predicaciones.

Una vocación al servicio de la sociedad

En 1946 comenzó en Cartagena su actividad radial, con el programa “La hora católica”. En 1950 inició, también en Cartagena, el programa radial “El Minuto de Dios”, que transmitió desde Cali en enero de 1952; desde Medellín en septiembre de 1954, y desde Bogotá en diciembre de 1954. En enero de 1955 empezó la transmisión de “El Minuto de Dios” por televisión, el programa vigente más antiguo de la televisión colombiana, a través del cual durante 38 años habló acerca de Dios, del hombre y de la patria.

La apostilla: Extendemos la invitación a los lectores a las otras entregas dominicales que les ofreceremos el 31 de enero y 7 de febrero para complementar la hoja de vida del padre García Herreros Unda.

Sobre Revista Corrientes 4585 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*