Viviendo con el enemigo

El espionaje en redes, cámaras y celulares Ilustración Meganoticias

Por Jairo Ruíz                                                       

            Básicamente nuestro teléfono móvil, del mismo modo que cualquier otro dispositivo conectado a la Red, como un PC, un portátil o un reloj inteligente, proporciona tres tipos diferentes de información: Datos, Metadatos, y No datos:

            Sí: incluso cuando el teléfono está apagado, está diciendo que su propietario está durmiendo, se encuentra en una reunión confidencial o en algo que no desea se haga público. Por ejemplo: si un grupo de celulares se desconecta a la vez en un lugar determinado, es fácil deducir que en ese sitio se realiza una reunión confidencial. Y si eso ocurre  de forma rutinaria, lo mas seguro es que se trata de una instalación donde se maneja información muy reservada.

            Lo mismo sucede con las horas y sitios donde rutinariamente apagamos el celular: Esa “información pasiva” indica cual es nuestro hogar, el tiempo que dormimos y hasta con quien

            Y es que, en Colombia, según el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Min TIC) hay 65 millones de líneas de telefonía móvil, es decir, casi un 20 por ciento más líneas telefónicas que habitantes. Y no hablemos de número de celulares pues en promedio se vendían diez millones de teléfonos inteligentes al año.

            Todas estas cifras referidas hasta el 2019 porque el 2020 fue evidentemente un año atípico y si algo creció más que la pandemia del Coronavirus, fue la compraventa de aparatos para conectarse a Internet, la utilización de esta y el ingreso impresionante de población, antes marginada, a tener registros completos en internet.

            El siguiente cuadro, de hace solo dos meses, les actualizará sobre este aspecto:

       Los metadatos, por su parte, aportan muchísima mas información y mas detallada que sus propios datos: La hora a que nos acostamos y nos levantamos, el lugar donde lo hacemos o si estamos de viaje, si tenemos un trabajo nocturno o pasamos la noche con alguien, nuestros lugares de trabajo y ocio preferidos, las personas con quienes mas alternamos, detalles muy concretos de los lugares por donde transitamos, nuestra música favorita, nuestros datos bancarios, y si usamos aplicaciones específicas habría que agregar nuestro estado de salud, ritmo cardíaco, la velocidad a que andamos y corremos… en realidad mostramos sin el menor pudor toda nuestra vida. Y una de las características de los nuevos teléfonos es que ya no se les puede sacar la batería para que dejen de trasmitir lo que implica que, aunque aparentemente esté apagado, puede emplearse para grabar audio y video (Siempre que no lo utilices, tapa la cámara)

            Puede parecer exagerado, pero hay programas espías específicos para acceder a los contactos, agendas, mensajes o correos y muchos de ellos se pueden adquirir libremente. La última novedad, es un programa que identifica a las personas por la forma de teclear.

            Además de los riesgos comerciales que implica esta supervigilancia, los riesgos sociales y políticos son grandes: por ejemplo, en una manifestación multitudinaria es sencillo saber el número de asistentes, quién ha participado y de dónde ha venido, con quienes se ha relacionado donde se refugia cuando llega la policía, y  asi es fácil identificar a los principales protagonistas.

            Las principales ciudades del mundo están llenas de videocámaras conectadas a satélites que les permiten detallar miles de puntos del rostro para identificarnos, ya sin lugar a confusiones, entre millones de personas que pueden parecerse a nosotros y, además, detallar por ciertos detalles, nuestro estado de ánimo.

            Basta con que usted o alguna persona suba una foto suya, su imagen quedará allí grabada a perpetuidad, única e inconfundible.

            La verdad es que a nadie decimos mas cosas de nosotros mismos, incluso las mas íntimas, que a nuestro celular. Y todas las conversaciones pueden ser grabadas, por eso la orden de Trump, de eliminar a Huawei del uso de las fuerzas armadas era para… evitar que los chinos grabaran las conversaciones que conservan los IPhone y en general todos aquellos celulares con el sistema Android 

La Nomofobia

            La nomofobia es el miedo a estar sin celular o desconectarse de cualquier dispositivo móvil con internet.

            Esta adición ha aumentado por la alta penetración y el uso de nuevas tecnologías desde los dispositivos móviles trayendo alteraciones no solo en la salud de las personas sino en su interrelación con la realidad.

            La nomofobia se puede identificar con ciertos síntomas como el “phubbing” o incapacidad de dejar el celular durante una conversación, sentir pánico por quedarse sin batería, frustración o soledad por no tener cerca el teléfono o irascibilidad por no tener señal.

            En Colombia, según encuesta realizada por la Asociación de la Industria de Telecomunicaciones “Asomóvil” el 79 por ciento de los colombianos tienen ”cercanía emocional” con su celular, el 15 por ciento declara que usa mucho el teléfono, pero a pesar de todo el 85 por ciento no tiene intención de alejarse de su celular.

            El siguiente cuadro ilustra como gestamos el tiempo en nuestro teléfono:

            Un colombiano promedio revisa su celular cada 28 minutos, pero si está entre los 25 y 38 años lo hace cada 25 y la tendencia a navegar por internet y actuar en las redes sociales va al alza, siendo WhatsApp la aplicación líder con 98 porciento, Facebook con 85 y Twitter con el 24.

            Además, el celular es prácticamente obligatorio para realizar operaciones bancarias, recibir claves para diversas actividades y en la pandemia, podría decirse que habríamos muerto de hambre porque con él compramos nuestros alimentos, hicimos mercados, estuvimos en consultas médicas y terapias virtuales y nos encontramos en videoconferencias con nuestros seres queridos sin importar las distancias. Se ha convertido casi que en una parte irremplazable de nuestro cuerpo al punto que hay jóvenes que dicen preferir perder un dedo que quedarse sin celular.

            Pero lo cierto es que llevamos un espía en nuestro bolsillo, y, además, pagamos por ello.

            Hasta el 2019 el número de colombianos conectados a la red era de 35 millones de los cuales 9.4 millones lo hacían por celular, o sea casi el 70 por ciento de la  población.

En   RED a Dos

            Las Redes Sociales se venden a sí mismas como facilitadoras de la comunicación entre personas e invitan a los usuarios a compartir información y sentimientos. Pero cuando dicen “compartir” se refieren a generar contenidos, datos, para su propia plataforma.

Realmente consiguen que los usuarios publiquen contenidos relacionados directamente con su personalidad, los cuales nunca harían públicos en la vida física.

 Por ello el “yo virtual” está mas próximo al “yo real” que el “yo físico.

Para cambiar la manera de pensar de una persona, primero hay que saber como piensa, para manejar las ideas de una persona, debemos aprender a manejar sus emociones

Con nadie en el mundo, ni siquiera con nuestros padres, esposa, hijos o grandes amigos, tenemos una relación mas íntima que con nuestro celular. Por eso las encuestas han pasado de moda: somos mas sinceros con la red que con los demás, aunque no seamos conscientes de ello.

            Estamos en un punto de inflexión de la historia, el del hiperconocimiento, en que es posible saber hasta lo mas privado de una persona. Nunca antes el poder había dispuesto de tanta información sobre los ciudadanos y, si como decía Francis Bacon, el conocimiento es poder, el poder es tan absoluto que hoy en día se convierte en dictadura en manos de quienes lo ejercen.

            Lo que pensamos ya no es inescrutable: Los algoritmos lo descifran, lo saben todo de nosotros, nada escapa a su ojo digital. Estamos inmersos en la sociedad de la información, interconectada 24 horas diarias lo que significa que nuestra vida está siendo monitorizada y vigilada constantemente en una sociedad que produce cantidades colosales de megadatos, voluntarios o inconscientes que reciben el nombre de big data que analizados por megacerebros permiten anticipar nuestro comportamiento en temas tan trascendentales como seleccionar pareja, comprar casa, cambiar de empleo o de trabajo e incluso por quien vamos a votar antes de que nosotros mismos lo sepamos. 

Es posible, además conocer los secretos mas íntimos de las personas analizando sus búsquedas por Internet.

            Según el filósofo Byung-Chul Han, a partir del big data es posible construir no solo el psico grama individual, sino también el colectivo e incluso e inconsciente.

El Negocio del “Data Bróker”

            Las grandes empresas tecnológica recopilan datos de millones de individuos que luego venden a terceros sin importarles con que fin van a ser utilizados, Los datos personales se han convertido en un negocio multimillonario. Por eso, entre las 10 mas grandes empresas del mundo, la mayoría son .com. Ya las fábricas de automóviles, las grandes industria y cadenas comérciales pasaron a segundo plano. 

            Ahora ell negocio es usted, millones como nosotros y por ello a los datos los llaman el petróleo del Siglo XXI. De el se benefician compañías que en realidad no son las verdaderas dueñas del producto que venden. 

Es cierto, existe una en Colombia una  Ley 51 de proteccion de datos – Bing que obliga a las empresas a pedir nuestra autorización para el manejo de nuestros datos, Ley que se hizo por primera vez en  los países europeos, porque fueron los datos en la segunda guerra mundial, los que permitieron  el gran holocausto y son los datos suministrados  por esas empresas los que permitieron la elección de Donald Trump. Putin, Bolsonaro, Uribe y. los que ha dicho Uribe. Pero nos presentan un mamotreto deliberadamente complicado e incomprensible para que no solo autoricemos el acceso a nuestros datos, sino también a los de nuestros contactos.

            ¡Si no lo autorizamos, no tenemos acceso a las redes sociales!

            Desde el punto de vista capitalista el negocio es tan absurdo que somos nosotros los que pagamos por “trabajar” suministrando cada días mas datos de nosotros para  que ellos los vendan… Y tener la posibilidad de medir y cuantificar todas las facetas y cualidades del ser humano (salud física y mental, solvencia económica, posición social, profesión, relaciones, preferencias no solo personales y políticas si no incluso sexuales, genera el riesgo de que esa información sea  empleada para dirigir las decisiones de las personas como individuos sino como sociedad, de donde se puede inferir que el poder del big data es un peligro para los principios y valores democráticos.

            Sobre este punto recomiendo leer mis artículos sobre El Peligro de las Redes Sociales  y Los Seres humanos como mercancías.

            Tanto Google como Facebook desarrollan programas  de Inteligencia Artificial (IA) para saber si sus usuarios tienen tendencia al suicidio, sufren trastornos por el uso de estupefacientes o están empezando a padecer Alzheimer.

            Google  compró en noviembre de 2019 -por casi 1.900 millones de dólares- la compañía que fabricaba los dispositivos Fitbit, destinados al seguimiento del estado físico. En ese momento la firma contaba con unos 28 millones de usuarios activos los cuales, a través de sus pulseras conectadas a Internet, suministran continuamente datos muy variados: Desde los pasos que dan diariamente, hasta los deportes que practican, como influyen sobre su  oxigenación y ritmo cardiaco… incluso cuando hacen el amor.

            No hay que olvidar que la información médica es de vital importancia para las compañías de seguros.

Los Metadatos

            Además de la aportación directa de nuestros datos, existe otra indirecta. Los metadatos de los que podríamos decir que son datos acerca de los datos.

            Para Edward Snowden, quien reveló que el gobierno estadunidense vigila las conversaciones de millones de personas en todo el mundo, la importancia de los metadatos es máxima y supera en mucho la de los propios datos. Son los mas interesantes para cualquiera que lleve a cabo una investigación o adelante una campaña y -a diferencia de los datos, el control de los metadatos es mínimo, cuando no imposible, pues se generan de forma automática y ajena a nuestra voluntad.

            Al hacer una foto, una llamada telefónica o enviar un correo, ofrecemos mucha mas información que el hecho en sí.

            Por ejemplo, hablando por teléfono, además de su contenido aportamos la ubicación de los usuarios, su número telefónica, fecha y hora y hasta es posible por el reconocimiento de la voz un aspecto muy personal e identificativo del individuo. En el caso de la foto o el video, se puede conocer el lugar donde se hizo y el momento concreto, las personas incluidas, su estado emocional, el motivo de la imagen (profesional o recreacional) y mucha otra información, por ejemplo, por los objetos que rodean a esas personas.

            La investigadora Marta Pereirano reveló sobre la empresa Palantir, una de las mas controvertidas de Silicon Valley, cofinanciada por la CIA con el propósito de hacer minería de datos para el control de la población, habiendo conseguido que cualquier dispositivo conectado a Internet, también lo esté a sus ordenadores.

 El primer trabajo de Palantir para la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) fue XKEYSCORE un buscador capaz de penetrar todo lo que se mueva por el hiperespacio: Correos electrónicos, chats, historiales de navegación, fotos, documentos, webcams, sesiones de Skype y Zoom, contenido  multimedia, geolocalización… y nadie ignora que la NSA tiene servidores a lo largo y ancho del mundo grabando todo lo que se les atraviesa.

De los metadato deviene el poder de manipulación: con cada una de nuestras acciones, y también omisiones, estamos alimentando grandes computadores dotados de IA para elaborar prototipos, grupos de personas que con cada dato se perfeccionan mas y entre mas datos reciben, más precisas son las acciones que provocan.

Pero lo mas valioso para estos programas  son nuestras emociones. “Contrala las emociones  y manejarás las acciones

Para ello han creado una serie de herramientas que ayudan a exteriorizar las emociones y se procura replicar artificialmente las relaciones sociales físicas para que la información se comparta de manera natural. Una de las principales razones por las que no existe el botón “no me gusta” es para evitar que los usuarios tengan experiencias negativas que puedan impulsarlos a dejar la red social.

La influencia de Facebook en las emociones de sus usuarios está muy bien estudiada: Ya en el2012 la compañía ensayó como manipular algoritmos para ofrecer a los usuarios todo tipo de informaciones hasta encontrar la  manera de influir en ellos. Los resultados mostraron una especie de contagio emocional y esta comprobado empíricamente que las interacciones en las rede sociales afectan al cerebro. El botón me gusta, un like  está vinculado con experiencias subjetivas de placer, es como una moneda neuronal, una especie de dinero digital que nos hace sentir rico y ricos. 

No hay duda de que hay un enorme y complejo entramado sicológico detrás de un simple clic.

La empresa de Mark Zuckerberg  ha sido reiteradamente acusada de ser una gran plataforma de vigilancia de los usuarios y ha sido multada con millones de dólares en muchos países.

Los datos recopilados por Facebook para influir con fines comerciales, sociales o políticos en las personas tenían, hasta antes del Coronavirus, un 90 por ciento de fiabilidad. Ellos han sido responsables de la elección de centenares de políticos en mas de 90 países y, lo que es peor, de la satanización de miles de candidatos en todos ellos acusados, casi siempre injustamente, de terrorismo y subversión. En la actualidad se acusa directamente a Facebook de ser la responsable de la violencia religiosa y racial en Myanmar, antigua Birmania, por no haber controlado en sus redes estas tendencias cuando aparecieron.

Para el caso  de Colombia, desde octubre del año pasado se dio a conocer un contrato por 40 millones de dólares. Para “proteger la imagen del presidente Uribe” pero lo lamentable es que la protección que brindan no es con base en la virtudes del contratista sino atribuyéndole a sus rivales condiciones que los hagan antipáticos e indeseables para la mayoría: Por ejemplo, si yo detesto las armas, me hacen llegar imágenes del candidato en actitudes muy cordiales y con un libro y hasta un cristo en la mano. Pero si me gustan y soy partidario de su uso, la foto me llegará con el candidato revolver al cinto o empuñando un fusil.

Porque las campañas políticas ahora no se hacen con las propuestas o programas que defienda o ataque un candidato, eso nadie lo lee. Las campañas se hacen con lo que los algoritmos saben de cosas le gustan a cada grupo influenciable, y les dicen lo que esperan oír.

Facebook es de las empresas mas grandes y poderosas del mundo y su joven propietario uno de los hombres mas ricos del universo. Pero, si fuera de pago, nunca habría alcanzado el valor en bolsa a que ha llegado. Tiene 2.700 millones  de usuarios y se dice que cada usuario puede valer mil dólares. 

En todo caso, cuando usted accede a Facebook para poder crear un perfil, tiene que “ceder a la empresa sus datos a perpetuidad y autorizarla para  hacer uso comercial de los mismos”

En el 20114 Facebook compro a WhastApp por 20.000 millones de dólares. Obviamente no invirtió esa gigantesca suma sin esperar a corto plazo multiplicar ese capital.

Ya sabemos que, en internet, si algo es gratis, es porque nosotros somos la mercancía.

Veamos como somos mercancía los colombianos en las principales redes sociales:

            Y, desde el punto de vista económico, las redes sociales reciben en el país mil millones de dólares al año, cifra que no corresponde a la realidad porque la mayoría de los contratos, políticos, por ejemplo. Se hacen com empresas que tienen su sede en Estados Unidos y que desde allá disponen cuantos grupos o personas se comprarán a Facebook, cuantas palabras claves se compraran a Google o historiales de búsqueda y en qué tipo de videos saldrán  las cuñas de Youtube, en tanto que las multinacionales, desde su país se, contratan con esas empresas la inversión publicitaria global y la distribuyen por países, todo ello sin pagar un centavo de impuestos a la, para nosotros, omnipotente DIAN sin necesidad de gastar tinta, ni papel, ni siquiera energía eléctrica porque esa la pagamos nosotros, asi como el acceso a Internet para regalarles nuestros datos:

            La Internet es, entre otras muchas cosas, el único lugar donde pueden obtenerse estadísticas casi diarias y del cual nunca podremos dar cifras exactas porque segundo a segundo recibe miles de videos, millones de fotografías e innumerables megadatos.

            Es, además, la industria o el comercio, o como quiera llamarse, mas beneficiada por el coronavirus porque  nos obligó, y nos obliga, a depender de la red para casi todo lo básico.

            Si desea obtener mas datos o profundizar mas en el tema, visite el siguiente enlace del cual copiamos los cuadros que ilustran este artículo.

Estadísticas de la situación digital de Colombia en el 2019 y 2020 | Branch

            Pero , lo que el Coronavirus nos ha hecho, desde el punto de vista cibernético, será otro tema de lectura en este encierro.

                                                           Jairo Ruiz Clavijo

Sobre Revista Corrientes 4573 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*