Un Congreso favorable a Petro se instala en Colombia

Senadores y representantes a la Cámara sostienen fotos de víctimas del conflicto armado, durante la instalación del nuevo Congreso Nacional, en Bogotá. CARLOS ORTEGA (EFE)

SALLY PALOMINO

Colombia tiene un nuevo Congreso. Este miércoles, en el Capitolio Nacional, se posesionaron los senadores y representantes a la Cámara que conformarán el Legislativo de los próximos cuatro años. Será el Congreso de las primeras veces. Es la primera vez que la izquierda no es oposición, que las mujeres ocupan más del 30% de las curules, que una mujer palenquera (Cha Dorina Hernández) llegó a la Cámara de Representantes. Por primera vez las víctimas del conflicto tienen representación parlamentaria y, también por primera vez, las fuerzas progresistas y sociales son mayoría. Gustavo Petro cuenta con el apoyo de 63 de 108 senadores, y 106 de 188 representantes en la Cámara.

Petro ganó la presidencia, su popularidad va en aumento (su aprobación marca el 64% tras las elecciones del 19 de junio, el dato más alto de un mandatario desde 2005) y se da el lujo deiniciar su gestión con la mayor gobernabilidad de la historia. Más que Uribe, que fue un hito en 2002 y 2006; y casi igual a Juan Manuel Santos en 2010. Petro logró que dos de sus aliados, los congresistas Roy Barreras y David Racero, se quedaran con la presidencia del Senado y la Cámara. “No le tememos miedo al debate, no le tememos a la diferencia. Le tenemos miedo al pensamiento único que es el pensamiento dictatorial”, dijo Racero al hablar de las garantías que darán a la oposición.

Durante la instalación del Congreso, este 20 de julio, el Día de la Independencia, los senadores y representantes a la Cámara levantaron carteles con mensajes que serán su bandera durante los próximos cuatro años y con reclamos al gobierno saliente. El Pacto Histórico recordó a los líderes sociales y excombatientes asesinados. Mientras el uribismo, el único partido en oposición, mostró imágenes de miembros de la fuerza pública fallecidos y carteles con el mensaje “Dos visiones, un mismo país”, con fotos de los destrozos de las protestas sociales del año pasado.

El discurso de Iván Duque tensionó la instalación del nuevo Congreso. “¡Mentiroso!”, le gritaban, de pie, la bancada del Pacto Histórico, cuando dijo que han sido el narcotráfico, los cultivos de coca, la corrupción, y los grupos armados ilegales los culpables de los asesinatos de los líderes sociales. El saliente presidente del senado, Juan Diego Gómez, tuvo que intervenir para pedir silencio y amenazó con sacar al senador de izquierda Iván Cepeda del recinto. Duque lanzó pullas contra su sucesor y desafió a quienes le respaldan. “Se puede hacer justicia social en el campo sin expropiaciones”, fue una de las frases que provocó gritos de protesta y abucheos entre los congresistas. Cuando terminó de hablar, abandonó el Capitolio sin escuchar a la oposición. “Nada distinto a lo que hizo durante cuatro años”, reaccionó en Twitter el senador Cepeda.

La representante a la Cámara, María Fernanda Carrascal, muestra un cartel a favor del aborto, durante la instalación del nuevo Congreso Nacional, en Bogotá.
La representante a la Cámara, María Fernanda Carrascal, muestra un cartel a favor del aborto, durante la instalación del nuevo Congreso Nacional, en Bogotá.CARLOS ORTEGA (EFE)

El senador Humberto de la Calle decía antes de su posesión que este será “un Congreso protagonista”. Por allí pasarán las reformas del Gobierno de Petro (tributaria, agraria, política). De la Calle y Daniel Carvalho, elegidos por el partido Verde Oxígeno, anunciaron que tendrán una posición independiente frente al gobierno electo de Gustavo Petro, y que lo apoyarán en algunos temas legislativos. “Hemos decidido desde la independencia acompañar la agenda legislativa del Gobierno que dé cumplimiento a la Constitución de 1991″, expusieron ambos políticos en un comunicado tras la expulsión de su partido por no estar de acuerdo con las posturas de su fundadora, Ingrid Betancourt.

Petro se enfrentará a la oposición del Centro Democrático, el partido del expresidente Álvaro Uribe, que esta vez tendrá una bancada más pequeña en el Senado. La vocería la tendrán los senadores de más peso en el uribismo, María Fernanda Cabal, Paloma Valencia y Miguel Uribe (este último logró la mayor votación de la lista del Centro Democrático y es uno de los más cercanos al expresidente Uribe). Rodolfo Hernández, que ocupa un lugar en el Senado gracias a los más de 10 millones de votos que votaron por él en las presidenciales, no ha definido cuál será su papel en el Congreso, que, por ahora, le causa asombro. “Yo no había visto esto. Esto es un desorden. ¿Esto siempre es así?”, decía esta tarde, según el portal La Silla Vacía. El exalcalde de Bucaramanga aceptó una curul tras dudarlo por varias semanas. Con su posesión como senador, el proceso penal en su contra por un presunto caso de corrupción deberá ser asumido por la Corte Suprema de Justicia, que podría apartarlo del cargo.

Iván Cepeda, senador por el Pacto Histórico, ha dicho que habrá “una revolución política”. Una de las propuestas que abandera es la reforma que busca limitar a tres los periodos de un congresista, recortar el receso parlamentario y hacer más severo el régimen de pérdida de investidura por ausentismo. “Serán cambios graduales, todos inscritos en el mayor respeto a la Constitución”, explicaba el senador este miércoles, cuando reconocía que hasta ahora ninguna propuesta como la que planean ha sido aprobada en el Congreso porque ha faltado voluntad política. “Es la primera vez que desde una bancada de Gobierno se propone un cambio en el Congreso”.

El nuevo Congreso quiere ser reconocido como el congreso del cambio. Las elecciones legislativas del 13 de marzo mostraron a la izquierda como una alternativa de poder y Colombia optó por ese camino y ahora se asoma a un escenario inédito y desconocido. Es la primera vez de un Gobierno de izquierda y llega con el respaldo mayoritario en un Congreso en el que ya tuvo su primera victoria. Roy Barreras consiguió la presidencia del Senado y tiene la misión de sacar adelante los planes de Petro en el parlamento.

“El cambio son las reformas. Lo demás es show”, decía la semana pasada Roy Barreras en una entrevista a este diario, en la que aseguró que pondrá a trabajar a todas las comisiones a pleno rendimiento para llevar a cabo las reformas de forma exprés. “Somos los mejores ejemplos de cambio”, ha dicho Barreras, que en los últimos 16 años ha ocupado un lugar en el Congreso. “No hay un senador que haya hecho más cambios que yo en Colombia”, dice confiado ante el desafío que tiene por delante.

Sobre Revista Corrientes 5895 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com