Trancones en la carrera 30 ¿La movilidad de Bogotá vuelve a su ‘normalidad’?

La velocidad promedio de este viernes, con corte a las 2 de la tarde, fue de 27 kilómetros por hora, lo que significa una disminución del 3,6 %Óscar Pérez - El Espectador

La reactivación económica ya consolida casi 332.000 personas que han retornado a sus actividades. Con Transmilenio funcionando a no más del 35 % de su capacidad, muchos recurren a la bicicleta y al vehículo particular para movilizarse.

Este viernes se registró un trancón en el puente de la carrera 30 con calle 26. Imágenes obtenidas por este medio muestran vehículos particulares, de transporte público, motociclistas y ciclistas transitando a baja velocidad por el carril sur norte de la vía.

Una de las explicaciones de este hecho es que la mayoría no son ciudadanos que estén incumpliendo la cuarentena, sino personas que se suman a la reactivación económica que, con corte al 21 de mayo, ha permitido que casi 39.000 empresas vuelvan a la operación de sus actividades presenciales. 

A esto se suma el reto de que Bogotá tendrá que funcionar con un sistema de transporte masivo que, por contradictorio que parezca, sea no masivo. Esto se debe a la medida que lleva a que Transmilenio no funcione a más del 35 % de su capacidad de ocupación para así, en teoría, facilitar el distanciamiento social al interior de los buses. 

Lo anterior se traduce en empresas que han tenido que pensar en planes de movilidad para que sus empleados opten por alternativas de transporte, como la bicicleta, la motocicleta, vehículos particulares y buses tipo ruta.  

Con corte a las dos de la tarde de este viernes, Transmilenio por ejemplo ha registrado 303.969 validaciones, lo que significa un incremento del 7,8 % de las casi 282.000 validaciones que registró el viernes de la semana anterior, pero una disminución del 77,5 % si se compara con el viernes antes de entrar en cuarentena. Hoy, la ocupación media del sistema ha sido del 12,1 %.

Cifras de la Secretaría Distrital de Movilidad muestran que la velocidad promedio disminuyó este viernes un 3,6 %, al alcanzar los 27 kilómetros por hora. Hay que recordar que en Bogotá, un día típico sin cuarentena, se registran velocidades promedio que rondan los 20 kilómetros por hora.

Este panorama sería una muestra de lo que los gobernantes llaman “la nueva normalidad”, es decir, el funcionamiento de una sociedad que retoma parte de sus actividades cotidianas, pero con la precaución de prevenir la propagación de una enfermedad que continúa siendo caracterizada como pandemia. 

Hay que decir que para evitar las aglomeraciones, desde el Gobierno también se ha establecido una serie de horarios para que las empresas, según el sector económico en el que se encuentren, puedan funcionar. Por ejemplo, hay comercios que deben funcionar de 12 del medio del medio día a 12 de la media noche, mientras las manufacturas pueden operar incluso en horas de la madrugada.

Sobre Revista Corrientes 3132 Artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*