Son de la loma: La bella y la bestia

Parranda colombiana por el triunfo de Egan Bernal en París-. Foto Euronews

Por: Rubén Darío Arcila – Rubencho.

LA BELLA Y LA BESTIA.

Hemos desatado un viejo nudo en estas tres semanas de Tour -ciclismo agonístico – en un viaje al mundo fabuloso de lo imaginado – a través de la radio – con el triunfo monumental de Egan Bernal en la bella Francia. Y en ese vasto territorio de miles de kilómetros, cabe todo: la pintura, el aire perfumado de lavanda en la campiña, las bendiciones de Egan y su sonrisa de niño bueno tal vez te traigan memorias de la infancia de cuando los cuentos nos hablaban de la hermosura oculta de las almas.

Así, desde la bella Francia nos enamoramos todos de la bestial pedalada de un chico de 22 años que viene vestido de amarillo por la ruta de la Sal a la Catedral del Ciclismo: el Tour de France. Colombia, El Patito Feo de las grandes vueltas (1983), guardaba en su interior un deslumbrante cisne con 1-75 de estatura que habla el mejor idioma universal: el de sus pedalazos.

¿Y cómo zambullirse en ese París –“París es una fiesta”- loco y desenfrenado colmado de banderas tricolor con todos sus olores, emociones y colores?

Ahí está la sal del cuento: estos momentos ayudan a la buena radio a salir de los bloqueos creativos y permiten al narrador amplio espacio para volar y salir a recuperar la escurridiza vitalidad de las palabras, a ser una especie de explorador narrativo, un globo sonda lanzado desde los Campos Elíseos hacia

un nuevo campo de expresión: “Bajo este cielo sonoro, el dial abre las puertas de las casas, vibra el radio en las eras del cilantro, estremece las almas en los surcos del maíz, sobre los muros aún sin mezcla que levanta el albañil…!!Déjenme soñar ¡¡ El cóndor se levanta del escudo en este kilómetro de patria. ¡¡ Déjenme soñar con el grito inmortal de los pedales y el suspiro que inspira la victoria”. Zipaquirá, única en el mundo con dos maravillas: su Catedral y Egan Bernal, los dos apuntando al cielo. Bendición !!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*