Son de la loma

Rubén Darío Arcila

Por: Rubencho. Rubén Darío Arcila M –

Un día me iré muy lejos de la radio, cuando no pueda alcanzar el pelotón y escuche cerca el pito del carro escoba. Un día me iré y sólo quedarán palabras en fuga…y las palabras se las lleva el viento; me marcharé sin que mi mundo dé media vuelta y todo se acabe para mí.

Cuando sienta que lo estoy pasando mal, que todo en mi carreta ambulante pierde valor y empiece a cargar mi propio viejito gá gá, aquel que nos está esperando a los mayores en la próxima esquina, y tenga que pedirle al compañero de set que, en mi ceguera verbal, me ayude a cruzar la calle con el semáforo en rojo; ese día encenderé el stop de este oficio y me iré sin mirar atrás: perdido en la distancia con mi flauta de Hamelín que convocaba toda la parroquia a vivir del ciclismo, como un loco colgado de un campanario, como un escape de sueños infantiles. 

Cuando me torne insoportable y monótono en mis apuntes, me iré antes de que el sol decline y «el respetable» saque tarjeta roja, con un adiós maltratado y a punta de empujones. Se que parece un ultimátum, pero es lo que es. 

Hundido en un mar de imprecisiones, fallando impunemente en los pronósticos, agotado, soberbio, desesperado; echándole la culpa al primero que tenga al lado, ese día me iré. Para dejar de dar pena y los colegas no tengan que sentir vergüenza por mi actitud. Ese día entregaré el escudo emblemático de mi empresa, ese ropaje multicolor, evitando arrastrar por el piso una de las más bellas profesiones, donde el poder divino se divierte en grande: NARRADOR.

elultimoapagalaluz1@hotmail.com

Sobre Revista Corrientes 4771 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*