Soldados víctimas y policías descarriados

*Por: Gustavo Castro Caycedo*

*Coincidiendo con el debate nacional por la actuación violenta de unos cuantos policías descarriados que lesionan la imagen de su institución, circula profusamente en redes, una carta muy bien escrita por el Coronel Hernán Mejía, sentida, con dramáticas cifras, bien documentada y  enérgica, en la que expone la alta cuota de sacrificio y vidas perdidas por el Ejército colombiano.*.

Algunos ciudadanos hemos sentido de cerca, aleve asesinato de militares y oficiales de Policía que pertenecían a familias amigas, y conocemos su luto y su dolor.

Aunque la columna aludida no tiene nada que ver con la polémica sobre el debate de las ovejas negras de la policía, la difunden profusamente en redes, tal vez para minimizar los luctuosos hechos que iniciaron con la cobarde tortura y muerte de un estudiante de derecho, en Mosquera, y los hechos que luego dejaron 9  víctimas más en Bogotá y Soacha. Acciones que llevaron al subdirector de la Policía y al ministro de Defensa a pedir perdón a los colombianos.

La Alcaldía de Bogotá entregó al presidente hora y nedia de videos sobre los excesos policiales, y en redes circulan muchos de ellos sobre abusos  de agentes del orden, que causan indignación. 

Igual que a los anteriores, debemos condenar las destructoras e infames azonadas en las que vándalos anarquistas, infiltrados en marchas de protesta, atacan a la policía y destruyen sus CAI. El noticiero RCN mostró a varios de ellos preparando bombas incendiarias 

A aquellos y a estos, debe caerles todo el peso de la justicia.

Por lo demás, ojalá no sigan utilizando la carta del Coronel Mejía para “cambiar el tema”. Una cosa es una cosa, y otra bien distinta la otra. Tan inconsistente como “sumar peras con manzanas”  pero es claro que todas las vidas de ciudadanos, policías, soldados y hasta la de los violentos, afectan a Colombia.

Sobre Revista Corrientes 4243 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*