Sábado de las mascotas. Una gata sin nombre

QUÉ SIMBOLIZA EL GATO DE DESAYUNO CON DIAMANTES.  

(Del blog Lecturatak2) 

Analizamos qué significa el gato sin nombre de Holly Golightly (Audrey Hepburn). 

Ya nos lo demostraba Deep Blue Something en su éxito de 1996, a todo el mundo le gusta Desayuno con diamantes. Quizás por eso creo que es una buena elección para empezar mi nueva serie de películas inspiradas en libros

Breve argumento de la película. 

Holly Golightly es una mujer caótica y extravagante. Cada mañana desayuna frente al escaparate de la joyería Tiffany, aunque no puede permitirse comprar nada. Tiene un gato sin nombre. 

La joven conoce a su vecino Paul Varjak, escritor, y se enamora de él.  A lo largo de la película se narra la evolución de su relación -entre otras cosas 

El gato sin nombre de Holly Golightly. 

La protagonista no le pone nombre al gato porque, dice, eso haría que el animal le perteneciese. Ella prefiere no ser su dueña, y así lo explica: 

«Somos un par de seres que no se pertenecen, un par de infelices sin nombre, porque soy como este gato, no pertenecemos a nadie. Nadie nos pertenece, ni siquiera el uno al otro». 

Sin embargo, llega a admitir que hay una situación en la que podría llegar a nombrar al gato: 

»Cuando me siento así, lo único que me ayuda es subir a un taxi e ir a Tiffany’s. Allí no puede ocurrir nada malo. Si encontrara un lugar que me hiciera sentir como Tiffany’s entonces compraría muebles y le daría un nombre al gato». 

¿Es este animal adorable solo una anécdota en la película, o tiene más trasfondo? Lo analizamos. 

Alerta: spoilers. Se recomienda haber visto la película (by the way, está en Netflix). 

El gato sin nombre de Holly Golightly representa la forma en que la protagonista trata al amor. Más en concreto, representa su relación con Paul Varjack. 

Al principio de la película, a nuestra Audrey el amor le produce cierto rechazo. Al menos el amor en el sentido más convencional, pues rechaza el compromiso y la posesión.  

Holly mantiene una identidad falsa, que la desvincula de su pasado y de cualquier atadura. Teme que enamorarse pueda amarrarla.  La frase sobre su gato que ya hemos citado antes también podría dirigirla a sus amantes: »somos un par de seres que no se pertenecen, un par de infelices sin nombre». 

Una referencia a que el gato simboliza la relación de la protagonista con Varjak la vemos en la escena de las máscaras. En un momento de la película, los dos enamorados entran en una tienda de disfraces y roban dos caretas. La suya representa a un perro, y la de ella… a un gato

Este rechazo por el compromiso queda evidenciado también en esta conversación con Paul: 

– Si tuvieras dinero, me casaría contigo al instante. ¿Harías lo mismo? 

– Al instante. 

– Por suerte, ninguno de los dos es rico. 

El dinero es lo único que podría hacer que Holly estuviese dispuesta a comprometerse. Solo se casará a cambio de poder ir a Tiffany’s y comprar allí. Porque en ese lugar no puede ocurrirle nada malo. O, lo que es lo mismo, porque si tuviese dinero no podría ocurrile nada malo. 

En efecto, Gollightly rechaza a Paul para casarse con José Pereira, un brasileño adinerado. Al final de la película se monta en un taxi para ir al aeropuerto, donde un avión lo llevará al país de su prometido. Paul se sube al vehículo con ella, intentando convencerla para que no se marche. En el taxi, el escritor y la joven discuten. »Te quiero y me perteneces», dice él, sabiendo que ella lo ama y que se va a casar con Pereira por dinero. »Las personas no pertenecen a nadie, responde ella (…) Somos un par de seres que no se pertenecen, un par de infelices sin nombre, porque soy como este gato, no pertenecemos a nadie. Nadie nos pertenece, ni siquiera el uno al otro» – aquí sale esta frase que tanto he mencionado durante el artículo jeje. 

En ese momento, ella detiene el coche y abandona al gato en la calle. Poco después, Paul vuelve a parar el vehículo y se baja. »Tienes miedo de decir: las personas se pertenecen las unas a las otras porque es la única manera de ser feliz». Aquí queda muy claro que la manera en que Holly trata a su gato también la ha aplicado a Paul. 

Él se marcha, y unos segundos después ella se baja del taxi y corre a buscarlo. Se lo encuentra buscando al gato en el callejón donde ella lo había abandonado. Llorando, Holly llama al felino. Finalmente, el animal aparece, y ella lo abraza y lo besa. Luego, mientras suena Moonriver de fondo, hace exactamente lo mismo con Paul. Y es que ambos personajes, el gato y Varjak, representan como evoluciona la forma en que Gollightly se relaciona con aquellos a los que ama. 

Sobre Revista Corrientes 6251 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*