¿Qué tuvo que ver Virgilio Barco con el exterminio de la Unión Patriótica?

Virgilio Barco, presidente de Colombia (1986-1990). / Archivo

El periodista Alberto Donadio reveló información sobre la supuesta contratación, durante el gobierno Barco, de un espía israelí que habría aconsejado “eliminar” a miembros de la UP.

“Hay razones para pensar que el presidente Barco tuvo un papel determinante en el exterminio de este conglomerado cercano al Partido Comunista”. Esa es la sugerencia que hizo este domingo el periodista Alberto Donadio en una columna publicada en el portal Los Danieles, en la que relata detalles de supuestas reuniones secretas que habría tenido el presidente Virgilio Barco con el espía israelí Rafi Eitan durante los primeros meses de su gobierno, entre 1986 y 1990, y quien habría hecho la recomendación que, para acabar con la guerrilla, había que eliminar a miembros de la Unión Patriótica (UP).

Según Donadio, Eitan y Barco se reunieron en una primera ocasión, junto con el entonces secretario general de la Presidencia, Germán Montoya, para “elaborar un diagnóstico de cómo acabar con la guerrilla”. En una segunda reunión, estuvo presente, dice el periodista, un alto mando militar. Esas reuniones no fueron comunicadas a la opinión pública ni al Congreso.

De esos encuentros, habría salido la recomendación de Eitan a Barco de eliminar a miembros de la Unión Patriótica, un trabajo que él podría hacer a cambio de un segundo contrato de honorarios. De acuerdo con Donadio, una fuente, de la que se reserva la identidad, contó que Barco no hizo reparos ni éticos ni morales ni legales ni políticos a la sugerencia hecha por Eitan.

Quien sí se opuso, relata el periodista, fue el alto mando militar, pero no porque estuviera en desacuerdo con el plan, sino porque consideraba que este debía ser ejecutado por el Ejército y no por un comando extranjero. “Barco reculó y aceptó que así fuera. Eitan se quedó sin el segundo contrato”, dice el artículo.

Fue así como, según el periodista, “se decidió la suerte de los militantes de izquierda que habían firmado la paz”. “Como es obvio, no hay grabaciones de esas reuniones. Pero sí existe el testimonio que años después me confió la fuente que acompañó todo el proceso”, escribe el periodista.

Esa misma fuente, cuenta Donadio, reveló detalles como que Barco, en esa época, habría llamado al entonces miembro de la junta directiva de Ecopetrol, Juan José Turbay, para que desde esa empresa se autorizara el pago de los honorarios del espía israelí.

“Ese testimonio permitió divulgar el secreto mejor guardado de los gobiernos colombianos contemporáneos. Es decir, la influencia en el país de un agente de inteligencia de fama mundial como Rafi Eitan”, se anota en el artículo.

UP pide a la JEP esclarecer los hechos

Luego de publicada la información, la Unión Patriótica publicó un comunicado en el que señala que el artículo “ratifica las denuncias que durante décadas este movimiento político ha realizado en diversas instancias nacionales e internacionales, señalando la responsabilidad directa de altos funcionarios del Estado y sus FF. AA., en la decisión, planeación y ejecución sistemática del exterminio y el genocidio en contra de la Unión Patriótica y otras fuerzas de la oposición social y política en Colombia”.

En ese sentido, le pidió a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) que citara a declarar al general Rafael Samudio Molina, quien fue ministro de Defensa y a otros funcionarios de la época para “esclarecer los graves hechos de esta denuncia”. Adicionalmente, pidieron citar a Yair Klein, otro ciudadano israelí que tuvo que ver con el entrenamiento de grupos paramilitares en Colombia, por su participación en “condición de mercenarios en el genocidio”.

“Lo que está ocurriendo bajo este gobierno con los líderes sociales, ex combatientes firmantes del acuerdo de paz, campesinos, indígenas y afro descendientes, se continúa ejecutando con la misma complicidad de altas esferas del estado y los mismos métodos. Exigimos la verdad completa”, concluye el comunicado.

Sobre el asunto también se pronunció la senadora Aída Avella, de la UP. “Una prueba más. Los genocidios no son espontáneos, los planifican. Fuerzas Militares deben responder por ejecutar el plan del israelí Rafi Eitan para exterminar a la UP”, dijo en su cuenta de Twitter.

Sobre Revista Corrientes 5314 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*