Penosos, los famosos…

La selección Colombia sale goleada de Quito. Foto Caracol Televisión

Por Esteban Jaramillo Osorio

“La vergüenza de haber sido… y el dolor de ya no ser”.

El fútbol y la selección para los colombianos es un consolador social y no un muñeco de trapo manejado por un ventrílocuo desorientado.

Las derrotas fomentan conflictos, generan desesperanza y atizan pasiones, porque el aficionado del común que piensa por los ojos las reprueba y, en tantos casos pierde el juicio, sobre todo en las goleadas si son catastróficas y dolorosas.

Ante Ecuador, equipo decidido, potente y ambicioso, Colombia se vio tan mal como en aquellas deprimentes épocas del lejano pasado, cuando los resultados eran humillantes. 

Esta vez el peor enemigo de Colombia fue su sombra. 

Queiroz, su entrenador, ratificó su inhabilidad para planear, dirigir y corregir, porque sus variantes no son convicciones sino caprichos, con especial destreza para transformar futbolistas famosos en caricaturas de sí mismos. Como alimentador de conflictos, con habilidad extrema para encontrar justificaciones en su disparatado manual, saturado de discursos vacíos. 

El caos llega desde la alineación inicial en la cual desnuda sus intenciones, de las que intenta liberarse relevando jugador por jugador, ignorando que las funciones están por encima de las posiciones. Por ello se ven fastidiados los futbolistas en el campo. Algo, en silencio, cocinan a fuego lento.

Imposible competir frente a estas alternativas, porque no hay libreto, resultado o rendimiento. Se juega al fallo del rival, en defensa del cero, sin propuestas elaboradas. Para agitar el ambiente, los errores son nuestros… Parecen aprendices.

Se espera alguien con carácter en la dirigencia que le ponga el “tatequieto” a la crisis, con tolerancia cero y exigencias máximas para el director técnico, tan poco afecto al trabajo. De lo contrario el camino al mundial, enredado en los primeros compases, se hará intransitable y la afición al fútbol perderá la paciencia.

Sobre Revista Corrientes 4768 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

1 comentario

  1. Es increiblemente estupido que a estas alturas la federacion colombiana de futbol no tenga en cuenta el rendimiento del director tecnico y su equipo, si hay malos resultados se van sin derecho a indemnizacion, si todo sale a la perfeccion tienen derecho a toda la letra menuda del contrato. Como un tecnico de medio pelo, hay que indemnizarlo con cuatro millones de dolares? Yo no soy tecnico de futbol, pero tengo buena voluntad y quisiera llenar esa vacante por el 10% de lo que se gana un congresista en colombia. Gracias por indicarme la hora y fecha para la entrevista.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*