Paisas a lo bien

Foto Pinterest

Por Diego Calle Pérez (1*) 

Paisas a lo bien, los de Salento en el Quindío, los de Marmato en Caldas y los de Riosucio y los de la Pintada, los de Aguadas y los de Salamina, los paisas de Támesis y los de Caramanta. Los paisas a lo bien, de Pereira y los paisas de Dosquebradas y los de Santa Rosa de Cabal, con los baños de termales y los paisas de Santa Rosa de Osos en el norte Antioqueño, los paisas de Manizales y los de Armenia y los paisas a lo bien, aquellos que por demás tienen a Proantioquia, los paisas que tienen sindicato de ricos y los sindicatos de empresas negociando el aumento del salario mínimo.  

Paisas a lo bien, los paisas que se sienten más billetudos, que los otros paisas, que están más en el sur llegando a límites con el departamento del Tolima. Paisas a lo bien, que trabajan en Bogotá y llegan en avión a pasar el fin de semana en Rionegro, Llano grande y tienen casa alrededor de la represa en el municipio El Retiro. Paisas a lo bien, los que tienen negocios en el llamado hueco del centro de Medellín, ahí, a una cuadra y media del centro administrativo llamado la Alpujarra. 

Paisas a lo bien, empresarios que están pagando fuertes sumas de dinero para ganar campañas electorales para ganar con el candidato en Medellín, Armenia, Pereira y Manizales. Paisas a lo bien, que algunos llaman Antioqueños de bien, algunos hasta hablan de Colombianos de bien. Antioqueños de apellidos como Restrepo o Jaramillo de Abejorral, con sede en Barranquilla, el puerto preferido, para exportar, tiene más blancos y mulatos, que negros del pacifico, es el imaginario, que no pronuncian los paisas a lo bien. Los paisas no discriminan la piel, sino el acento. 

Paisas a lo bien, los del bajo cauca, los de Vigía del fuerte, los de Urabá, -con tanto municipio que podría ser el otro departamento-, con tanto banano para exportar. Los paisas de Puerto Berrio, tan cerquita de Cimitarra, pareciera, fueran extensiones de cada municipio. Los paisas tan estigmatizados en su lenguaje y en su fama de empuje, de jugadores y de comerciantes como turco de telas. Los paisas a lo bien, esa sumatoria de pueblos todos comiendo tanta arepa, la venden para exportación, con el café que llega con los ciclistas de la época de Lucho Herrera. Los paisas a lo bien, de obras de ingeniera para cruzar la montaña, los paisas que honran la tradición del carriel que llevan a su espalda. Paisas a lo bien. 

Sobre Revista Corrientes 4485 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*