Otraparte. Oficios exóticos

Por Óscar Domínguez Giraldo

En  Londres, por lo menos dos personas perderían sus puestos  a raíz de la muerte de la reina Isabel: la encargada de amansar los zapatos de la soberana, y el ducho  en ponerle dentífrico al cepillo del príncipe Carlos,  hoy flamante y de malas pulgas  rey Carlos III.

De estos dos oficios se ocupó en su momento la prensa británica. En la ficción se ocupó de ellos Mark Twain en “El príncipe y el mendigo” en la que parodia trabajos  insólitos. 

Cito algunos: El encargado de echarle agua al rey, el gran servilletero hereditario, el encargado de lidiar con las toallas  y el que le ayuda a bajarse de la cama. 

Los oficios que podrían desaparecer se explican solos: Amansar zapatos nuevos es evitarle a la soberana la plebeya tortura de hacerlo. Nadie ha aclarado si Camila Parker, la reina consorte, ratificará a la amansadora que debe estar devastada como todos los súbditos ingleses que con sus lágrimas han producido el equivalente a dos cataratas del Niágara.

No incurriré en la obviedad de describir cómo untarle el dentífrico al cepillo. Todos lo hemos hecho al “menos” una vez en la vida. Si algún día ocupara el cargo de Sir Dentífrico, para  lucirme le leería primero a Carlos III algunas paradojas de Wilde. Como esta, tomada de Una mujer sin importancia: “… no nos rozábamos nunca con personas que tuviesen que trabajar para ganarse la vida”.

Cómo serán de listos los ingleses que domesticaron a los gringos. Uno de ellos, el presidente Biden, modelo 42, incurrió hace un año en Glasgow en un ruidoso y oloroso lapsus en presencia de la entonces princesa Camila.

Por pudor, me abstendré de mencionar las cuatro letras que describen la acción de Biden, revelada en su momento  por el periódico “The  mail on sunday”. Solo adelantaré que ese sustantivo está  en el diccionario entre las voces pedir y pedofilia. (De pronto nos topamos con un amigo tan exquisito al que si le preguntamos cómo amaneció del  genio nos responde con dos piedras y la ortografía de Marroquín en la mano: “entre veterano y vitriolo”, o sea, verraco).

Dicen las lenguas triperinas que Camila disfrutó a morir con la licencia fisiológica de Biden quien  después de semejante faena se quedó impávido como un queso pornográfico.

La audacia del mandatario fue descrita en “The mail” como “larga, ruidosa e imposible de ignorar”. Dios salve a Biden de repetir ese oso que ahora subió de estatus con Camilla en el curubito de la realeza. (Claro que a partir de cierta edad todos somos Biden…).

Sobre Revista Corrientes 6220 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*