No va por ahí el agua al molino

Por Carlos Alberto Ospina M.

En el tiempo en el que alguien se expone a manera de inmaculado y poseedor de la verdad absoluta con facilidad cae en el abismo de las imprecisiones sin necesidad de observar el efecto producido por la ingestión de alcohol etílico ni decrecer a causa de la enfermedad del extremismo. 

¡Qué patético resulta el inicio de este gobierno y su grupo repartidor! Durante años criticaron todo y nada les servía, señalando con el dedo la supuesta ineptitud en el manejo del Estado. Con ese caballito de batalla algunos decidieron cambiar por un futuro incierto debido a la falta de planeación, la desvergonzada politiquería y la incoherencia ideológica que, a hoy, son el pan de cada día del converso presidente.  

El asesinato de líderes sociales y de ciertos dirigentes enmascarados; las masacres y la inseguridad ciudadana; las vendettas entre disidencias de las Farc y  diversos grupos de narcotraficantes; la destrucción del medio ambiente por parte del ELN y los atentados contra la fuerza pública; la sistemática violación de los derechos humanos y la invasión de predios; los feminicidios y el maltrato infantil; el alto salario de los congresistas y la clamada depuración del legislativo; entre otras constantes quejas de los avivadores de la discordia, en la actualidad son presentadas como daños colaterales en el camino a la ilusoria ‘paz total’. 

Al brotar este embeleco de la refinada boca de la izquierda, de por sí, adquiere el sello certificado de calidad y de loable intención con miras a ´vivir sabroso´. ¡Invenciones! Tan solo consiste en el culto a la personalidad y a las ideas totalitarias del superego de Petro. Así que, no existe la más mínima posibilidad de alcanzar la ‘paz total’ partiendo de las dinámicas cotidianas de la delincuencia en general y la lógica del ratero en particular. Ese título de fábula infantil tiene tanto de imaginación a modo de la manzana envenenada de Blancanieves y los Siete Enanitos. Lo cierto es que en el Pacto Histórico y en el actual gobierno hay varios burócratas de baja estatura intelectual muy propensos a inocular ponzoña a diestra y siniestra.

No va por ahí el agua al molino. El desbocado y astuto, Roy Barreras, propuso ley seca para las sesiones regionales del Congreso, dizque, con el objetivo de controlar los desmanes excretados por el senador Álex Flórez Hernández que, bien explicó, “no me eligieron para dar ejemplo” (Sic). Ese imberbe individuo no respeta la autoridad ni conoce de certidumbre moral. Lo que no proviene de la educación y de la conducta, en absoluto, contribuye a la sociedad. 

Las disimuladas amenazas del ministro del Interior, Alfonso Prada, menos favorecen a la estabilidad institucional de la nación en cuanto a la aprobación o no de la reforma tributaria. El carácter heredado de la socarronería invitando a movilizaciones y paros populares demuestran la bajeza de ánimo del ex director del Sena.

El nuevo administrador de la Unidad de Restitución de Tierras, Giovani Yule Zape, juega a dos y tres bandas. Por un lado, en la Dark Web o internet oculta, al parecer, promueve la invasión de comunidades a predios privados y por el otro paraje, de forma rústica rechaza dicha incursión. Difícil espera algo de quien lo quiere todo para sí.

El desorden de las ideas y la inconclusa trepanación del cráneo dejó ver sus secuelas a partir de descarada defensa que hizo el Canciller, Álvaro Leyva, de la torcida personalidad del delincuente alias ‘Jesús Santrich’. Por su parte, la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez Torres, no se quedó atrás con la rumbosa teoría de exigir “a otros países que comiencen a decrecer en sus modelos económicos. De esto también depende que logremos un equilibrio y que los impactos del cambio climático nos afecten menos” (Sic). Mientras que la funcionaria intentaba excusar la metida de pata en razón a la presunta inexperiencia, Petro, vapuleaba la formación de las facultades de comunicación social; lo que a todas luces apunta a suprimir la libertad de cátedra, de expresión y de prensa por desconocer el arbitrario manual socialista.

Al morder la embaucadora manzana petrista, el país puede sufrir la consecuencia de la “Muerte dormida”, de la cual solo puede despertar con el beso de las libertades civiles. 

Enfoque crítico – pie de página. ¡Qué indigna representación diplomática! El embajador en Nicaragua, León Fredy Muñoz, imputado por narcotráfico en la Corte Suprema de Justicia; y el emisario en Venezuela, Armando Benedetti, alicorado hace el ridículo en el encuentro sobre el ‘Acuerdo de la Frontera’. Mejor dicho, a buscar la cagada del lagarto. 

Sobre Revista Corrientes 6553 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com